La FDA aprueba una tercera dosis de las vacunas contra la COVID para los estadounidenses vulnerables

VIERNES, 13 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. autorizó el jueves una tercera dosis de "refuerzo" de las vacunas contra el coronavirus para las personas con unos sistemas inmunitarios debilitados, mientras la variante Delta, que es altamente contagiosa, continúa en aumento por todo el país.

Ampliar el uso de emergencia de las vacunas de Pfizer y Moderna debería ayudar a proteger a los pacientes que se considera que son más vulnerables a la infección con la COVID-19. La autorización incluye a las personas que se han sometido a trasplantes de órganos sólidos, y a aquellas cuyo sistema inmunitario está comprometido al mismo nivel, según la FDA.

La FDA aprueba una tercera dosis de las vacunas contra la COVID para los estadounidenses vulnerables

La vacuna de Johnson & Johnson no se incluyó en la autorización debido a que todavía no hay suficientes datos sobre esa vacuna, según la agencia.

Con la aprobación de la dosis de refuerzo, ahora los médicos tendrán la flexibilidad para ofrecer dosis adicionales a los pacientes vulnerables. Alrededor de un 3 por ciento de los estadounidenses tienen unos sistemas inmunitarios debilitados, por numerosos motivos, desde unos antecedentes de cáncer al uso de ciertos fármacos, como los esteroides.

"El país ha entrado en otra ola de la pandemia de COVID-19, y la FDA es especialmente consciente de que las personas inmunocomprometidas tienen un riesgo particular de una enfermedad grave", aseguró en una declaración la comisionada en funciones, la Dra. Janet Woodcock. "Tras una completa revisión a los datos, la FDA determinó que este pequeño grupo vulnerable podría beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna".

"Otros individuos que están vacunados del todo están protegidos de forma adecuada y no necesitan una dosis adicional de la vacuna contra la COVID-19 en este momento", añadió Woodcock, al mismo tiempo que anotó que la agencia estaba "activamente implicada en un riguroso proceso basado en la ciencia con nuestros socios federales, para sopesar si se podría necesitar una dosis adicional en el futuro".

A pesar de la autorización, muchos científicos plantean que la población inmunocomprometida es demasiado diversa como para recomendar de manera uniforme unas dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus, reportó el The New York Times.

Los estudios sí sugieren que los pacientes que, por ejemplo, han recibido trasplantes de órganos, con frecuencia muestran poca respuesta inmunitaria a la programación estándar de dosis de las vacunas, de forma que podrían beneficiarse de una tercera dosis. Un estudio reciente de investigadores canadienses encontró que una tercera dosis de la vacuna de Moderna mejoró la respuesta inmunitaria de las personas de este grupo, según el Times.

El Dr. Dorry Segev, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, dijo que alrededor de la mitad de los pacientes con trasplantes no tienen respuesta de anticuerpos a las dosis actualmente autorizadas de las vacunas, señaló el Times. Su equipo estudió a 30 pacientes con trasplantes que se vacunaron pero que tuvieron unas valoraciones negativas o positivas bajas de anticuerpos [en la sangre], lo que apuntaba a una mala respuesta de su sistema inmunitario a las vacunas. Tras una dosis adicional, 14 de ellos tuvieron unas valoraciones de anticuerpos más altas.

La decisión de la FDA de autorizar una tercera dosis para los estadounidenses vulnerables será sopesada el viernes por un comité asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Aunque la medida de la FDA es independiente de la recomendación del comité, la mayoría de los médicos esperan la opinión de los CDC para actuar, informó el Times.

Si el comité de los CDC vota para respaldar las dosis de las vacunas, los CDC pueden publicar una recomendación formal el mismo día.

Aunque la inmensa mayoría de los estadounidenses que se han vacunado recibieron las vacunas de Pfizer o Moderna, todavía no está claro cómo deben actuar los que tienen deficiencias inmunitarias y que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson, según el Times.

El Dr. Dan Barouch, un virólogo del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, que trabajó con Johnson & Johnson en el desarrollo de su vacuna, dijo que la medida de la FDA de hacer que una tercera dosis esté disponible para algunas personas con unos sistemas inmunitarios debilitados tiene sentido.

