La legalización de la marihuana no aumentaría el consumo

La legalización de la marihuana no aumentaría el consumo
| Foto: ISTOCK

A pesar de lo que muchos creen, legalizar la marihuana no fomenta el uso de la droga entre los adolescentes, y en realidad podría disuadirlos de fumar marihuana, sugiere un estudio reciente.

Las leyes de la marihuana medicinal no parecen influir en el uso de la droga de los adolescentes de una forma u otra, según datos de una encuesta de más de 1.4 millones de estudiantes de secundaria de EE. UU.

Y el consumo de marihuana de los adolescentes en realidad parece reducirse en los estados que han ido más allá y han legalizado la marihuana recreativa, informan los investigadores en la edición en línea del 8 de julio de la revista JAMA Pediatrics.

"Simplemente no hay evidencias de que la legalización (para fines médicos o recreativos) conduzca a un aumento en el uso entre los adolescentes", señaló el investigador principal, Mark Anderson, profesor asociado de economía agrícola y economía en la Universidad Estatal de Montana. "Los oponentes de estas leyes en general afirman que este es un problema importante, pero simplemente no hay evidencias de que el consumo de los adolescentes aumente".

Las leyes sobre la marihuana medicinal se han promulgado en 33 estados, mientras que 10 estados y Washington, D.C., han legalizado el uso recreativo de la droga, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

En el estudio, Anderson y su equipo analizaron las respuestas a las Encuestas de conductas arriesgadas en jóvenes, tanto federales como estatales, reunidas entre 1993 y 2017. Esas encuestas monitorizan el consumo de alcohol, drogas y tabaco entre los adolescentes de EE. UU.

Los investigadores compararon el uso reportado de marihuana entre los adolescentes antes y después de la legalización de la marihuana en 27 estados distintos y el Distrito de Columbia.

Encontraron que las leyes sobre la marihuana medicinal no tenían ningún efecto en lo absoluto respecto a si los adolescentes usaban o no la droga.

Por otro lado, la legalización de la marihuana recreativa resultó en una reducción del 8% en las probabilidades de consumo de marihuana y en una reducción del 9% en las probabilidades de que un adolescente se convirtiera en un fumador frecuente de marihuana.

"Esto podría deberse al hecho de que vender marihuana a los adolescentes después de su legalización se hace relativamente más costoso", indicó Anderson. "Este resultado es coherente con el argumento de que para los adolescentes resulta más difícil obtener marihuana cuando los traficantes de drogas son reemplazados por dispensarios con licencia que requieren una comprobación de la edad".

Estos resultados concuerdan con información obtenida en otros estudios, anotó Anderson.

Por ejemplo, un estudio de diciembre de 2018 encontró que el uso de la marihuana entre los adolescentes más jóvenes en el estado de Washington experimentó una reducción pequeña, pero estadísticamente significativa, tras la legalización de la marihuana recreativa en 2012.

Otro estudio, publicado en febrero de 2019, encontró que los estados con leyes sobre la marihuana medicinal tenían un 1.1% menos de adolescentes fumadores de marihuana que los estados sin ese tipo de ley.

"Nuestro trabajo es el más reciente en una literatura creciente que ha llegado a la misma conclusión", dijo Anderson.

Pero el panorama no está tan claro, plantea Pat Aussem, directora de contenido y desarrollo clínicos del Centro de la Adicción.

"Este estudio entra en conflicto con otros estudios que han encontrado que los estados que han promulgado leyes sobre la marihuana recreativa han experimentado aumentos, en lugar de reducciones, en el consumo de la marihuana entre los adolescentes", advirtió Aussem.

"Por ejemplo, la Encuesta nacional sobre el uso de medicamentos y drogas y la salud informa tanto un aumento en el uso reportado de la marihuana como una reducción en las percepciones del riesgo asociado con esa droga entre los adolescentes de 12 a 17 años, en comparación con el promedio nacional", dijo.

La encuesta Monitorizando el futuro de 2018 descubrió un aumento en el consumo de marihuana en los 30 días anteriores entre los adolescentes del país, añadió Aussem.

Los jóvenes que experimentan con la marihuana podrían estar provocando un daño a largo plazo en sus cerebros, indicó.

"El uso de la marihuana interfiere con el cerebro adolescente en desarrollo, y puede crear problemas con las habilidades de pensamiento crítico, afectar al tiempo de respuesta y la coordinación, y aumentar el riesgo de desarrollar otros trastornos de la salud mental", aseguró Aussem. "Cuando los adolescentes y los adultos jóvenes usan marihuana, tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar un trastorno por uso de marihuana en la adultez".

"Tenemos la responsabilidad colectiva de garantizar una buena aptitud de salud mental de nuestros jóvenes frente al panorama de la legalización, la proliferación de los dispensarios, las iniciativas agresivas de mercadeo y el aumento en la potencia del THC", concluyó Aussem. "Es lo mínimo que se merecen".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre el consumo de marihuana entre los adolescentes.

Comparte tu opinión