COVID: por qué la pérdida del olfato y el gusto persiste por meses

La mayoría de las personas ya saben que una pérdida del olfato y del gusto es característica de la infección con la COVID-19. Pero lo que quizá no saben es que esta pérdida del sentido puede perdurar hasta cinco meses tras el primer asalto del virus.

La pérdida del olfato es bastante común en muchas enfermedades infecciosas, pero con la COVID, el efecto ha sido mucho más importante.

COVID: por qué la pérdida del olfato y el gusto persiste por meses
| Foto: GETTY IMAGES

Con otros virus, el olfato y el gusto en general vuelven después de que los senos nasales se despejan. Pero en la COVID-19, el virus podría penetrar la pequeña área del cerebro llamada bulbo olfatorio, que es importante para el reconocimiento del olor, explicó Dr. Nicolas Dupre, director de la clínica de enfermedades neuromusculares y neurogenéticas de la Universidad de Laval, en Quebec.

"Es probable que el virus elimine a algunas de las células del bulbo olfatorio, y por eso tiene un efecto duradero", dijo.

Perder el sentido del olfato puede afectar a la vida diaria. E incluso cuando vuelve, puede ser diferente que antes del virus. En algunas personas, la pérdida del olfato podría ser permanente, pero esto todavía no está claro.

"Seguimos pensando que en un 80 por ciento de las personas no habrá un impacto significativo en el olfato. La mayoría de las personas se recuperan, pero en un pequeño porcentaje podría ser permanente, y podría ser parte de la discapacidad a largo plazo que observamos en la COVID", advirtió Dupre.

Los resultados de un estudio reveló que, en total, 580 personas perdieron su sentido del olfato, y 297 de ellas (un 51%) no habían recuperado el sentido del olfato cinco meses más tarde. Una prueba en casa encontró que un 17 por ciento tenían una pérdida del olfato persistente.

Además, 527 participantes perdieron su sentido del gusto durante la enfermedad inicial. De ellos, un 38% dijeron que no habían recuperado el sentido del gusto cinco meses después, y un 9 por ciento tenían una pérdida del gusto persistente, según evaluó la prueba en casa, encontraron los investigadores.

"Es parte de lo que llamamos COVID persistente", señaló el Dr. Thomas Gut, director del programa de recuperación de la COVID del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

¿Qué es COVID persistente?

La enfermedad de COVID persistente generalmente se caracteriza por la fatiga, las lagunas mentales o los problemas de memoria, y la pérdida del olfato.

Aunque haga mucho tiempo que el virus desapareció, alrededor de un 20 por ciento siguen teniendo estos problemas, explicó el Dr. Gut

La COVID persistente afecta a la vida diaria y hay poco que se pueda hacer, lamentó Gut.

"Tenemos muchas personas que no pueden volver al trabajo, a su nivel de ejercicio, y a funcionar igual de bien que antes del virus. Y todavía no contamos con ninguna respuesta clara sobre cómo tratar a estos pacientes", dijo.

La mejor forma de prevenir estos problemas es no enfermarse en primer lugar. Y la mejor forma de lograrlo es vacunarse, enfatizó.

Los hallazgos se divulgaron el 22 de febrero con motivo de la reunión en línea de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), que se celebrará del 17 al 22 de abril. Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Más información

Aprenda más sobre la COVID-19 aquí

FUENTES: Nicolas Dupre, MD, director, neuromuscular and neurogenetic disease clinic, Laval University, Quebec, Canada; Thomas Gut, DO, associate chair, medicine, and director, COVID recovery program, Staten Island University Hospital, New York City; American Academy of Neurology, online annual meeting, April 17-22, 2021

Comparte tu opinión