¿La pandemia afecta al cerebro de los recién nacidos?

MARTES, 4 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Los bebés nacidos durante el punto álgido de la pandemia parecen sufrir unos retrasos pequeños, pero significativos, en su desarrollo motor y social, informa un estudio reciente.

Los bebés tuvieron un riesgo particular si sus madres estaban en el primer trimestre del embarazo durante la primavera de 2020, cuando Estados Unidos entró en confinamiento.

¿La pandemia afecta al cerebro de los recién nacidos?

"Es importante reconocer que se trata de unas diferencias muy leves. No ha habido un gran número de bebés que de repente fracasaran en términos del desarrollo", señaló la investigadora sénior, la Dra. Dani Dumitriu, pediatra de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. "Pero las puntuaciones promedio tuvieron diferencias significativas, aunque esa diferencia no fuera inmensa".

Pero también hay buenas noticias: no parece que infectarse con la COVID-19 durante el embarazo sea la causa de estos retrasos en el desarrollo.

"De verdad lo vimos desde todos los ángulos, y no hubo absolutamente ninguna señal", enfatizó Dumitriu. "La COVID-19 materna durante el embarazo no afectó a ningún resultado que observáramos, ni siquiera de forma leve".

Más bien, es más probable que el estrés de los confinamientos de la pandemia sea el culpable, teorizó Dumitriu. El estrés hace que el cuerpo libere muchas hormonas y compuestos del sistema inmunitario distintos, que pueden llegar al feto.

"Mientras más pronto sucede el estrés en el embarazo, [mayores son] las probabilidades de que reverbere durante todo el desarrollo", apuntó Dumitriu.

Es probable que estos niños superen estos retrasos en el desarrollo, que se notaron cuando tenían 6 meses, al crecer, añadió Dumitriu.

"La edad de seis meses es un predictor muy malo de los resultados a largo plazo", dijo Dumitriu. "Los seis meses son una etapa muy temprana del desarrollo, y hay muchas cosas que pueden suceder entre los seis meses y los dos o tres años. No hay nada a los seis meses que diga que haya algo definitivo".

"Pero esto sí significa que debemos seguir estudiando a esta población. Debemos vigilar de cerca a estos bebés, y estar listos para intervenir si resulta necesario", añadió Dumitriu.

En este estudio, Dumitriu y sus colaboradores monitorizaron a 255 bebés inscritos en un estudio sobre los efectos de la COVID-19 en la salud infantil. De los bebés, que nacieron entre marzo y diciembre de 2020, 114 se habían expuesto a la COVID en el útero, y 141 no.

El análisis reveló que los bebés nacidos durante la pandemia tuvieron unas puntuaciones significativamente más bajas en las habilidades motoras gruesas y finas y en el desarrollo personal y social, en comparación con los bebés que nacieron antes de la llegada de la COVID-19.

Los bebés que estaban a principios de la gestación cuando comenzaron los confinamientos se vieron afectados de forma particular, en comparación con aquellos cuyas madres estaban en el segundo o tercer trimestres en ese momento, encontraron los investigadores.

Pero los niños nacidos de las mamás infectadas con COVID no tuvieron ningún aumento en el riesgo de retrasos del desarrollo, descubrió el equipo de Dumitriu.

El estudio se publicó en la edición del 4 de enero de la revista JAMA Pediatrics.

El hallazgo no significa que una infección con la COVID durante el embarazo no plantee ningún riesgo para los fetos en el útero, enfatizó Mollie Wood, profesora asistente de epidemiología de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

"Ya se acepta en general que los nacimientos prematuros se han asociado de una forma bastante fiable con la infección con la COVID durante el embarazo. Si alguien tiene COVID durante el embarazo, es más probable que dé a luz de forma prematura", aseguró Wood, autora de un editorial publicado junto con el nuevo estudio.

Las mujeres embarazadas con COVID tienen un mayor riesgo de dar a luz a un mortinato, y quizá estén en un mayor riesgo de otras complicaciones del embarazo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

A Wood le preocupa que el nuevo estudio se pudiera utilizar como argumento de que las mujeres no tienen por qué preocuparse sobre la COVID durante el embarazo, y que por tanto no tienen que molestarse en vacunarse.

"Pero esto no es para nada cierto", enfatizó Wood. "Sabemos que las personas embarazadas con COVID tienen unos peores resultados en el embarazo que las que no tienen el virus. Vacunarse durante el embarazo es de una importancia extrema. Todas las principales organizaciones de obstetricia de EE. UU. y muchas del extranjero lo recomiendan".

Los padres a quienes les preocupa que la pandemia pueda afectar al desarrollo de su recién nacido deben esforzarse por interactuar todo lo posible con el niño, recomendó Dumitriu. Deben pasar mucho tiempo hablando, cantando e interactuando con el recién nacido, lo que incluye pasar bastante tiempo cara a cara.

"Siempre enfatizo la importancia de no usar la máscara cuando están dentro de casa, para que el bebé pueda ver toda la cara de mamá y papá y otros familiares cercanos", añadió Dumitriu. "Mientras más tiempo pasan los bebés cara a cara, más funcionamiento social, lenguaje y regulación emocional aprenden".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19 y el embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Dani Dumitriu, MD, PhD, pediatrician, Columbia University, New York City; Mollie Wood, PhD, MPH, assistant professor, epidemiology, University of North Carolina at Chapel Hill; JAMA Pediatrics, Jan. 4, 2022

Comparte tu opinión