La FDA autoriza el uso de emergencia de una segunda vacuna contra la COVID

SÁBADO, 19 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- La vacuna de Moderna contra el coronavirus recibió la aprobación para el uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. el viernes, y se unirá a la vacuna de Pfizer en una campaña nacional sin precedentes para inocular a suficientes estadounidenses con el objetivo de frenar la propagación de la COVID-19.

"Ahora, con la disponibilidad de dos vacunas para la prevención de la COVID-19, la FDA ha dado otro paso esencial en la lucha contra esta pandemia global, que está provocando unos inmensos números de hospitalizaciones y muertes en Estados Unidos cada día", señaló en un comunicado de prensa el Dr. Stephen Hahn, comisionado de la FDA. "Mediante el abierto y transparente proceso de revisión de la FDA, dos vacunas contra la COVID-19 han recibido la autorización en un periodo acelerado, al mismo tiempo que se cumplen los rigurosos estándares de seguridad, efectividad y calidad de fabricación necesarios para respaldar la autorización del uso de emergencia que el pueblo estadounidense espera de la FDA".

La FDA autoriza el uso de emergencia de una segunda vacuna contra la COVID

"Lograr que haya otra vacuna muy importante es, una vez más, otro paso hacia la meta final de lograr que se vacunen suficientes personas para poder en esencia acabar con la pandemia como la conocemos en este país", declaró al Washington Post el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. "Creo que es posible".

La autorización de una segunda vacuna duplicará el número de estadounidenses que recibirán la primera dosis antes de finales de año, a más o menos 20 millones, reportó el Post.

A principios de semana, el general Gustave Perna, que supervisa el esfuerzo federal de distribución de las vacunas, dijo que el gobierno está preparándose para enviar casi 6 millones de dosis de la vacuna de Moderna a 3,258 centros en la primera semana tras la aprobación.

"Será muy similar al ritmo que se ejecutó esta semana con Pfizer, en que comenzamos en los centros iniciales el lunes, [y luego] el martes y el miércoles", apuntó Perna, según el Post.

Moderna desarrolló su vacuna en asociación con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. El gobierno federal invirtió en la investigación y el desarrollo de la vacuna, y compró 200 millones de dosis por adelantado, lo que llevó al gasto del gobierno a 4.1 mil millones de dólares, reportó el Post.

La vacuna de Moderna mostró una efectividad del 94 por ciento en su gran ensayo clínico, y la vacuna de Pfizer tuvo una efectividad del 95 por ciento. La eficacia fue similar en todos los grupos de edad, sexo y raciales.

En el ensayo de Moderna, 30,000 personas se asignaron al azar a recibir dos dosis de una vacuna, administradas con una separación de cuatro semanas, o dos inyecciones de solución salina. Ni los participantes ni las personas que realizaron el ensayo sabían quién estaba en cuál grupo.

Entonces, los investigadores esperaron mientras las personas se exponían al coronavirus en sus vidas diarias, para ver si había más casos de COVID-19 en el grupo que no recibió la vacuna real. Contaron los casos a partir de las dos semanas tras la primera dosis, para medir qué tan bien la vacuna protegía a los participantes después de que el sistema inmunitario montara una respuesta completa.

Los números fueron decisivos: hubo 196 casos en el ensayo, y todos menos 11 fueron en el grupo que recibió el placebo. Hubo 30 casos de COVID-19 grave y una muerte por COVID-19 en el ensayo, todos en el grupo que recibió el placebo.

Comienza la campaña de vacunación, y las encuestas muestra que un 70 por ciento se vacunarán

Esta semana, EE. UU. inició una masiva campaña de vacunación para frenar la propagación de la COVID-19.

Mientras las primeras dosis de la vacuna de Pfizer llegaron a los brazos de los trabajadores de la atención de la salud de todo Estados Unidos, una nueva encuesta de la Kaiser Family Foundation mostró que un 71 por ciento de los estadounidenses "definitiva o probablemente" se pondrán una vacuna contra la COVID-19.

Esto es un aumento respecto al 63 por ciento en septiembre, y es una señal de que un creciente número de estadounidenses comienzan a confiar en la ciencia en la que se basan las vacunas, a medida que se sienten más cómodos con la velocidad a la que se están desarrollando las vacunas.

Aun así, poco más de una cuarta parte de los estadounidenses se muestran reacios a ponerse una vacuna, y dicen que probable o definitivamente no se pondrán una vacuna contra la COVID-19 aunque sea gratis y los científicos la consideren segura. La mayor renuencia se observó entre los afroamericanos, las personas que vivían en áreas rurales y los republicanos.

Y no todo el mundo quiere vacunarse de inmediato. Un tercio de los encuestados dijeron que desean ponerse una vacuna "lo antes posible", mientras que un 39 por ciento de los participantes dijeron que "esperarían para ver" cómo van los esfuerzos de vacunación iniciales antes de vacunarse. Kaiser encuestó a 1,676 adultos.

Las autoridades de EE. UU. dijeron que están en buen camino para cumplir los objetivos iniciales de las entregas de vacunas de esta semana. Hasta ahora, se han realizado las entregas a 636 centros, y se planifican 886 adicionales para el jueves, reportó el Post.

Se tiene programada la entrega de 2 millones de dosis adicionales de Pfizer la próxima semana, y de 5.9 millones de dosis de Moderna, si la vacuna supera los obstáculos de la regulación en los próximos días, anunció el Post.

La mayor parte de la primera ronda de inyecciones se administrarán a los trabajadores de la atención de la salud de alto riesgo, reportó el Times. Como las vacunas pueden provocar efectos secundarios, entre ellos fiebre y dolor, los hospitales han aclarado que escalonarán la vacunación de sus trabajadores.

Los residentes de los hogares de ancianos, que han sufrido una cantidad desproporcionada de muertes por la COVID-19, comenzarán a recibir las vacunas la próxima semana, reportó el Times. Una inmensa mayoría de los estadounidenses no serán elegibles para la vacuna hasta la primavera o más adelante.

Azar dijo que el plan es haber vacunado a 20 millones de personas a finales de diciembre, a hasta 50 millones a finales de enero, y a 100 millones a finales de febrero, señaló el Post.

Un azote global

El sábado, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 17.5 millones, mientras que el número de muertes se acercaba a las 314,000, según un conteo del Times. El sábado, los cinco estados con más casos de infecciones por el coronavirus eran: California, con más de 1.8 millones de casos; Texas, con más de 1.5 millones de casos; Florida, con casi 1.2 millones de casos; Illinois, con más de 888,400 casos; y Nueva York, con más de 832,000 casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus superó los 10 millones el sábado, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. Más de 145,400 pacientes con coronavirus han fallecido en India, según el conteo de la Hopkins, pero cuando esto se mide como una proporción de la población, el país ha tenido muchas menos muertes que muchos otros. Los médicos dicen que esto es un reflejo de la población más joven y delgada de India. Aun así, el sistema de salud pública del país está extremadamente saturado, y algunos pacientes enfermos no pueden encontrar camas de hospital, anunció el Times. Solo Estados Unidos tiene más casos de coronavirus.

Por otra parte, el sábado Brasil superó los 7.1 millones de casos y tenía casi 185,600 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 75.7 millones el sábado, con más de 1.6 millones de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Washington Post; The New York Times

Comparte tu opinión