La mitad de los adultos de EE. UU. serán obesos dentro de 10 años

La mitad de los adultos de EE. UU. serán obesos dentro de 10 años

MIÉRCOLES, 18 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Dentro de una década, alrededor de la mitad de los adultos de EE. UU. serán obesos, y casi una cuarta parte tendrán una obesidad mórbida, proyecta un estudio reciente.

Las predicciones de los investigadores de la Universidad de Harvard describen un panorama asolador. En 2030, la prevalencia de la obesidad adulta será de al menos un 35 por ciento en todos los estados de EE. UU., y en 29 estados, la cifra superará el 50 por ciento.

El aumento previsto en la obesidad mórbida es particularmente preocupante, señalaron los expertos.

"Es de verdad alarmante, porque es entonces cuando el riesgo de afecciones de la salud relacionadas con la obesidad es alto", advirtió Marlene Schwartz, directora del Centro Rudd de Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut.

Schwartz, que no participó en el estudio, dijo que ofrece información útil, dado que desglosa cuáles estados (y cuáles grupos de estadounidenses) serán los más afectados.

Aunque ningún estado quedará indemne ante el problema de la obesidad, algunos sin duda tendrán una carga más pesada.

En 25 estados, más de una cuarta parte de la población tendrá obesidad mórbida, proyectan los investigadores. Algunas de las tasas más altas, que superarán el 30 por ciento, serán en Alabama, Arkansas, Kansas, Luisiana, Mississippi y Oklahoma.

"Las cosas no están mejorando, y ni siquiera se están nivelando, en ningún estado", señaló el investigador principal, Zachary Ward, analista del Centro de Ciencias de las Decisiones sobre la Salud de la Universidad de Harvard.

Se prevé que las mujeres tengan unas tasas de obesidad mórbida más altas que los hombres, ya que casi un 28 por ciento estarán en esa categoría en 2030. Por otra parte, un tercio de los negros tendrán obesidad mórbida, lo que los convierte en el grupo racial/étnico más afectado.

En las familias de EE. UU. con unos ingresos anuales de menos de 50,000 dólares, la obesidad mórbida será la categoría de peso más común.

Estimados como estos (según el estado y lo demografía) son valiosos, según June Stevens, vocera de la Sociedad de la Obesidad (The Obesity Society).

"Las causas de la obesidad son muy complejas, e incluyen características relacionadas con el lugar donde se vive, la cultura e incluso las amistades", comentó Stevens, que también es profesora de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

"Estas relaciones contribuyen a que distintos grupos de estadounidenses sean afectados de distintas formas por la obesidad", observó Stevens. "Para poder prevenir y tratar la obesidad con efectividad, es útil comprender estas diferencias".

Y los estados deberán estar preparados a nivel financiero, apuntó Ward. Dado que la obesidad será tan prevalente entre los estadounidenses con unos ingresos bajos, los programas de Medicaid tendrán que soportar los crecientes costos de atención de la salud.

Los pronósticos, que se publicaron en la edición del 19 de diciembre de la revista New England Journal of Medicine, quizá suenen particularmente ominosos. Pero son más precisos que estimaciones anteriores, aseguraron los investigadores.

Ward y su equipo comenzaron con los hallazgos de una encuesta federal anual sobre la salud que pide a las personas que reporten su peso, y reunieron las respuestas de más de 6.2 millones de estadounidenses encuestados entre 1993 y 2016.

Entonces, los investigadores extrajeron los datos de otro estudio del gobierno en que los investigadores realmente midieron el peso y la estatura de las personas. Armados con esa información, usaron un modelado estadístico para corregir el "sesgo" inevitable que aparece cuando las personas reportan su propio peso.

En la actualidad, estiman los investigadores, un 40 por ciento de los adultos estadounidenses son obesos, y un 18 por ciento tienen obesidad mórbida. Si se da por sentado que las tendencias actuales continuarán, alrededor de un 49 por ciento serán obesos en 2030, mientras que un 24 por ciento alcanzarán la categoría de obesidad mórbida, algo que antes era raro, anotó Ward.

A pesar de esas cifras, tanto Stevens como Schwartz advirtieron que no se debe adoptar una actitud de desesperanza.

"No queremos que todo el mundo se dé por vencido", enfatizó Schwartz.

Animó a las personas a enfocarse en reemplazar los alimentos procesados y azucarados con alimentos enteros más saludables, y a incluir la actividad física en su día, por ejemplo, al caminar con una mayor frecuencia.

"Uno puede realizar conductas sanas independientemente de su peso", aseguró Schwartz. "Haga eso en lugar de enfocarse en la cifra en su báscula".

Pero para de verdad abordar este problema de salud pública, enfatizó, se necesitan unos cambios amplios.

"Como sociedad, tenemos la responsabilidad de hacer que para las personas tener un estilo de vida saludable resulte más fácil", planteó Schwartz.

Los alimentos procesados están fácilmente disponibles y son baratos, dijo, mientras que para muchas personas, los alimentos enteros saludables son inasequibles. Y algunas comidas nutricionalmente dudosas se mercadean específicamente a los grupos minoritarios, añadió Schwartz.

Por otro lado, los estadounidenses de muchas comunidades carecen de lugares seguros para hacer ejercicio al aire libre y gratuito.

"Una cosa que los individuos pueden hacer es implicarse en sus comunidades", sugirió Schwartz. "Pueden decir que no está bien que no tengamos espacios seguros para que nuestros hijos jueguen, o un supermercado con comida saludable".

Stevens se mostró de acuerdo, y señaló que aunque los estimados son "sombríos", no están escritos en piedra.

"Podemos cambiar las cosas, con el trabajo", aseguró.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el peso y el estilo de vida.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión