La pandemia provocó un gran aumento en los casos nuevos de anorexia

LUNES, 13 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio confirma otra consecuencia de la pandemia en los niños y adolescentes: los trastornos de la alimentación, y las hospitalizaciones relacionadas, aumentaron de forma marcada en 2020.

El estudio de seis hospitales de Canadá encontró que los nuevos diagnósticos de anorexia casi se duplicaron durante la primera ola de la pandemia de COVID-19. Y la tasa de hospitalizaciones entre estos pacientes fue casi tres veces más alta, en comparación con los años de antes de la pandemia.

La pandemia provocó un gran aumento en los casos nuevos de anorexia

Los hallazgos se añaden a tres estudios de tamaño más reducido en Estados Unidos y Australia, todos los cuales encontraron un aumento en las hospitalizaciones por trastornos de la alimentación durante la pandemia.

Pero el estudio actual se enfocó solo en los niños con un diagnóstico nuevo de anorexia, señaló la investigadora principal, la Dra. Holly Agostino, directora del programa de trastornos de la alimentación del Hospital Pediátrico de Montreal.

Estos jóvenes, afirmó, quizá hayan tenido problemas con la imagen corporal, la ansiedad u otras dificultades de salud mental antes de la pandemia, y llegaron al momento de ruptura durante la pandemia.

"Pienso que tiene mucho que ver con el hecho de que eliminamos las rutinas diarias de los jóvenes", comentó Agostino.

Ante una alteración generalizada (incluso en las comidas, el ejercicio, los patrones de sueño y las conexiones con los amigos), los niños y adolescentes vulnerables quizá hayan recurrido a la restricciones de los alimentos. Y como la depresión y la ansiedad con frecuencia se "solapan" con los trastornos de la alimentación, cualquier empeoramiento en estas afecciones de la salud mental también podría haber contribuido a la anorexia en algunos jóvenes, añadió Agostino.

En cualquier momento dado, alrededor de un 0.4 por ciento de las mujeres jóvenes y un 0.1 por ciento de los hombres jóvenes sufren de anorexia, según la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación (National Eating Disorders Association), con sede en la ciudad de Nueva York. El trastorno de la alimentación se caracteriza por una intensa restricción de las calorías y los alimentos que una persona come, además de un intenso miedo a aumentar de peso.

Los nuevos hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 7 de diciembre de la revista JAMA Network Open, se basan en los datos de seis hospitales pediátricos de cinco provincias de Canadá.

El equipo de Agostino observó los nuevos diagnósticos de anorexia entre jóvenes de 9 a 18 años de marzo de 2020 (cuando comenzaron las restricciones por la pandemia) a noviembre de 2020. Compararon estas cifras con los años anteriores a la pandemia, retrocediendo hasta el 2015.

Durante la pandemia, los hospitales tuvieron un promedio de 41 casos nuevos de anorexia al mes, un aumento respecto a más o menos 25 antes de la pandemia, encontró el estudio. Y más jóvenes recién diagnosticados acabaron en el hospital: en 2020 hubo 20 hospitalizaciones al mes, frente a ocho en los años anteriores.

La Dra. Natalie Prohaska trabaja en el Programa Integral de Trastornos de la Alimentación del Hospital Pediátrico C.S. Mott de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

En un estudio de principios de año, Prohaska y sus colaboradores reportaron que su hospital experimentó un aumento en las hospitalizaciones por trastornos de la alimentación en los primeros 12 meses de la pandemia. Las admisiones por los trastornos de la alimentación se multiplicaron por más de dos, en comparación con entre 2017 y 2019.

Prohaska señaló que los nuevos hallazgos subrayan el hecho de que, en todos los países, "los adolescentes están enfrentando" problemas de la salud mental.

Se mostró de acuerdo en que es probable que las importantes alteraciones en las rutinas normales de los jóvenes hayan contribuido al aumento en los trastornos de la alimentación.

Los que ya se presentaban problemas con la imagen corporal de repente "se vieron atrapados en un vacío", apuntó Prohaska, y esto podría haber exacerbado la situación.

Además anotó que tanto los niños como los adultos escuchaban unos funestos mensajes sobre el aumento de peso durante la pandemia.

"Incluso hubo referencias a 'las 15 de la COVID'", comentó Prohaska. "Los jóvenes no necesitaban esto encima de todo lo demás".

Hasta ahora, los estudios han observado las tendencias en los trastornos de la alimentación en 2020. No está claro cuál es la situación ahora que los jóvenes han vuelto a la escuela.

Tanto Agostino como Prohaska dijeron que sus programas de trastornos de la alimentación están más ocupados que en la época de antes de la pandemia.

"Las listas de espera se han disparado", advirtió Agostino.

Los programas están atendiendo a jóvenes que fueron diagnosticados en un momento anterior de la pandemia, y también siguen recibiendo casos nuevos.

"A veces los trastornos de la alimentación tardan en desarrollarse", anotó Prohaska. Hay jóvenes que acaban de llegar al tratamiento que dicen que su "desencadenante" fue la pandemia, aclaró.

Agostino apuntó a lo mismo, y afirmó que los trastornos de la alimentación "no pasan de 0 a 100".

Comentó que esto también significa que los padres tienen tiempo para notar las señales de advertencia, por ejemplo que un niño se vuelva "rígido" respecto a las opciones de alimentos o al ejercicio, o que esté preocupado por el peso.

Los padres pueden hablar con sus hijos sobre estos temas, y asegurarles que no pasa nada, por ejemplo, si se saltan una rutina de ejercicio, y abordar cualquier preocupación con el pediatra, según Agostino.

Añadió que los pediatras también deben estar pendientes de los trastornos de la alimentación, y realizar pruebas de detección si un niño o adolescente pierde peso con rapidez.

Más información

La Asociación Nacional de los Trastornos de la Alimentación ofrece más información sobre sus señales de advertencia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Holly Agostino, MD, program director, Eating Disorders Program, Montreal Children's Hospital, McGill University Health Centre, Montreal, Canada; Natalie Prohaska, MD, Comprehensive Eating Disorders Program, University of Michigan Health C.S. Mott Children's Hospital, Ann Arbor, Mich.; JAMA Network Open, Dec. 7, 2021, online

Comparte tu opinión