La pasión de EE. UU. por las pastillas para dormir quizá esté menguando

MIÉRCOLES, 24 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Menos estadounidenses recurren a los somníferos para luchar contra el insomnio.

Tras un aumento dramático en las recetas para medicamentos como Ambien, la tendencia se ha reducido, según un nuevo estudio, y menos médicos están recetando somníferos. El uso de estas ayudas para dormir se redujo en un 31 por ciento entre 2013 y 2018, encontraron los investigadores.

La pasión de EE. UU. por las pastillas para dormir quizá esté menguando

"Este declive tiene varios motivos posibles: por ejemplo, hay una mayor concienciación de los peligros potenciales en el uso de estos fármacos", apuntó el investigador principal, Christopher Kaufmann, profesor asistente del Departamento de Resultados de Salud e Informática Biomédica de la Universidad de Florida.

"Además, ha habido un aumento reciente en los tratamientos conductuales para mejorar el sueño, que no tienen los resultados adversos potenciales que algunos medicamentos podrían conllevar", apuntó Kauffman.

El mayor descenso (de un 86 por ciento) en el uso de los somníferos se observó entre las personas de a partir de 80 años.

Antes de este nuevo declive, los investigadores habían reportado que entre 1993 y 2010, las recetas de benzodiacepinas se dispararon en un 69 por ciento. Loe medicamentos, que tratan la ansiedad y el insomnio, incluyen al diazepam (Valium) y al alprazolam (Xanax). En el mismo periodo, las recetas de zolpidem (Ambien) aumentaron en un 140 por ciento.

El aumento fue fomentado por el mercadeo directo al consumidor, en particular el de Ambien a principio de la década de los 1990, además de una mejor concienciación sobre los beneficios del sueño, comentó Kaufmann.

Desde entonces, el uso de todos los tipos de somníferos se ha reducido, y el mayor declive (de un 55 por ciento) fue en las ayudas para dormir con aprobación federal.

En el estudio, el equipo de Kaufmann usó los datos de 29,400 participantes en una encuesta de salud del gobierno de EE. UU., que se realiza cada dos años.

Los investigadores dijeron que el declive se vio fomentado por datos que apuntaban a unos efectos secundarios indeseados de los medicamentos. Entre estos se encuentran la somnolencia diurna, además de un mayor riesgo de accidentes de coche, pérdida de la memoria entre los pacientes mayores, y caídas que resultaban en fracturas de cadera.

En 2019, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. requirió advertencias de "recuadro negro" en las cajas de los somníferos eszopiclona (Lunesta), zolpidem (Ambien) y zaleplon (Sonata). Las advertencias de recuadro negro avisan a los pacientes que los medicamentos afectados plantean graves riesgos para la salud.

Kaufmann anotó que estos medicamentos se designaron originalmente para el uso a corto plazo, para ayudar a las personas con ataques de insomnio mientras reprogramaban sus hábitos de sueño. En vez de esto, muchos pacientes se convirtieron en usuarios crónicos.

"Pienso que las personas comienzan a ser conscientes de las desventajas potenciales del uso de estos fármacos", señaló Kaufmann.

La Dra. Stella Hahn, directora médica asociada del Centro de Trastornos del Sueño Northwell en New Hyde Park, Nueva York, afirmó que los médicos están recetando menos estos fármacos, y recomiendan más alternativas como la terapia cognitivo conductual.

"La terapia cognitivo conductual para el insomnio es una opción más duradera y segura para tratar el insomnio", dijo Hahn, que revisó los hallazgos del estudio.

La terapia ayuda a identificar los pensamientos, sentimientos y conductas que contribuyen al insomnio. En otras palabras, se dirige a las causas subyacentes de los problemas del sueño.

Con la mayor concienciación de los efectos negativos de los somníferos, los médicos de atención primaria no se sienten cómodos al prescribirlos para el uso a largo plazo sin investigar otras opciones, apuntó Hahn.

Recomienda varios pasos para ayudar a sus pacientes a dormir bien de noche:

  • Limitar la cafeína (lo que incluye ninguna cantidad después de las 12 del mediodía).
  • Sacar la televisión, las computadoras, las tabletas o los teléfonos de la habitación.
  • Mantener la habitación fresca y oscura.
  • Limitar su tiempo en la cama al sueño.
  • Esperar a tener sueño para acostarse.
  • Y si tiene problemas para dormir, incluso en medio de la noche, levántese y haga algo, como leer, hasta que tenga sueño.

Si toma un complemento, como la melatonina, para ayudarle a dormir, asegúrese de tomarlo horas antes de irse a dormir, aconsejó Hahn.

"Si la toma cerca de la hora de dormir, puede en realidad alterar su ritmo circadiano", apuntó, y añadió que aunque no es un gran somnífero, puede ayudar a los pacientes con desfase horario o un trastorno por trabajo en turnos.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Journal of Clinical Sleep Medicine.

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre los somníferos recetados.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christopher Kaufmann, PhD, assistant professor, Department of Health Outcomes and Biomedical Informatics, University of Florida College of Medicine, Gainesville; Stella Hahn, MD, associate medical director, Northwell Sleep Disorders Center, New Hyde Park, N.Y.; Journal of Clinical Sleep Medicine, July, 12, 2022, online

Comparte tu opinión