La 'grasa marrón', que quema calorías, puede mantenerlo sano aunque sea obeso

LUNES, 11 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Un tipo especial de grasa corporal que quema calorías parece ayudar a proteger de una variedad de afecciones crónicas, como la enfermedad cardiaca, la diabetes tipo 2 y la hipertensión, sugiere un estudio reciente.

La grasa marrón genera calor al extraer glucosa del torrente sanguíneo, al contrario que la grasa blanca, que almacena energía, explicó el investigador sénior, el Dr. Paul Cohen, profesor asistente y médico tratante sénior del Hospital de la Universidad de Rockefeller, en la ciudad de Nueva York.

La 'grasa marrón', que quema calorías, puede mantenerlo sano aunque sea obeso

Este tipo de tejido parece un regalo del cielo. Sin embargo, durante mucho tiempo se pensó que la grasa marrón tenían poco impacto en la salud humana, porque la cantidad de grasa marrón se reduce con la edad.

Pero ahora, la investigación muestra que los adultos que tienen tejidos de grasa marrón activos en el cuerpo son mucho menos propensos que sus pares a sufrir de una variedad de enfermedades crónicas.

Además, este efecto protector se mantiene incluso si la persona tiene un exceso de peso, reportaron los investigadores en una edición reciente de la revista Nature Medicine.

"Cuando agrupamos a nuestros sujetos según el índice de masa corporal, observamos que incluso las personas obesas con grasa marrón mostraban una protección contra esas afecciones", comentó Cohen.

"Por ejemplo, es bien sabido que la diabetes tipo 2 es más común en los individuos con sobrepeso y obesos, pero lo que observamos fue que incluso los individuos obesos que tienen grasa marrón presentaban unas probabilidades significativamente más bajas de diabetes tipo 2 que los individuos obesos sin grasa marrón", continuó.

Se cree que la grasa marrón es una respuesta evolutiva al tiempo frío, que ayuda a generar calor para mantener la temperatura central del cuerpo, apuntan los expertos.

"Los bebés no pueden tener escalofríos, y cuando tienen frío activarían la grasa marrón y se mantendrían calientes de esa forma", comentó Ruth Loos, directora del Programa de Genética de la Obesidad y de los Rasgos Metabólicos Relacionados del Instituto de Medicina Personalizada Charles R. Bronfman, de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Durante mucho tiempo, se creyó que se encontraba en los bebés, y que desaparecía a medida que envejecíamos", apuntó Loos. "Ahora hay mejores formas de medirla, y sabemos que no desaparece del todo en los adultos. Algunas personas tienen una cantidad mensurable de grasa marrón, algo que no sabíamos antes".

Unos escáneres revelan depósitos

Cohen dijo que unos estudios que se realizaron hace más o menos una década "generaron mucho entusiasmo, porque mostraron que los humanos adultos tienen grasa marrón que se puede estimular a través de la exposición al frío y que es funcional, lo que significa que extrae glucosa del torrente sanguíneo".

La grasa marrón se encuentra en una capa de grasa debajo de la piel, típicamente en una región que abarca desde la base de la cabeza, pasa por los hombros y llega hasta la columna, indicó el Dr. Aaron Cypess, jefe en funciones de la sección de fisiología traslacional de la rama de diabetes, endocrinología y obesidad del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Los investigadores pueden detectar las existencias de grasa marrón activa mediante TEP, que en general se usan para diagnosticar y vigilar el cáncer, al observar a los tejidos que queman unos niveles altos de glucosa.

Cohen y su equipo se comunicaron con el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, y obtuvieron más de 130,000 TEP de más de 52,000 pacientes. Entonces, revisaron esos escáneres para buscar depósitos de grasa marrón.

Casi un 10 por ciento de los pacientes tenían grasa marrón activa, señaló Cohen. Añadió que es probable que esto sea una subestimación, porque se había pedido a los pacientes que se sometieron a los escáneres que evitaran la exposición al frío, el ejercicio y la cafeína, que aumentan la actividad de la grasa marrón.

Los investigadores verificaron hallazgos anteriores sobre la grasa marrón: que las mujeres son más propensas a tenerla que los hombres, que la cantidad de grasa marrón se reduce a medida que se envejece y se aumenta de peso, y que es más probable que se encuentre grasa marrón en escáneres que se realizan cuando hace frío y no calor.

Pero cuando el equipo de la investigación comparó los niveles de grasa marrón con los historiales médicos de los pacientes, encontraron nuevas asociaciones entre el tejido de grasa marrón y una mejor salud general en las personas, sin importar el peso.

Por ejemplo, las personas con grasa marrón activa tenían unos mejores niveles de colesterol y de azúcares en la sangre. También era menos probable que tuvieran colesterol alto, enfermedad de la arteria coronaria, insuficiencia cardiaca congestiva, hipertensión y diabetes tipo 2.

"Algunas de esas asociaciones nunca se han documentado antes", dijo Cohen, aunque el estudio no probó de forma definitiva que la grasa marrón haga que el riesgo de enfermedad se reduzca.

Los estilos de vida saludables siguen siendo esenciales

Todavía no está claro por qué podría existir este vínculo, apuntó Cypess.

"¿Es mediante el sencillo proceso de quemar glucosa y grasa para mantenerse caliente, o la grasa marrón también funciona como un órgano endocrino que libera hormonas en la sangre y conduce a estos beneficios?", se preguntó Cypess.

No tiene que hacer mucho frío para que la grasa marrón se active, anotó Cohen. Incluso un par de horas en una habitación a 60 grados Fahrenheit (15.5 grados centígrados) es suficiente.

Esa temperatura "es fresca, pero sin duda no es glacial", dijo Cohen. "Creo que es interesante, desde una perspectiva de salud pública, que simplemente reducir nuestros termostatos unos grados pueda resultar en beneficios para la salud".

Los investigadores y las compañías farmacéuticas también están buscando medicamentos que pudieran activar a la grasa marrón y promover estos beneficios, dijo Cohen.

Pero todos los expertos concurrieron en que se sabe demasiado poco sobre la grasa marrón como para que alguien intente perder peso u obtener beneficios de salud paseándose por habitaciones frescas o cuando afuera hace frío.

"Si come menos, le podría ir mejor bajando algo de peso que intentando aumentar la grasa marrón", planteó Cypess. "Le seguiré diciendo que las dos cosas que debe hacer es tener un plan de alimentación saludable y hacer ejercicio, y esperamos poder incluir la actividad de la grasa marrón en ese plan".

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la grasa marrón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Paul Cohen, MD, PhD, assistant professor and senior attending physician, Rockefeller University Hospital, New York City; Ruth Loos, PhD, director, Genetics of Obesity and Related Metabolic Traits Program, Charles R. Bronfman Institute of Personalized Medicine, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Aaron Cypess, MD, PhD, acting chief, translational physiology section, diabetes, endocrinology and obesity branch, U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases; Nature Medicine, Jan. 4, 2021, online

Comparte tu opinión