La OMEC, una tecnología que podría ayudar a los pacientes con COVID cuando los ventiladores no pueden ayudarlos

La OMEC, una tecnología que podría ayudar a los pacientes con COVID cuando los ventiladores no pueden ayudarlos

VIERNES, 1 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Muchas personas que están enfermas de gravedad con la COVID-19 acaban en ventiladores para ayudarlas a respirar, pero, a veces, ni siquiera los ventiladores son suficiente. En esos casos, una tecnología llamada OMEC podría ayudar.

La OMEC puede hacer el trabajo de los pulmones y, en algunos casos, del corazón. OMEC son las siglas de oxigenación por membrana extracorpórea. Se trata de una máquina que oxigena la sangre mediante el uso de un complejo circuito de bombas, tubos, filtros y monitores. Una persona que recibe OMEC debe ser monitorizada por un equipo de expertos, y no está disponible en todos los hospitales.

"La OMEC no hace nada por tratar a la COVID-19, pero le compra tiempo al reemplazar la función de los pulmones para permitir la recuperación de los pulmones", explicó el Dr. Jonathan Haft, director del programa de OMEC de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

El Dr. John Puskas, jefe de cirugía cardiovascular de Mount Sinai Morningside, en la ciudad de Nueva York, aseguró que, en general, la OMEC se usa cuando "los pacientes llegan a un punto en que un ventilador no es suficiente".

Apuntó que la OMEC cuenta con "una sofisticada membrana que puede intercambiar gases. Elimina el dióxido de carbono y añade oxígeno a la sangre, básicamente reemplazando a los pulmones. La OMEC es extraordinariamente efectiva para añadir oxígeno a la sangre". Y el oxígeno es justo lo que muchos pacientes con COVID-19 necesitan con desesperación.

En la actualizad, la Organización de Soporte Vital Extracorpóreo (Extracorporeal Life Support Organization, ELSO) informa que más de 400 personas reciben OMEC debido a la COVID-19 en América del Norte. Haft dijo que la membresía en la ELSO es voluntaria, y cree que la base de datos quizá solo represente alrededor de la mitad del uso de la OMEC en Estados Unidos.

Sin embargo, una desventaja es que la OMEC no está tan disponible como los ventiladores. Su gestión también es mucho más laboriosa que la de los ventiladores.

Aun así, la Organización Mundial de la Salud ha sugerido que los centros médicos con la capacidad de ofrecer OMEC deben considerarla en los pacientes con COVID-19 que tienen unos niveles bajos de oxígeno a pesar de otros tratamiento, según una perspectiva publicada hace poco en la revista Journal of the American Medical Association.

Pero los autores de la perspectiva apuntaron que "la OMEC no es una terapia que debamos apresurar a llevar a primera línea cuando todos los recursos están al límite en una pandemia".

Puskas se mostró de acuerdo. "No creo que la OMEC sea una panacea para la COVID. No debería utilizarse en una gran mayoría de los pacientes con COVID".

Como la pandemia es tan nueva, todavía no hay mucha información sobre cuáles podrían ser los beneficios y los riesgos del uso de la OMEC en los pacientes con COVID-19, o a cuáles pacientes podría irles mejor con la OMEC.

"Nos hemos esforzado por seleccionar a los pacientes. Los pacientes quizá no toleren la OMEC si tienen algo de la inflamación vinculada con la COVID o la insuficiencia orgánica multisistémica observada en la COVID. Debemos administrar la OMEC a los pacientes que puedan beneficiarse de ella", explicó Puskas.

Haft se mostró de acuerdo en que la selección de los pacientes ha sido difícil. "Hay una capacidad limitada, de forma que hay que sopesar bien quién recibe la OMEC en el contexto de una pandemia. Cuando los pacientes entran en la OMEC, tardan mucho tiempo en recuperarse hasta el punto en que pueden salir del hospital". Añadió que el tiempo promedio en la OMEC de los pacientes con COVID-19 es de nueve días.

Entre los factores importantes para elegir quién podría asignarse a la OMEC se encuentran cosas que influyen en las probabilidades de supervivencia, como la edad, otras afecciones de la salud, y la salud y función generales antes de la enfermedad, apuntó Haft.

Anotó que los mayores riesgos asociados con la OMEC son un sangrado o una coagulación excesivos, y la infección.

El Dr. Gabriele Di Luozzo, director de cirugía torácica aórtica de Mount Sinai Morningside, apuntó que en los pacientes con COVID-19 "la coagulación ha sido un problema importante. Tenemos que mantener su sangre diluida con medicamentos, pero ha sido difícil determinar qué tan diluida debemos mantener su sangre".

Haft dijo que "la OMEC puede ser efectiva en pacientes selectos con la COVID-19, pero la OMEC requiere un equipo y se debe realizar en un centro que tenga experiencia".

Más información

Aprenda más sobre la OMEC en la Universidad de California, en San Francisco.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión