Pandemia: aumento 'alarmante' en las mordeduras de perros

Pandemia: aumento 'alarmante' en las mordeduras de perros

Los confinamientos han dado muchos motivos a las personas para sentirse gruñonas. Y quizá sus perros también se hayan sentido un poco más agresivos.

Un departamento de emergencias pediátricas de Colorado atendió a casi tres veces más niños con lesiones por mordedoras de perros esta primavera, en comparación con las mismas fechas del año pasado, lo que plantea la preocupación de que las órdenes de confinamiento en casa y otros cambios en el estilo de vida relacionados con la COVID-19 pudieran tener la culpa.

En un comentario publicado en una edición reciente de la revista Journal of Pediatrics, los médicos del Hospital Pediátrico de Colorado reportaron el aumento significativo en las lesiones por mordeduras de perros que atendieron en su departamento de emergencias desde marzo. También proveyeron algunas estrategias para prevenir esas mordeduras.

"Es bien sabido que el número de mordeduras de perros tiende a aumentar durante los meses de primavera y verano", señaló la Dra. Cinnamon Dixon, médica tratante del hospital. "Pero las tasas de este año de visitas al departamento de emergencias debidas a las mordeduras de perros han sido alarmantes".

Añadió que "es probable que estos hallazgos no sean exclusivos de Colorado ni de esta institución".

Según los investigadores, el aumento en las tasas de mordeduras de perros comenzó cuando se iniciaron las órdenes de confinamiento en casa, en marzo. Pero las tasas altas han continuado aunque esas órdenes terminaron.

"Hay unos 82 millones de niños y 77 millones de perros mascotas en EE. UU., y todos viven en alguna variación de las restricciones", apuntó Dixon. "Las familias de todo el país viven en un estrés y una angustia extremos durante la pandemia, y nuestros amigos caninos no son inmunes al aumento en la ansiedad de sus cuidadores humanos".

Los investigadores identificaron algunos factores que podrían haber contribuido al aumento en las mordeduras de perros durante la pandemia:

  • Una mayor exposición entre niños y perros en un momento anterior en el año, debido a las regulaciones de confinamiento en casa.
  • Un aumento en el estrés de los perros cuando detectaban el estrés amplificado en el hogar.
  • Una reducción en la supervisión de los adultos sobre los perros y los niños, mientras los adultos intentan asumir unas mayores responsabilidades en casa.

Los niños y los adolescentes sufren más de un 40 por ciento de las lesiones por mordeduras de perros que requieren atención de emergencia, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Los perros pueden ser unos compañeros increíbles y enriquecer nuestras vidas de muchas formas. Sin embargo, es importante recordar que cualquier perro puede morder, dadas las circunstancias adecuadas", advirtió Dixon. "Reconociendo las intensas presiones y responsabilidades bajo las cuales están las familias, es esencial que los padres y los cuidadores de niños prioricen la mejor forma de prevenir las mordeduras de perros, que es siempre, siempre supervisar a los niños y a los bebés cuando estén cerca de un perro".

Recomendó enseñar a los niños que nunca molesten a un perro que está cuidando a sus cachorros, comiendo o durmiendo; que nunca metan la mano por una valla para tocar a un perro; y que nunca huyan corriendo de un perro.

También añadió que es importante que los dueños de perros mantengan a sus perros sanos, que mantengan una rutina de atención veterinaria, y que adiestren y socialicen a sus perros de forma adecuada.

Comparte tu opinión