La pandemia redujo las cirugías cardiacas

 Ha habido un marcado declive en las cirugías cardiacas, y un aumento en las muertes de pacientes de cirugía cardiaca en Estados Unidos durante la pandemia de la COVID-19, señalan unos investigadores.

Un análisis de los datos nacionales reveló una reducción del 53 por ciento en todas las cirugías cardiacas en adultos, lo que incluye un declive del 40 por ciento en las cirugías cardiacas no electivas, y una disminución del 65 por ciento en las cirugías cardiacas electivas durante la pandemia, en comparación con 2019.

La pandemia redujo las cirugías cardiacas
| Foto: HEALTHDAY

El estudio fue dirigido por el Dr. Tom Nguyen, director de cirugía cardiotorácica en adultos de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF). Él y sus colaboradores presentaron los hallazgos el sábado en la reunión anual de la Sociedad de Cirujanos Torácicos (Society of Thoracic Surgeons). Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

"La pandemia ha cambiado al mundo tal como lo conocemos, y ha provocado una reducción dramática en el volumen de las cirugías cardiacas de adultos, y un empeoramiento de los resultados de los pacientes", comentó Nguyen en un comunicado de prensa de la reunión.

Nada de esto sorprendió al Dr. Alan Hartman, director de cirugía cardiovascular y torácica de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Aunque la COVID-19 ya ha acabado con las vidas de casi medio millón de estadounidenses, "enterradas entre esas muertes por la COVID hay muertes cardiovasculares, tanto por los efectos directos de un virus devastador que ataca a un anfitrión comprometido como por los efectos indirectos, al desalentar a las personas de buscar o activar una atención médica que salva vidas, que es necesaria para la enfermedad cardiovascular", apuntó Hartman. Hartman no participó en el nuevo estudio.

El equipo de la UCSF observó los datos de 2020 de dos importantes bases de datos, que incluían a más de 717,000 pacientes adultos de cirugía cardiaca y a más de 20 millones de personas con COVID-19.

"Nuestra investigación también analizó los datos por región, para hacernos una idea de cómo les fue a las áreas específicas durante la pandemia de la COVID", dijo Nguyen.

Regionalmente, algunos de las mayores reducciones en las cirugías cardiacas ocurrieron en el área del Atlántico Medio (Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania), con una reducción total del 71 por ciento, encontraron los investigadores. Se reportaron un 75 por ciento menos casos electivos, y un 59 por ciento menos casos no electivos (de emergencia). La región de Nueva Inglaterra también se vio muy afectada, con una reducción general del 63 por ciento en las cirugías cardiacas.

Antes del aumento en la pandemia, las regiones del Atlántico Medio y de Nueva Inglaterra tenían unos resultados excelentes, con unas tasas de mortalidad más bajas de lo previsto, anotó el equipo de Nguyen.

Esto cambió durante el aumento en la pandemia. Al contrario, hubo un aumento significativo en los resultados letales de todos los procedimientos cardiacos en adultos que se estudiaron, y esto fue particularmente cierto entre las personas que se sometieron a una operación de baipás, encontró el estudio.

Los datos no ofrecieron información sobre los motivos del aumento en las muertes, pero muchos cirujanos señalan que actualmente están limitados a realizar cirugías solo en los casos más urgentes de baipás coronario, y en pacientes que tienden a estar más enfermos para empezar, lo que quizá sesgue a los resultados.

Esto significa que los pacientes cardiacos "menos enfermos" quizá estén evitando la cirugía, y no deberían hacerlo, comentó el Dr. Robbin Cohen, de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California. Cohen no formó parte del estudio.

"Esas cifras no deben servir como disuasorio para que los pacientes no busquen atención para un dolor de pecho u otros síntomas cardiacos", apuntó Cohen en el comunicado. "Si acaso, son una advertencia para acudir al sistema lo antes posible".

Hartman se mostró de acuerdo. Dijo que muchos pacientes que evitaron una cirugía cardiaca necesaria en 2020 quizá hayan muerto en casa.

Por ejemplo, dijo Hartman, "durante el pico del aumento en la ciudad de Nueva York, el 7 de abril de 2020, los datos de los SME revelaron que la tasa de muertes súbitas en casa se había disparado, llegando a cifras nunca antes vistas".

El consejo de Hartman es que "los pacientes que experimenten síntomas que podrían estar relacionados con el corazón, o los que tengan una enfermedad cardiaca conocida, deben resolver esos [síntomas], sin retrasos ni postergaciones. La mayoría de los hospitales son refugios seguros, donde todos los pacientes y el personal se somete de forma rutinaria a la detección y las pruebas de la enfermedad de la COVID, y, si se encuentra, se atienden en unidades que están separadas de las demás, incluyendo las áreas para las cirugías cardiacas".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la cirugía cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Alan Hartman, MD, chairman and senior vice president, cardiovascular and thoracic surgery, Northwell Health, Manhasset, N.Y.; Society of Thoracic Surgeons, news release, Jan. 30, 2021

Comparte tu opinión