La pandemia provoca estragos en los niños con TDAH

La pandemia provoca estragos en los niños con TDAH

LUNES, 15 de junio de 2020 (HealthDay News) -- A los niños con el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en general les va mejor cuando tienen una rutina clara. Ahora, un nuevo estudio sugiere que a medida que la pandemia del coronavirus alteró los horarios familiares, los síntomas de los niños con frecuencia empeoraron.

Los investigadores encuestaron a 241 padres en China, y encontraron que la mayoría dijeron que los síntomas de TDAH de sus hijos habían empeorado durante los cierres y el cambio a las clases en línea.

Dos tercios reportaron un aumento en los arrebatos de ira, mientras que un 56 por ciento dijeron que la capacidad de su hijo de mantener una rutina diaria se había deteriorado. Un porcentaje similar sentían que sus hijos tenían dificultades para mantenerse concentrados.

Los hallazgos no sorprendieron al Dr. Joseph Hagan, que no participó en el estudio. Fue coautor de las directrices actuales de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) sobre el TDAH.

"En general respondemos a las situaciones con lo que tenemos", dijo Hagan. "No es sorprendente que los niños con TDAH respondan [a los cierres] de esta forma".

En primer lugar, explicó, tener un horario predecible es parte de lo que ayuda a los niños a gestionar el TDAH. Cuando la pandemia alteró las rutinas de todo el mundo, lo que incluyó obligar a los niños a hacer su aprendizaje en línea, esa predictibilidad se perdió.

Más allá de esto, apuntó Hagan, es común que los niños con el trastorno tengan síntomas de ansiedad o depresión, y la situación podría haberlos exacerbado. Y dado que el TDAH tiende a darse en familias, añadió, muchos niños podrían estar viviendo con padres que tienen sus propias dificultades.

El estudio, realizado por Yuanyuan Wang de la Universidad De Monfort en Leicester, Inglaterra, e investigadores de Shanghái, en China, se publicó en la edición de junio de la revista Asian Journal of Psychiatry. Participaron los padres de niños de 6 a 15 años con un diagnóstico de TDAH. Respondieron a cuestionarios estándar sobre los síntomas de TDAH y calificaron el estado de ánimo de sus hijos, y el propio, en los últimos días.

En general, un peor estado de ánimo (entre los niños y los padres) se correlacionó con un empeoramiento de los síntomas de TDAH.

Una vez más, Hagan dijo que no es sorprendente. Se sabe que la ansiedad de los padres afecta a los niños. Y en el contexto de esta pandemia, anotó, los padres quizá tengan dificultades con las clases en casa, en particular si también sufren de TDAH.

El estado de ánimo de los padres también puede influir en su percepción de la conducta de los niños, señaló Richard Gallagher, psicólogo infantil y profesor asociado de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Anotó que es probable que el horario de toda la familia, desde dormir hasta trabajar y comer y hacer ejercicio, haya sido alterado por la pandemia. Y es difícil saber hasta qué grado los hallazgos son un reflejo de esas cosas. El estudio no contó con un grupo de "control", comentó Gallagher, así que es muy posible que los padres de niños sin TDAH también reportarían cambios en la conducta.

Dicho esto, se podría prever que los niños con TDAH se enfrenten a más dificultades que sus compañeros, según Gallagher. Y en un sentido más amplio, aseguró, el estudio comienza a abordar una pregunta fundamental. A medida que las escuelas piensan en la forma de volver a abrir, ¿cómo podrían esas decisiones afectar a la salud mental de los niños?

Por ahora, Gallagher recomendó a los padres que intenten individualizar las rutinas de sus hijos. "Usted conoce a su hijo", afirmó. "Puede intentar ajustar su horario fuera de la escuela para que se adapte a su hijo".

De hecho, comentó Gallagher, algunos padres están diciendo que a su hijo con TDAH le va mejor en casa que en la escuela, al responder bien a un "horario flexible respecto al cual pueden tomar ciertas decisiones".

Lo cual no significa que un horario flexible y creativo sea fácil de lograr, apuntó Gallagher. Con frecuencia los padres intentan equilibrar su propio trabajo (y su uso de los dispositivos) con el de sus hijos, lo que en sí puede resultar difícil, dijo.

Todo esto plantea otro punto importante, observó Hagan. Los padres necesitan cuidar de sí mismos, lo que incluye dormir lo suficiente y tener algo de tiempo para relajarse durante el día.

"No tiene que hacer clases en casa todo el día", anotó Hagan.

Los investigadores no observaron si los síntomas de los niños se relacionaban con los medicamentos, ya fuera con usarlos o no usarlos durante el confinamiento.

Hagan dijo que cuando habla con los padres, muchos afirman que sus hijos siguen tomando sus medicamentos para el TDAH, pero que una cantidad "significativa" no los toman. Recomendó que los padres hablen con el pediatra al respecto, o sobre cualquier otra inquietud que tengan.

"Estamos abiertos, y estamos aquí para ayudarlos", añadió Hagan.

Más información

Los padres pueden encontrar consejos sobre cómo gestionar el confinamiento por la COVID en el Centro de Estudios sobre los Niños de Langone de la NYU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión