La pandemia devasta a las familias negras con unos ingresos bajos

JUEVES, 3 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Los afroamericanos con unos ingresos bajos perdieron más empleos, tuvieron más dificultades para obtener comida y medicamentos, y presentaron unos niveles más altos de deuda en los primeros meses de la pandemia de la COVID-19 que sus contrapartes blancas o hispanas, encuentra un estudio reciente.

"La cobertura mediática se ha enfocado en los efectos raciales dispares de la COVID-19 como enfermedad, pero nos interesaban los efectos socioeconómicos del virus, y si presentaban un patrón similar", señaló el coautor del estudio, Adam Goldstein, profesor asistente de sociología y asuntos públicos de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey.

La pandemia devasta a las familias negras con unos ingresos bajos

En el estudio, los investigadores encuestaron a personas que utilizaron el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) y los beneficios del programa de Asistencia Temporal para las Familias Necesitadas (TANF) entre finales de marzo y mediados de junio de 2020, y encontraron que casi un 35 por ciento habían perdido el trabajo a finales del periodo de la encuesta.

La encuesta también revelo que un 67 por ciento de los participantes dijeron que habían dejado de pagar una factura, y un 77 por ciento de las familias reportaron que habían dejado de realizar el pago de una factura o del alquiler.

A finales del periodo de la encuesta, un 64 por ciento de las personas dijeron que habían prescindido de comidas, que habían dependido de que sus familias o amigos les proveyeran comida o que habían visitado un banco de alimentos debido a los cierres por la COVID-19, señalaron los autores en un comunicado de prensa de la universidad.

Cuando analizaron los hallazgos según la raza, los investigadores encontraron que a las familias negras con unos ingresos bajos les iba peor que a las familias blancas con unos ingresos bajos, en promedio. A las familias hispanas con unos ingresos bajos les fue peor que a los blancos con ingresos bajos en algunos indicadores, pero no en otros.

A principios de abril, un 30 por ciento de los encuestados negros dijeron que ellos o alguien de su familia había perdido el trabajo debido a los cierres relacionados con la pandemia, y esto había aumentado a un 48 por ciento a finales del mes.

A finales de abril, ocho de cada 10 familias negras reportaron que estaban asumiendo una o más deudas para cubrir las facturas. A mediados de junio, las tasas de nuevas deudas eran similares en las familias negras e hispanas (de más de un 80 por ciento), frente a alrededor de un 70 por ciento de las familias blancas, según el estudio, que se publicó hace poco en línea en la revista Socius.

Diana Enríquez, coautora del estudio y candidata doctoral del departamento de sociología de Princeton, dijo que "quedó claro que aunque todas las familias con unos ingresos bajos tuvieron dificultades en los primeros meses de la pandemia, las familias negras de EE. UU. se vieron afectadas de forma desproporcionada. Incluso entre las poblaciones con unos ingresos bajos, hay una disparidad racial marcada en la vulnerabilidad de las personas a esta crisis".

Goldstein añadió que "los resultados de la encuesta refuerzan hasta qué punto la crisis de la COVID-19 ha afectado a familias que ya estaban en una posición tenue, cerca de la línea de la pobreza. La investigación muestra que estos tipos de deudas y facturas sin pagar, incluso las de poco monto, pueden acumularse con el tiempo y atrapar a las familias con unos ingresos bajos en un ciclo de sufrimiento financiero".

Y, añadió, "incluso en una situación hipotética milagrosa en que la pandemia acabe en unos meses y los trabajadores con unos sueldos bajos recuperen sus empleos, docenas de millones de familias de cualquier forma se encontrarán atrapadas en un agujero financiero sin unas infusiones adicionales de asistencia económica".

Más información

Aprenda más sobre la COVID-19 y las minorías en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Princeton University, news release, Nov. 30, 2020

Comparte tu opinión