La hipertensión afecta ahora a 1 de cada 7 embarazos de EE. UU.

VIERNES, 29 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Las tasas de hipertensión entre las mujeres embarazadas en Estados Unidos están en aumento, y se presenta ahora en uno de cada siete partos en el hospital, advierte un nuevo informe del gobierno.

La tasa general de lo que se conoce como trastornos hipertensivos del embarazo aumentó de alrededor de un 13 por ciento de los partos en el hospital en 2017 a un 16 por ciento en 2019, pero las tasas son más altas en ciertos grupos raciales/étnicos. Además, los investigadores encontraron que la tasa más alta se observó entre las mujeres mayores de 45 años (de un 31 por ciento), y también eran altas entre las de los condados rurales (de un 16 por ciento), las de los códigos postales con unos ingresos más bajos (de un 16 por ciento), y las del Sur (de un 16 por ciento) y el Oeste Medio (de un 15 por ciento).

La hipertensión afecta ahora a 1 de cada 7 embarazos de EE. UU.

La hipertensión en el embarazo puede provocar graves complicaciones, como un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular (ACV), y es la principal causa de muerte relacionada con el embarazo en Estados Unidos, señalaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. en un comunicado de prensa en que describieron el informe. Alrededor de un tercio de las mujeres que murieron durante el parto tenían un trastorno hipertensivo del embarazo.

La Dra. Zsakeba Henderson, vicepresidenta sénior y directora médica de March of Dimes, calificó a las nuevas cifras de "preocupantes".

"Refuerza la literatura anterior sobre el alto porcentaje de muertes relacionadas con el embarazo que tienen complicaciones hipertensivas subyacentes, ya sea antes del embarazo, durante el mismo o postparto", comentó.

Los trastornos hipertensivos del embarazo incluyen tanto a la hipertensión que comienza durante o después del embarazo, como a la hipertensión crónica que está presente antes del embarazo y continúa durante el embarazo.

El informe, que se publicó en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC, muestra la necesidad de una mejor prevención, reconocimiento y tratamiento de la hipertensión durante el embarazo, aseguraron los investigadores.

"Hay muchas estrategias que los profesionales clínicos pueden utilizar para identificar, monitorizar y gestionar a las personas con trastornos hipertensivos del embarazo, para prevenir las complicaciones graves y las muertes. Un gran ejemplo es la monitorización de la presión arterial en casa durante y tras el embarazo", planteó la Dra. Janet Wright, directora de la división de prevención de la enfermedad cardiaca y el ACV de los CDC, en el Centro Nacional de Prevención de las Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud.

El informe anotó que los factores asociados con un aumento en el riesgo de hipertensión durante el embarazo, como una edad más avanzada, la obesidad y la diabetes, han aumentado en Estados Unidos.

Los CDC también apuntaron que los trastornos hipertensivos del embarazo afectan a más de uno de cada cinco partos en el hospital entre las mujeres negras, y a más o menos uno de cada seis partos entre las mujeres amerindias y nativas de Alaska.

Henderson cree que estas diferencias raciales podrían tener causas sociales.

"Hay un componente de denegación de la atención cuando las mujeres afroamericanas buscan ayuda para el dolor, o los proveedores de atención de la salud no las tratan con dignidad y respeto", lamentó. "Estos factores estresantes pueden desencadenar una cadena de procesos biológicos, conocida como 'desgaste', que socava a la salud física y mental de las mujeres afroamericanas".

Todo esto "las pone en un riesgo más alto de una variedad de afecciones médicas", advirtió Henderson.

Los autores del informe de los CDC se mostraron de acuerdo, y citaron un nivel más bajo de acceso a la atención de la salud, una atención de una calidad más baja, unas tasas de obesidad más altas y otros factores de riesgo de la hipertensión durante el embarazo como factores que contribuyen a estas disparidades raciales.

El informe también señalaba que los sesgos raciales en el sistema de atención de la salud pueden afectar a la detección, el diagnóstico y el tratamiento de la hipertensión en el embarazo, y que se ha encontrado que el estrés mental por el racismo se asocia con la hipertensión crónica.

"Como profesionales de la atención de la salud, debemos reconocer los factores que contribuyen a las desigualdades sociales, y trabajar a nivel individual y colectivo para reducir estas tasas", observó la autora del estudio, la Dra. Wanda Barfield, directora de la división de salud reproductiva de los CDC en el Centro Nacional de Prevención de las Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud. "Resolver los trastornos hipertensivos del embarazo es una estrategia clave para reducir las desigualdades en la mortalidad relacionada con el embarazo".

Más información

Aprenda más sobre la hipertensión en el embarazo en la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Zsakeba Henderson, MD, SVP & MCH impact deputy medical officer, March of Dimes, Atlanta; U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, April 28, 2022

Comparte tu opinión