La marihuana podría interactuar con los fármacos y provocar daño

JUEVES, 16 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Muchas personas recurren a la marihuana o al cannabidiol para aliviar el dolor en las articulaciones y para que les ayuden a dormir, pero un nuevo estudio sugiere que esto podría provocar estragos con cualquier otro medicamento que estén tomando.

¿Por qué? Porque el cuerpo utiliza el mismo grupo de enzimas para procesarlos a todos, informan los científicos.

La marihuana podría interactuar con los fármacos y provocar daño

Los componentes químicos de la marihuana (el THC, el cannabidiol [CBD] y el cannabinol [CBN]) son metabolizados en el cuerpo por al menos dos familias de enzimas que también ayudan a procesar y eliminar más del 70 por ciento de los medicamentos recetados de uso más común en el cuerpo, señalaron los investigadores.

Esto significa que hay un riesgo de que la marihuana pueda amplificar de forma peligrosa los efectos de algunos medicamentos recetados, o hacer que otros medicamentos pasen por el sistema tan rápido que no hagan nada, comentó el investigador principal, Philip Lazarus, profesor de ciencias farmacéuticas de la Universidad Estatal de Washington, en Spokane,

"Observamos algunas inhibiciones significativas", aseguró Lazarus. "Es probable que las concentraciones que observamos en el laboratorio sean un indicador de que hay al menos cierta inhibición de estas enzimas en tiempo real".

Algunos medicamentos que podrían verse afectados por el uso de la marihuana son la warfarina (un anticoagulante), el tamoxifeno (un medicamento para el cáncer de mama), y analgésicos como el acetaminofén (Tylenol) o el ibuprofeno (Motrin), dijeron Lazarus y Ed Bednarczyk, un profesor asociado de práctica de farmacia de la Universidad de Buffalo, en Nueva York.

Lazarus fue el autor senior de dos informes de laboratorio que se publicaron en la edición de diciembre de la revista Drug Metabolism and Disposition. Un estudio observó a una familia de enzimas conocida como citocromas P450 (CIP) y el otro analizó al grupo de enzimas UDP-glucuronosiltransferasas (UGT).

Las CIP están implicadas en las primeras etapas del metabolismo del THC y el CBD, mientras que las UGT están implicadas en etapas más avanzadas.

El THC y el CBD permanecen en el cuerpo unos 30 minutos antes de que las enzimas los metabolicen, pero los compuestos que resultan del proceso pueden persistir en el cuerpo durante hasta dos semanas, apuntaron los autores del estudio en las notas de respaldo.

En el laboratorio, los investigadores evaluaron cómo los compuestos de la marihuana podrían interferir con la capacidad de estas enzimas de procesar otros medicamentos, y utilizaron células renales humanas cultivadas para evaluar una enzima a la vez.

Encontraron que los metabolitos más importantes del THC inhibían a enzimas clave de las CIP, entre ellas varias que tienen roles clave en el hígado.

Y los tres compuestos del cannabis, pero en particular el CBD, inhibían a dos de las principales enzimas UGT en el hígado.

También se encontró que el CBD bloqueaba tres enzimas que conforman alrededor de un 95 por ciento del metabolismo de las UGT en el riñón, que ayuda a eliminar las toxinas y algunos medicamentos del cuerpo.

El CBD y el THC bloquean a unas enzimas que procesan a otros fármacos

"Es un excelente recordatorio de que estas interacciones son reales", aseguró Bednarczyk. "Es importante que los médicos y los farmacéuticos que trabajan con los pacientes exploren este tema".

Esta es la primera iniciativa de investigación para demostrar los efectos potenciales de la marihuana en las enzimas UGT, apuntaron los investigadores. El estudio también ilumina el efecto de la marihuana en las enzimas CIP.

Hace cierto tiempo que se sabe que la marihuana podría interactuar con otros medicamentos, dijo Paul Armentano, subdirector de NORML, un grupo que propugna la reforma de las leyes sobre la marihuana.

La etiqueta de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. de una forma sintética de THC, llamada dronabinol, que ha estado disponible como medicamento recetado durante más de 30 años, indica que podría influir en los niveles de CIP, anotó Armentano. Y la advertencia de la agencia para el Epidiolex, un medicamento de CBD de origen vegetal, también indica la forma en que la sustancia podría afectar al hígado, añadió.

Pero Armentano cuestionó qué tan poderosas podrían ser estas interacciones, dado que la marihuana se ha utilizado de forma tanto recreativa como medicinal durante tanto tiempo.

"Los adultos, y los pacientes en particular, han estado consumiendo cannabinoides de forma medicinal durante siglos, y esta práctica se ha vuelto bastante común en las últimas décadas", aseguró Armentano. "Muchos de estos pacientes son mayores y muchos también podrían tomar otros medicamentos recetados. Si los cannabinoides estuvieran contraindicados de manera significativa en esta población, se podría suponer que habría amplias evidencias empíricas ya disponibles que corroboraran esta preocupación".

No es probable que el efecto de la marihuana en el metabolismo afecte a alguien que la fume recreativamente una o tres veces en el fin de semana, apuntó Lazarus.

"Aunque es probable que inhiba a estas enzimas, no las inhibe lo suficiente para que interfiera con el metabolismo cotidiano", reconoció Lazarus.

El problema sucede cuando se combina un uso regular de la marihuana con otros medicamentos, o si toma un producto derivado de la marihuana junto con un medicamento recetado.

Bednarczyk dijo que, "en general, se piensa que el CBD inhibe unas vías metabólicas, y que el THC induce unas vías metabólicas. El THC puede hacer que los niveles en sangre de otros fármacos se reduzca, y el CBD puede hacer que los niveles en sangre aumenten".

La combinación de warfarina y CBD es peligrosa

Un ejemplo bien conocido es la warfarina, "un potentísimo anticoagulante", apuntó Bednarczyk.

Un estudio de caso publicado hace dos años anotaba que, en un paciente que tomaba warfarina, "los efectos del fármaco subieron hasta la zona de peligro poco después de que comenzara a tomar CBD", según Bednarczyk. "Es un fármaco con el que no se debe jugar. Los efectos de tener un nivel demasiado alto de forma temporal, por unos cuantos días, pueden ser letales", advirtió.

"Encabeza la lista del riesgo, porque es muy impredecible en términos de su variabilidad de un paciente a otro", comentó Bednarczyk respecto a la warfarina y la marihuana. "Un paciente quizá necesite muchísima para tener el mismo efecto que otro paciente que recibe la dosis más baja que se fabrica".

Cuando se mezcla la marihuana con el tamoxifeno, una medicamento de terapia hormonal que se usa para tratar el cáncer de mama al bloquear los efectos del estrógeno, sucede lo contrario, señaló Lazarus.

Anotó que, para que funcione, el cuerpo debe metabolizar al tamoxifeno en otro compuesto llamado endoxifeno, que es 100 veces más activo que el tamoxifeno.

Si la marihuana interfiere con el procesamiento del tamoxifeno, podría hacer que la paciente con cáncer de mama reciba entre poco y ningún beneficio del fármaco, explicó Lazarus.

Lazarus dijo que también le preocupa la interacción que la marihuana podría tener con los analgésicos de venta libre.

El ibuprofeno "ya es tóxico para el hígado y el riñón, pero si comienza además a consumir marihuana, se experimentarán algunos efectos significativos", comentó Lazarus. "Es probable que provoque toxicidad si su metabolismo se ralentiza, ya que esto significa que la sustancia no se excreta y que una mayor cantidad permanece en el cuerpo".

Pero todas estas preocupaciones se basan en estudios de laboratorio. Ahora se necesitan ensayos clínicos para establecer los efectos reales de la marihuana en otros fármacos, anotó Lazarus.

"Debemos realizar estudios clínicos para mostrar en las personas que si se toma un medicamento específico y también se fuma un cigarrillo de marihuana esa mañana, se observan unos niveles más altos o más bajos de ese medicamento en el cuerpo", planteó Lazarus.

Mientras tanto, las personas deben hablar sobre su uso de productos de marihuana con el médico y el farmacéutico, para garantizar que no estén poniendo su salud en riesgo, aconsejaron Lazarus y Bednarczyk.

"Esto no debería ser un proceso en que cada persona asuma su propio riesgo", añadió Bednarczyk.

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre las posibles interacciones farmacológicas con la marihuana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Philip Lazarus, PhD, professor, pharmaceutical sciences, Washington State University, Spokane, Wash.; Ed Bednarczyk, PharmD, clinical associate professor, pharmacy practice, University at Buffalo, New York; Paul Armentano, deputy director, NORML, Washington, D.C.; Drug Metabolism and Disposition, Dec. 13, 2021

Comparte tu opinión