La obesidad daña el corazón de los niños

La obesidad daña el corazón de los niños
| Foto: GETTY IMAGES

La obesidad y la obesidad grave se pueden añadir a la lista de afecciones que ponen a niños y adolescentes en un mayor riesgo de una enfermedad cardiaca temprana.

Eso señala una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón (AHA).

"Los padres deben saber que algunas afecciones médicas aumentan las probabilidades de enfermedad cardiaca prematura, pero que estamos aprendiendo más cada día sobre cómo los cambios en el estilo de vida y las terapias médicas pueden reducir su riesgo cardiovascular y ayudar a esos niños a vivir con la mejor salud posible", enfatizó en un comunicado de prensa de la AHA la presidenta del grupo que redactó de la declaración, la Dra. Sarah Ferranti, jefa de la División de Servicios Ambulatorios de Cardiología del Hospital Pediátrico de Boston.

La declaración más reciente es una actualización de la de 2006. Otras afecciones que pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca temprana en niños y adolescentes incluyen a la diabetes tipo 1 y tipo 2, el colesterol alto familiar, la enfermedad cardiaca congénita, y haber sobrevivido a un cáncer en la niñez.

La obesidad grave y la obesidad se incluyen ahora como afecciones de riesgo moderado y de riesgo, respectivamente, porque la investigación muestra que aumentan de forma significativa el riesgo de enfermedad cardiaca más adelante en la vida, según la AHA.

Por ejemplo, un estudio con casi 2.3 millones de personas a quienes se siguió durante más de 40 años encontró que el riesgo de fallecer de enfermedad cardiaca era entre dos y tres veces más alto si habían tenido sobrepeso u obesidad en la adolescencia.

En general, se necesita un método gradual para perder peso, que incluye una alimentación más saludable, reducir las calorías, hacer más actividad física, reemplazar comidas, terapia farmacológica y/o una cirugía para perder peso, dependiendo de la gravedad de la obesidad.

La declaración científica actualizada aparece en la edición del 25 de febrero de la revista Circulation.

Otros cambios importantes en la declaración respecto a 2006 incluyen: elevar a la diabetes tipo 2 a una afección de alto riesgo debido a su vínculo con otros factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, como la hipertensión y la obesidad; y ampliar los riesgos de enfermedad cardiaca temprana asociados con los tratamientos de los cánceres pediátricos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los niños y un peso sano.

Comparte tu opinión