La maldición de la momia: la enfermedad cardiaca es un antiguo flagelo

La maldición de la momia: la enfermedad cardiaca es un antiguo flagelo

MARTES, 8 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Los científicos están desentrañando a una enfermedad antiquísima.

Las arterias obstruidas son un problema cardiaco que ha afligido a la humanidad durante milenios, encuentra un nuevo estudio de imágenes de momias.

El tejido arterial momificado muestra evidencias de acumulación de placas de colesterol en personas que vivieron entre 2000 AC y 1000 DC, afirmó el investigador principal, el Dr. Mohammad Madjid.

Tampoco se trataba de gente rica que comía unas dietas abundantes. Cuatro de las cinco momias incluidas en el estudio provienen de América del Sur, donde las personas promedio se momificaban, apuntó Madjid, profesor asistente de medicina cardiovascular en la Facultad de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

"Eran personas ordinarias", aseguró Madjid sobre las cinco momias. "Esto nos dice que el desarrollo de la aterosclerosis podría combinar los efectos de la innato frente a lo adquirido", en que tanto los factores genéticos como los de riesgo tienen un rol en el desarrollo de la obstrucción en las arterias. Las arterias obstruidas pueden conducir a un ataque cardiaco.

Los estudios de momias no son inusuales, pero los investigadores en general utilizan escáneres TC para crear imágenes meticulosas de los vasos sanguíneos y los órganos.

La desventaja para los investigadores cardiacos es que las TC solo pueden detectar el calcio acumulado en las arterias, no las placas de colesterol en sí. Esas placas tienden a calcificarse, de forma que el calcio se puede usar como marcador de las arterias obstruidas.

Madjid y sus colaboradores dijeron que son los primeros en estudiar muestras de momias usando la espectroscopia del infrarrojo cercano, una técnica de imagen que puede detectar las placas de colesterol de forma directa. El proceso implica rebotar ondas de luz casi infrarroja del tejido.

"Se puede saber la diferencia entre los varios componentes de los tejidos porque cada uno tiene una señal molecular única, como una huella dactilar", aseguró Madjid.

Los investigadores obtuvieron vasos sanguíneos momificados de tres hombres y dos mujeres, que tenían una edad estimada de 18 a 60 años al morir. Tres aparentemente murieron de neumonía y uno de insuficiencia renal; la causa de muerte de la quinta momia se desconoce.

La idea al estudiar momias antiguas era averiguar si la obstrucción de las arterias "es una enfermedad de la era moderna o si también la tenían nuestros ancestros", dijo Madjid. "¿Es algo inherente de los seres humanos, o producto de la vida moderna?".

Las momias latinoamericanas "vivían cerca del mar, así que suponemos que sus dietas eran ricas en pescado y marisco, que es bueno para su corazón, y que eran personas bastante activas", dijo Madjid.

De cualquier forma, los investigadores encontraron placas ricas en colesterol en las arterias de las cinco momias. La quinta provino de Egipto, y murió entre el 332 y el 395 DC.

Aunque esas personas eran cazadoras-recolectoras que llevaban un estilo de vida activo y tenían una dieta saludable, de cualquier forma estaban expuestas a algunos factores de riesgo de la salud que se sabe que fomentan a la enfermedad cardiaca, observó Madjid.

La inhalación del humo podría ser uno de esos factores. "Sabemos que se sentaban cerca del fuego para obtener calor y cocinar, y algunas culturas fumaban recreativamente", dijo Madjid.

Otros factores de riesgo posibles podrían ser infecciones bacterianas o parasíticas que provocan inflamación en las arterias, lo que puede fomentar el desarrollo de las placas en las arterias, añadieron los autores del estudio.

"No estaban libres de todos los factores de riesgo", apuntó Madjid.

Pero estos hallazgos también indican que la genética tiene un rol en los niveles altos de colesterol, aseguró Madjid. Se sabe que algunas familias tienen el colesterol alto.

"Tengo pacientes jóvenes que son así, que comen muy bien y hacen ejercicio cada día, pero que de cualquier forma tienen el colesterol alto", señaló Madjid.

El nuevo estudio respalda los hallazgos de investigaciones anteriores con momias, aseguró el Dr. Jagat Narula, profesor de cardiología y radiología en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Narula es parte del equipo de investigación Horus, un grupo de investigadores de la salud en momias que adoptó el nombre del dios egipcio del cielo.

Cientos de momias recolectadas de Egipto, Perú, Groenlandia, de las islas Aleutianas y de otros lugares han demostrado que "la aterosclerosis siempre estuvo presente", aseguró Narula.

Estos hallazgos han sorprendido a los investigadores, que preveían que las personas antiguas tendrían unas arterias más sanas porque no comían comida rápida, no veían televisión en el sofá ni fumaban, indicó Narula.

"Cuando se observan momias egipcias, encontramos que más o menos un 34 por ciento de esas personas tenían evidencias de calcio en el sistema vascular, y que esto aumentaba con la edad", dijo Narula.

Los factores de riesgo que contribuían al endurecimiento de las arterias variaban entre las culturas, apuntó Narula. Por ejemplo, es probable que la realeza egipcia comiera mucha carne. Los plebeyos de Perú probablemente comían pescado o carne muy magra de alpaca, pero cocinaban usando fuegos de leña dentro de sus casas.

"Lo que estos estudios dicen es que los factores de riesgo son la base de estas enfermedades", advirtió Narula. "Aunque haya una influencia genética, intentar prevenir los factores de riesgo ayudará a prevenir la enfermedad".

El estudio se publicó en la edición de octubre de la revista American Heart Journal.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la obstrucción de las arterias.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión