La hipertensión vinculada con el embarazo podría significar problemas similares tras el parto

La hipertensión vinculada con el embarazo podría significar problemas similares tras el parto

LUNES, 5 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- Muchas mujeres que desarrollan preeclampsia grave durante el embarazo tienen una hipertensión no detectada el año después de haber dado a luz, afirma un estudio holandés.

La preeclampsia, que es el desarrollo de hipertensión y proteína elevada en la orina durante el embarazo, ocurre en entre un 3 y un 5 por ciento de los embarazos en los países desarrollados. Si no se trata, puede ser muy peligrosa para la madre y el feto.

La investigación reciente ha mostrado que las mujeres con preeclampsia son más propensas a tener hipertensión tras el embarazo, según los investigadores.

"El problema es que la hipertensión tras el embarazo con frecuencia no se nota porque muchas de esas mujeres tienen unas lecturas de presión arterial normales en el consultorio del médico", advirtió la autora del estudio, la Dra. Laura Benschop, investigadora en obstetricia y ginecología en el Centro Médico Erasmus en Róterdam, en los Países Bajos.

"Buscábamos determinar qué tan común era que las mujeres que presentaban preeclampsia sufrieran de hipertensión en el año posterior al embarazo, al observar no solo sus lecturas de presión arterial en el consultorio del médico", explicó Benschop.

Las mujeres con una preeclampsia grave se enfrentan a algo más que a la hipertensión futura. Tienen hasta siete veces más probabilidades de desarrollar enfermedad cardiaca más adelante en la vida que las que tienen una presión arterial normal durante el embarazo, dijeron los investigadores.

En el estudio, Benschop y sus colaboradores siguieron a 200 mujeres que fueron diagnosticadas con preeclampsia grave durante el embarazo. Durante un año tras el embarazo, la presión arterial de las mujeres se monitorizó día y noche (lecturas ambulatorias) y en la clínica.

Más de un 41 por ciento de las mujeres tenían hipertensión el año posterior al embarazo. El tipo más común (un 17.5 por ciento) era la hipertensión enmascarada, lo que significa unas lecturas normales de presión arterial en la clínica, pero unas lecturas altas fuera de la clínica.

La hipertensión sostenida ocurrió en un 14.5 por ciento de las mujeres, y un 9.5 por ciento tenían hipertensión de bata blanca, en la que tenían unas lecturas más altas de presión arterial en el consultorio del médico que fuera del consultorio.

Si solo se hubieran usado las lecturas en la clínica, un 56 por ciento de las mujeres con hipertensión se habrían pasado por alto, anotaron los investigadores.

También encontraron que un 46 por ciento de las mujeres tenían una reducción insuficiente en la presión arterial entre el día y la noche, lo que es malsano, y que un 42.5 por ciento tenían hipertensión nocturna, que aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y muerte.

El estudio se publicó el 5 de febrero en la revista Hypertension.

"Nuestros hallazgos sugieren que las mujeres que tienen unas lecturas altas de la presión arterial durante el embarazo deben seguir monitorizando su presión arterial mucho después de que den a luz a sus bebés", señaló Benschop en un comunicado de prensa de la revista. "No solo es importante monitorizar la presión arterial en el consultorio del médico, sino también en distintos momentos del día y la noche, en casa".

"Hemos mostrado aquí que la hipertensión puede tomar varias formas tras el embarazo", concluyó. "Las mujeres que conocen sus números pueden tomar las medidas adecuadas para reducir la presión arterial y evitar las consecuencias de salud de la hipertensión más adelante en la vida".

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre la preeclampsia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión