La pandemia cambió la forma en que ricos y pobres hacen la compra

JUEVES, 22 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Los cambios en los hábitos de la compra de comida de los estadounidenses durante la pandemia hicieron que las brechas preexistentes en el acceso a la comida empeoraran incluso más, informan los investigadores.

Aunque muchas personas más ricas cambiaron a las compras en línea y se abastecieron de más productos, la mayoría de las personas con unos ingresos bajos tuvieron que seguir comprando de forma presencial en tiendas pequeñas y en tiendas de todo a un dólar, y a hacerlo con regularidad porque no podían abastecerse de abarrotes.

La pandemia cambió la forma en que ricos y pobres hacen la compra

Ese es el hallazgo de un estudio que examinó los datos de 2020 sobre el tráfico presencial en casi 400 vendedores de abarrotes en el área de Columbus, Ohio, antes del cierre (del 6 de enero al 15 de marzo), durante el cierre (del 16 de marzo al 19 de abril), y durante la reapertura inicial (del 20 de abril al 31 de mayo).

Si bien los supermercados de mediana y alta gama y los grandes almacenes de minoristas de comida de la ciudad experimentaron unas reducciones significativas en la clientela presencial durante el cierre, las tiendas de todo a un dólar y las pequeñas tiendas de abarrotes independientes, en particular en los vecindarios con unos ingreso bajos y las que atienden a personas de color, solo experimentaron una pequeña reducción en las visitas de clientes.

"La mayoría de las personas con unos ingresos bajos siguieron teniendo que hacer la compra en persona durante los cierres por la COVID, y quizá no hayan tenido la capacidad económica de abastecerse de comida", señaló la autora principal del estudio, Armita Kar, estudiante doctoral de geografía de la Universidad Estatal de Ohio.

"Fueron menos veces a los supermercados de gama mediana y alta fuera de sus vecindarios, y continuaron yendo de forma regular a las tiendas que tenían más cercanas, que eran tiendas de todo a un dólar y abarroteros locales", señaló Kar en un comunicado de prensa de la universidad.

Los problemas a los que se enfrentaron las personas pobres durante los cierres por la pandemia no son nuevos, según la coautora del estudio, Huyen Le, profesora asistente de geografía de la Estatal de Ohio.

"La COVID-19 exacerbó los problemas existentes de acceso desigual a la comida en las personas con ingresos bajos", aseguró Le.

"Los ricos y los pobres, en gran medida, compraban en distintas tiendas de comida antes de la COVID-19, y estas diferencias se marcaron incluso más cuando llegó el confinamiento", comentó el coautor del estudio Harvey Miller, director del Centro de Análisis Urbano y Regional de la Estatal de Ohio.

Los hallazgos resaltan la necesidad de proveer mejores opciones para la compra de comida a las personas con unos ingresos bajos que viven en los denominados desiertos de comida, según Le.

"Las tiendas de todo a un dólar ofrecen sobre todo alimentos empaquetados y altamente procesados que no son saludables", lamentó Le. "Los legisladores deben explorar formas de proveer mejores opciones de compra para las persona en las áreas con unos ingresos bajos, de forma que tengan un mejor acceso a unos alimentos saludables".

El estudio se publicará en la edición de septiembre de la revista Applied Geography.

Más información

El Departamento de Agricultura de EE. UU. ofrece consejos para una alimentación saludable y económica.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Ohio State University, news release, July 19, 2021

Comparte tu opinión