La peste negra remodeló los genes de formas que afectan a la salud de las personas hoy en día

JUEVES, 20 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- La pandemia de peste negra acabó con hasta la mitad de las personas que vivían en algunos de los lugares más poblados de la Edad Media, asolando a Europa, Asia y África hace casi 700 años.

Ahora, un análisis genético revela por qué algunos de nuestros ancestros humanos murieron y otros no, y cómo la peste continúa afectando a la salud humana hoy en día.

La peste negra remodeló los genes de formas que afectan a la salud de las personas hoy en día

Un equipo internacional de investigadores identificó a cuatro genes, todos implicados en la producción de proteínas en el sistema inmunitario, que protegían o hacían que una persona fuera susceptible a la peste, según un informe que publicaron en la edición del 19 de octubre de la revista Nature.

Los investigadores se enfocaron en un periodo de 100 años antes, durante y después de que la peste negra llegara a Londres a mediados del siglo XIV. La peste es provocada por la bacteria Yersinia pestis.

El equipo analizó más de 500 muestras antiguas de ADN, extraídas sobre todo de los restos de habitantes de Londres que murieron antes de la peste, que murieron de la peste, o que sobrevivieron a ella.

Algunas muestras se obtuvieron de personas que fueron enterradas en las fosas de peste de East Smithfield, que se usaron para enterramientos masivos en 1348 y 1349. También se sacaron muestras adicionales de los restos en cinco ubicaciones más en Dinamarca.

Los investigadores encontraron que las personas con dos copias idénticas de un gen del sistema inmunitario en particular, el ERAP2, tuvieron unas tasas mucho más altas de supervivencia a la pandemia, porque este gen en particular permitía una neutralización más eficiente de la Y. pestis.

Las personas con la variante protectora del ERAP2 tenían de un 40 a un 50 por ciento más de probabilidades de sobrevivir que las que tenían una copia "mala" del gen, encontraron los investigadores.

"Incluso una ligera ventaja significa la diferencia entre sobrevivir o fallecer", afirmó Hendrik Poinar, genetista evolutivo y director del Centro de ADN Antiguo de la Universidad de McMaster en Hamilton, Ontario, Canadá. "Por supuesto, los sobrevivientes en edad fértil transmiten sus genes".

Pero la evolución es un arma de doble filo, aseguraron los investigadores en un comunicado de prensa de la universidad. Los sistemas inmunitarios humanos han evolucionado desde la peste negra, hasta el punto en que lo que había sido un gen protector contra la peste hoy en día se asocia con una mayor vulnerabilidad a las enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Crohn o la artritis reumatoide.

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre la peste.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: McMaster University, news release, Oct. 19, 2022

Comparte tu opinión