La ganadería moderna puede plantear un riesgo de salud pública

La ganadería moderna puede plantear un riesgo de salud pública

JUEVES, 7 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Las prácticas ganaderas de alta intensidad, como el uso excesivo de los antibióticos, junto con unos números altos y una diversidad genética baja en los animales aumentan el riesgo de epidemias en los humanos, advierten unos investigadores británicos.

Estudiaron la evolución de la Campylobacter jejuni, una bacteria que porta el ganado y que es la principal causa de gastroenteritis en las personas en los países ricos.

En general, el germen se encuentra en las heces de pollo, cerdo y ganado, y se cree que está presente en las heces del 20 por ciento del ganado de todo el mundo. Provoca tres veces más casos de enfermedad en humanos que la E. coli, la salmonella y la listeria combinadas, y afecta a alrededor de 1 de cada 7 personas en algún momento de sus vidas.

"Se estima que hay 1.5 mil millones de cabezas de ganado en la Tierra, y cada una produce unos 30 kilogramos [66 libras] de estiércol cada día; si más o menos un 20 por ciento de esto porta la Campylobacter, equivale a un inmenso riesgo potencial de salud pública", advirtió el autor del estudio, Sam Sheppard, profesor de microbiología del Centro de la Evolución Milner de la Universidad de Bath.

Los humanos contraen la C. jejuni al consumir carne y aves contaminadas, y desarrollan una diarrea sanguinolenta. Provoca una enfermedad grave en algunas personas con problemas de salud subyacentes, y puede provocar un daño a largo plazo en la salud.

El equipo internacional de investigadores examinó la evolución genética de la C. jejuni, que es altamente resistente a los antibióticos debido al alto uso de fármacos en la ganadería, y encontró que una cepas específicas del ganado emergieron junto con un marcado aumento en las cantidades de cabezas de ganado en el siglo pasado.

Los cambios en la dieta, la anatomía y la fisiología del ganado han conducido a cambios genéticos en la C. jejuni que le permitieron infectar a los humanos, según los autores.

Un mayor movimiento de animales en todo el mundo y unas prácticas de ganadería intensivas han permitido al germen propagarse globalmente, añadieron los investigadores.

"En las últimas décadas, ha habido varios virus y bacterias patogénicas que han cambiado de especies, de los animales salvajes a los humanos: el VIH comenzó en los monos, la H5N1 provino de las aves, y ahora se sospecha que la COVID-19 vino de los murciélagos", anotó Sheppard en un comunicado de prensa de la universidad.

"Nuestro trabajo muestra que el cambio ambiental y el aumento en el contacto con los animales de granja han hecho que las infecciones bacterianas también pasen a los humanos", añadió.

"Creo que se trata de una llamada de atención para unos métodos de ganadería más responsables, para que podamos reducir el riesgo de brotes de patógenos problemáticos en el futuro", concluyó Sheppard.

El estudio aparece en la edición del 4 de mayo de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Más información

Aprenda más sobre la Campylobacter en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión