SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

La mortalidad por el cáncer en EE. UU. se ha reducido a lo largo de tres décadas

Pero en algunos lugares del país siguen habiendo unas tasas altas de mortalidad, según un estudio

Pero en algunos lugares del país siguen habiendo unas tasas altas de mortalidad, según un estudio

MARTES, 24 de enero de 2017 (HealthDay News) -- Aunque las tasas de mortalidad por cáncer se han reducido en un 20 por ciento en general en Estados Unidos desde 1980, sigue habiendo lugares con unas tasas altas de mortalidad persistentes por todo el país, según un nuevo informe.

"Las tasas de mortalidad difieren dramáticamente entre los distintos tipos de cánceres, y ciertas regiones vieron un gran progreso en la reducción de la mortalidad por cáncer y otras se quedaron atrás", dijo el investigador principal, el Dr. Christopher Murray.

En general, 160 condados mostraron un aumento en las tasas de mortalidad por cáncer desde 1980 hasta 2014, señaló Murray, director del Instituto de Medidas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Seattle.

Por ejemplo, el cáncer de pulmón acaba con la vida de más personas en Estados Unidos que ningún otro cáncer, pero las tasas de mortalidad son 20 veces más altas en algunos lugares del país que en otros, dijo.

"Hay menos estadounidenses que fuman hoy que en décadas anteriores, pero partes del sur y muchas áreas rurales siguen mostrando unas tasas altas de este hábito letal", dijo. "No es sorprendente que esas mismas áreas muestren unas tasas altas de cáncer de pulmón, especialmente en los estados de Kentucky, Tennessee, Alabama, Missouri, Arkansas, Mississippi y la zona rural de Alaska".

Aunque la mortalidad por cáncer en general se ha reducido a nivel nacional, las muertes por cáncer de hígado aumentaron en casi todos los condados, y se encontraron algunos grupos de condados con grandes aumentos en California, Oregón, Washington, Nuevo México y Texas, comentó Murray.

Y, "hay tasas de mortalidad altas por el cáncer de próstata en grupos de condados en Alabama, Mississippi, Georgia, Carolina del Sur y Virginia", añadió.

La mayoría de los condados han visto reducciones en la mortalidad por el cáncer de mama desde 1980. Pero hay grupos de tasas algas de mortalidad por el cáncer de mama en condados a lo largo del Río Mississippi y en otras partes del sur. Las tasas más bajas están en partes del oeste, en el medio oeste y en el noreste, dijo.

Hay varias explicaciones posibles para las tasas altas o en aumento de la mortalidad por cáncer en algunas regiones particulares de Estados Unidos, pero estos factores necesitan más investigación, dijo Murray.

Los factores de cáncer conocidos (fumar, la dieta y la obesidad, entre otros) combinados con unos programas de prevención deficientes podrían aumentar los casos de cáncer, dijo.

"Un acceso no equitativo a la atención y la calidad de la misma son contribuyentes posibles de las disparidades en la mortalidad por cáncer, y la falta resultante de detección temprana para algunos cánceres además de la falta de un tratamiento especializado puede ser letal", indicó Murray.

Con la tecnología actual para la detección y el tratamiento de los cánceres como el cáncer testicular, el cáncer de próstata, el cáncer de mama y otros con unas tasas de supervivencia altas, "no hay razón por la que las personas estén muriendo con unas tasas tan altas", añadió.

Para los cánceres con unas tasas de supervivencia altas, como el cáncer testicular y el linfoma de Hodgkin, las amplias diferencias en las tasas de mortalidad deberían "hacer saltar las alarmas", dijo Murray.

El informe aparece en la edición del 24 al 31 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

El Dr. Ethan Basch, director del programa de investigación sobre los resultados del cáncer de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, indicó que algunos factores que parecen afectar a la atención son la pobreza, el acceso a la atención y tener una educación sobre los temas de la salud.

Además, el modo en que se administra la atención médica también es un problema, dijo.

"No estamos centrados en el paciente, no estamos centrados en la comunidad; esperamos que las personas nos encuentren donde estamos, en lugar de encontrar a las personas donde están ellas", explicó Basch.

En algunos casos, las personas no están haciendo pruebas para la detección temprana del cáncer, específicamente de los cánceres de colon y de mama, añadió.

"También está el problema de que las personas aparecen con un cáncer que debería haber sido atendido hace mucho tiempo", comentó Basch. "Si tuvieran un buen médico de atención primaria o una buena educación en la salud, lo habrían notado".

En algunos casos, las personas fallecen de cánceres que son curables, "así que sabemos que no están teniendo acceso a una atención de calidad", dijo Basch, que fue el coautor de un editorial que acompañó al estudio.

"No estamos haciéndolo lo suficientemente bien", planteó. "Hemos permitido que haya unas disparidades importantes, y muchos de nuestros ciudadanos más vulnerables, personas que viven en áreas pobres, son más propensos a fallecer de cáncer porque no están recibiendo lo que necesitan con respecto a la prevención y al tratamiento".

"Desafortunadamente, en muchos casos, el ímpetu va a ser que el paciente sea proactivo, porque nadie lo va a hacer por ellos", comentó Basch.

En el estudio, Murray y sus colaboradores usaron datos federales para estimar las tasas de mortalidad de 29 cánceres en condados de todo el país.

Su equipo encontró que las muertes por cáncer se redujeron un 20 por ciento entre 1980 y 2014, de 240 a 192 muertes por cada 100,000 personas.

Durante ese periodo, 19.5 millones de personas fallecieron de cáncer:

  • Casi 6 millones fallecieron de cáncer de tráquea, bronquios y pulmón.
  • Casi 2.5 millones fallecieron de cáncer de colon.
  • Casi 2 millones fallecieron de cáncer de mama.
  • Más de un 1 millón fallecieron de cáncer de páncreas.
  • Más de un 1 millón fallecieron de cáncer de próstata.

El Dr. Ahmedin Jemal, vicepresidente de investigación sobre servicios de vigilancia y salud de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dijo que los estudios sociales han encontrado que las personas residentes en áreas donde la mortalidad por cáncer es más alta que el promedio sufren de una serie de problemas que hacen que estas muertes sean más probables.

"En estas áreas, la obesidad es muy alta. Además, las tasas de evaluación son bajas. Estas personas también tienen una probabilidad menor de recibir un tratamiento temprano para el cáncer", señaló.

Muchos estos cánceres pueden prevenirse o curarse si los pacientes dejan de fumar, mantienen un peso saludable, hacen ejercicio y se hacen pruebas, dijo Jemal.

Más información

Visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad