La fragilidad es un factor de riesgo de la demencia

La fragilidad es un factor de riesgo de la demencia

VIERNES, 18 de enero de 2019 (HealthDay News) -- La fragilidad se asocia con un riesgo más alto tanto de Alzheimer como de sus devastadores síntomas, muestra un estudio reciente.

"Al reducir la reserva fisiológica de un individuo, la fragilidad podría desencadenar la expresión clínica de la demencia, cuando tal vez siga siendo asintomática en alguien que no es frágil", comentó el autor principal del estudio, el Dr. Kenneth Rockwood, profesor en la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá.

"Esto indica que un cerebro 'frágil' podría ser más susceptible a problemas neurológicos como la demencia, dado que es menos capaz de afrontar la carga patológica", añadió.

El estudio incluyó a 456 adultos de Illinois de a partir de 59 años de edad, que no tenían Alzheimer inicialmente cuando se inscribieron en el Proyecto de memoria y envejecimiento de Rush. Se sometieron a evaluaciones anuales de su salud física y mental, y sus cerebros se examinaron después de su muerte.

En su última evaluación, un 53 por ciento de los participantes habían sido diagnosticados con una enfermedad de Alzheimer posible o probable.

Para las evaluaciones físicas, los investigadores crearon un índice de fragilidad utilizando 41 componentes, entre ellos la fatiga, los problemas de las articulaciones y cardiacos, la osteoporosis, la movilidad y la capacidad de preparar la comida.

En general, un 8 por ciento de los participantes tenían unos cambios significativos en el cerebro relacionados con la enfermedad de Alzheimer, sin haber sido diagnosticados con demencia, y un 11 por ciento tenían Alzheimer pero presentaban muy poca evidencia de cambios cerebrales relacionados con la enfermedad.

Los que tenían unos niveles más altos de fragilidad eran más propensos a presentar tanto cambios cerebrales relacionados con la enfermedad de Alzheimer como síntomas de demencia, mientras que otros con unos cambios cerebrales sustanciales, pero que no eran frágiles, tenían menos síntomas de la enfermedad.

Tras ajustar por la edad, el sexo y el nivel educativo, los investigadores concluyeron que la fragilidad y los cambios cerebrales relacionados con la enfermedad de Alzheimer contribuyen a la demencia de forma independiente, aunque no pudieron probar que la fragilidad provocara el Alzheimer y sus síntomas.

Los investigadores también dijeron que hubo una asociación significativa entre la fragilidad y los cambios cerebrales relacionados con el Alzheimer después de que excluyeran las actividades de la vida cotidiana del índice de fragilidad y ajustaran por otros factores de riesgo, como el accidente cerebrovascular, la insuficiencia cardiaca, la hipertensión y la diabetes.

El estudio aparece en la edición del 17 de enero de la revista The Lancet Neurology.

"Este es un paso inmenso en la dirección correcta en la investigación sobre el Alzheimer", aseguró Rockwood en un comunicado de prensa de la revista. "Nuestros hallazgos sugieren que la expresión de los síntomas de demencia resulta de varias causas, y los cambios cerebrales relacionados con la enfermedad de Alzheimer probablemente sean solo un factor en toda una cascada de eventos que conducen a los síntomas clínicos".

Comprender la fragilidad podría ayudar a predecir y a prevenir la demencia, escribió en un editorial publicado junto con el estudio el Dr. Francesco Panza, de la Universidad de Bari Aldo Moro, en Italia.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión