La mayoría de los padres desean límites de edad para los derribos en el fútbol americano

La mayoría de los padres desean límites de edad para los derribos en el fútbol americano

LUNES, 1 de abril de 2019 (HealthDay News) -- La preocupación sobre las conmociones cerebrales está en aumento, y la mayoría de los padres de EE. UU. afirman ahora que respaldarían que se prohíban los derribos ("tackling") en el fútbol americano juvenil, muestra una encuesta reciente.

Los investigadores encontraron que, de más de 1,000 padres en una muestra nacional, el 60 por ciento estaban a favor de que los derribos tuvieran restricciones de edad. Otra cuarta parte estaba indecisa.

El estudio, que aparece en la edición del 1 de abril de la revista Pediatrics, concuerda con el miedo creciente sobre las conmociones relacionadas con el deporte en los niños y los adolescentes. La tasa de conmociones en el deporte juvenil sigue siendo bastante baja, pero la investigación sugiere que dado que una cantidad tan grande de niños de EE. UU. participan en los deportes, equivale a hasta 1.9 millones de conmociones cerebrales al año entre los niños y adolescentes de 5 a 18 años de edad.

Entonces, varias organizaciones deportivas han creado nuevas normas para proteger a los jóvenes deportistas de las lesiones en la cabeza.

Por ejemplo, las ligas juveniles de fútbol recomiendan que los niños menores de 11 años eviten dar "cabezazos" al balón, mientras que USA Hockey desaconseja los "choques corporales" ("body checking") entre jugadores de menos de 13 años.

Pero no se ha resuelto el problema de los derribos en el fútbol americano juvenil.

El nuevo estudio intentó medir la postura de los padres, dado que sus opiniones son esenciales, aseguró la autora principal, la Dra. Sara Chrisman, del Instituto de Investigación Pediátrica de Seattle.

Su equipo encontró que pocos padres (un 15 por ciento) estaban contra las restricciones de edad en los derribos. Y las mamás y los papás estaban de acuerdo, en general: un 58 por ciento de los hombres y un 63 por ciento de las mujeres respaldaban los límites en los derribos.

¿Cómo afectaría una prohibición de los derribos a los jóvenes jugadores?

Los derribos son responsables de muchas lesiones en el fútbol americano, en particular de conmociones, según Chrisman. Unos límites de edad podrían prevenir algunas de esas lesiones en los niños más pequeños, si el ejemplo del hockey es una indicación. Las lesiones de cabeza en el hockey juvenil se redujeron después de que se introdujeron límites de edad para los choques corporales, anotó.

Además, indicó Chrisman, las edades comprendidas entre los 8 y los 13 años son un periodo de desarrollo cerebral rápido, de forma que tendría sentido ser más cautos con esos jugadores jóvenes.

Pero si bien los límites de edad parecen algo obvio, ha habido argumentos en su contra, apuntó Chrisman. Algunos plantean que enseñar a los niños pequeños a hacer derribos de forma adecuada podría prevenir lesiones más adelante, cuando sean más grandes y más fuertes.

"Ha existido la duda sobre si solo retrasará las conmociones y habrá una tasa más alta más adelante, cuando se introduzcan los derribos", comentó Chrisman.

Pero no hay evidencias de que sea así, anotó. De nuevo, el hockey ofrece un ejemplo. Las tasas de lesiones en ese deporte sugieren que el uso muy temprano de los choques corporales no previene que haya lesiones más adelante.

La meta no es darle una mala fama al fútbol americano ni a los deportes juveniles, enfatizó Chrisman.

"Los deportes son una forma divertida de hacer ejercicio, y proveen un respaldo social", aseguró. "Pero debemos seguir pensando en formas de que el juego siga siendo divertido, y el nivel de riesgo razonable".

De hecho, en los niños menores de 12 años, un mayor porcentaje de conmociones ocurren durante el juego (por ejemplo, al ir en bicicleta o correr por el parque) que durante los deportes organizados, señaló la Dra. Cynthia LaBella.

LaBella, autora de un editorial publicado junto con el estudio, es directora médica del Instituto de Medicina del Deporte del Hospital Pediátrico Lurie, en Chicago.

Dijo que es importante que los padres sean conscientes de las señales y los síntomas de la conmoción, y sobre en qué momento deben buscar atención médica. Pero también deberían mantener el riesgo de conmociones relacionadas con el deporte en perspectiva, añadió.

Muchos padres del estudio más reciente tenían una percepción exagerada del riesgo. La mayoría pensaba que más de un 10 por ciento de los jugadores de fútbol americano de secundaria sufrían una conmoción cada temporada; una cuarta parte pensaba que esa cifra superaba el 50 por ciento.

Se estima que la cifra real es de entre un 4 y un 7 por ciento, según LaBella. En los niños más pequeños, la tasa es de entre un 3 y un 5 por ciento.

Esos riesgos, apuntó LaBella, se deben equilibrar con los beneficios potenciales de jugar deportes de equipo, incluyendo el fútbol americano. Dichos beneficios incluyen una mayor autoestima y unas tasas más bajas de obesidad, diabetes, depresión y abuso de sustancias.

En los últimos años, los reportes noticiosos han resaltado los casos de los jugadores profesionales de fútbol americano que sufrieron daño cerebral grave tras golpes repetidos en la cabeza.

Sin embargo, LaBella señaló que está menos claro si los niños pequeños que juegan al fútbol americano con derribos se enfrentan a riesgos de deterioro mental más adelante, basándose en estudios no concluyentes y resultados conflictivos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos sobre la prevención de las conmociones cerebrales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión