La radioterapia para el cáncer de mama podría conllevar un riesgo cardiaco a largo plazo

MIÉRCOLES, 22 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Las mujeres más jóvenes que se someten a radiación para un cáncer en el seno izquierdo tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca años más adelante, encuentra un estudio reciente.

Entre las mujeres que recibieron radioterapia para un cáncer de mama en el lado izquierdo, un 10.5 por ciento desarrollaron enfermedad de la arteria coronaria en los 27 años posteriores, encontraron los investigadores. Esta tasa fue más o menos el doble que la de las mujeres que recibieron radiación para tumores en el seno derecho.

La radioterapia para el cáncer de mama podría conllevar un riesgo cardiaco a largo plazo

Los expertos señalaron que los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of the American College of Cardiology: CardioOncology, no son inesperados.

Debido a la posición anatómica del corazón, el órgano y sus arterias se exponen a más radiación cuando una mujer recibe tratamiento para un cáncer en el seno izquierdo.

Y estudios anteriores han encontrado que esas mujeres tienen una tasa más alta a largo plazo de enfermedad de la arteria coronaria, en comparación con las mujeres que reciben tratamiento en el seno derecho.

Pero el nuevo estudio se enfocó en mujeres más jóvenes, diagnosticadas antes de los 55 años, indicó el investigador, Gordon Watt, miembro postdoctoral del Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York.

Es probable que esas mujeres vivan muchos años más tras su tratamiento para el cáncer de mama, así que es importante comprender qué tipo de seguimiento a largo plazo necesitarán para su salud en general, según Watt.

Enfatizó que el punto no es disuadir a las mujeres de recibir radioterapia.

"La radiación es un componente crucial del tratamiento para el cáncer de mama, y este estudio no trata sobre si las mujeres deben recibirla o no", aclaró Watt. "Trata sobre el tipo de seguimiento que podrían necesitar más adelante".

El estudio incluyó a 972 mujeres que recibieron radiación para un cáncer de mama en etapa 1 o 2 entre 1985 y 2008.

A lo largo de 27 años, un 10.5 por ciento de las que recibieron radiación en el lado izquierdo desarrollaron enfermedad de la arteria coronaria, ya fuera un dolor en el pecho que requiriera medicamentos, arterias cardiacas obstruidas o un ataque cardiaco. Esto es en comparación con un 5.8 por ciento de las mujeres que recibieron radiación en el lado derecho.

Entre las mujeres que eran menores de 40 años cuando se diagnosticó su cáncer de mama, un 5.9 de las que recibieron radiación en el lado izquierdo al final desarrollaron una enfermedad cardiaca. Esto es en comparación con ninguna de las que se sometieron a radiación en el lado derecho.

Globalmente, apuntó Watt, las mujeres que reciben radiación en el lado derecho tuvieron unas tasas de enfermedad cardiaca similares a las observadas en las mujeres de EE. UU. en general.

Según Watt, la conclusión es que cuando se da atención a las sobrevivientes a un cáncer de mama, los médicos deben tomar en cuenta la "lateralidad", es decir el lado en que tuvieron el cáncer.

"La radiación del lado izquierdo se debe considerar como un factor de riesgo de la enfermedad de la arteria coronaria", planteó Watt.

Pero también anotó que aunque la radiación en el lado izquierdo se vincula con un riesgo relativamente más alto, la mayoría de las mujeres del estudio no desarrollaron enfermedad de la arteria coronaria.

¿Qué implica el seguimiento a largo plazo para la enfermedad cardiaca?

No hay una forma establecida de hacerlo, según el Dr. Louis Constine, oncólogo de la radiación del Instituto Oncológico Winship de la Universidad de Rochester en Rochester, Nueva York.

"No sabemos qué constituye una vigilancia óptima", dijo Constine, coautor de un editorial publicado con el estudio. "Todavía debemos definir cuál es la mejor modalidad, con qué frecuencia se debe hacer, y durante cuánto tiempo".

En la situación actual, el seguimiento cardiaco de las sobrevivientes a un cáncer de mama varía. Si fueron tratadas en un gran centro médico académico, por ejemplo, Constine apuntó que quizá vean a un cardiooncólogo, que son cardiólogos que se especializan en la salud cardiaca de los sobrevivientes a un cáncer.

Otras mujeres quizá acudan al médico de atención primaria. De cualquier forma, tanto Constine como Watt dijeron que el médico de una mujer debe conocer su historial de tratamiento contra el cáncer.

Cuando se trata de su riesgo personal de enfermedad de las arterias coronarias, las mujeres individuales son distintas, señaló Constine. Los factores de riesgo tradicionales, como el tabaquismo, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, son esenciales, igual que lo son en las personas que nunca han tenido cáncer.

"Intente minimizar su riesgo mediante una vida saludable, con ejercicio regular, una dieta saludable y al no fumar", enfatizó Constine.

Watt dijo que otro punto importante es que las mujeres del estudio fueron tratadas sobre todo en las décadas de los 1980 y los 1990. La radiación moderna ha cambiado, de formas que se diseñaron específicamente para proteger al corazón.

Constine afirmó que las técnicas actuales, que implican cambios en la radiación misma y tácticas como aguantar la respiración, han reducido la cantidad de radiación que llega al corazón y a sus arterias.

Añadió que todavía no se sabe cómo esto afectará al riesgo a largo plazo de enfermedad de las arterias coronarias de las sobrevivientes.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el cáncer de mama y la enfermedad cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Gordon Watt, PhD, postdoctoral research fellow, epidemiology and biostatistics, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York City; Louis Constine, MD, professor, radiation oncology, Winship Cancer Institute, University of Rochester, Rochester, N.Y.; Journal of the American College of Cardiology: CardioOncology, September 2021

Comparte tu opinión