Añadió que también hay una larga y exitosa historia de combinar distintas vacunas contra otros virus, y que esto podría suceder con las vacunas contra la COVID. Todavía no hay datos para determinar si la protección contra el virus se ve reforzada con un método de este tipo, reconoció Barouch. Pero los investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. están llevando a cabo un estudio que se espera que arroje algunas respuestas a principios de otoño, informó el Times.

Los expertos exigen que Biden haga más por distribuir las vacunas contra la COVID globalmente

Más de 175 expertos en salud pública, científicos y activistas pidieron esta semana al Presidente Joe Biden que haga más por ayudar a combatir la propagación global del coronavirus, y advirtieron que es probable que emerjan unas variantes más nuevas y peligrosas si no se hace nada.

"Le instamos a actuar ahora", escribieron los expertos en una carta conjunta que escribieron a los altos funcionarios de la Casa Blanca el martes, informó el Washington Post. "Anunciar en los próximos 30 días un ambicioso programa de fabricación global de vacunas es la única forma de controlar esta pandemia, proteger los valiosos avance que se han hecho hasta ahora, y construir una infraestructura de vacunas para el futuro".

Enviaron a Biden una carta distinta, que anotaba que la variante Delta está avivando un aumento en las infecciones en África, América Latina y Asia, donde muchos residentes aún no han recibido ni una sola dosis, reportó el Post. Mientras tanto, Estados Unidos ha acumulado más de 55 millones de dosis de vacunas de ARNm, pero está administrando menos de 900,000 vacunas al día, señalaba la carta.

Entre los firmantes de la carta se encuentran Tom Frieden, que fue el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. durante la administración de Obama; Linda Fried, decana de la facultad de salud pública de la Universidad de Columbia; Paul Farmer, cofundador de Partners in Health, un grupo sin fines de lucro que se enfoca en el mundo en desarrollo, y otros líderes de salud global y enfermedades infecciosas. Más de 50 organizaciones también firmaron la carta.

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentario del Post.

Varios firmantes dijeron que han recurrido directamente a altos funcionarios de la administración de Biden, entre ellos al Dr. Anthony Fauci y a David Kessler, el principal asesor académico, pero que están frustrados ahora con el lento ritmo del movimiento de vacunaciones globales. Menos de un 4 por ciento de los africanos y alrededor de un 30 por ciento de los asiáticos han recibido al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus, en comparación con casi un 60 por ciento de los estadounidenses, según el proyecto Nuestro Mundo en Datos (Our World in Data) de la Universidad de Oxford.

"Durante meses, hemos estado presionando duramente a Fauci y a Kessler y ellos, a la vez, han estado presionando a sus jefes. Pero no ha sucedido nada en el mundo", lamentó Peter Staley, cofundador de PrEP4All Collaboration, una organización de defensoría del VIH/SIDA que ha dado un giro hacia el activismo para el coronavirus.

"La industria farmacéutica tardó años antes de permitir que el resto del mundo tuviera acceso a sus medicamentos para el SIDA", declaró al Post. "No permitiremos que esto suceda con las vacunas contra la COVID".

La administración de Biden ha defendido su respuesta global, y las autoridades han anunciado que la semana pasada Estados Unidos había enviado más de 110 millones de dosis de la vacuna a una docena de países. Estados Unidos también planifica compartir más de 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer con casi 100 países con unos ingresos bajos y medianos, reportó el Post.

Pero los activistas afirman que Biden debe hacer más. Parte de su frustración se ha enfocado en Moderna, una compañía que dicen que ha recibido más de 1.3 mil millones de dólares de fondos federales para su vacuna, pero que hay hecho muy poco por compartir su experiencia con otros.

"Esta administración se ha mostrado complaciente con Moderna, en lugar de liderar en este tema", añadió Staley. "¿Creen que Roosevelt la preguntó a Henry Ford si podía comenzar a construir tanques, pero solo cuando la compañía quisiera?".

Un vocero de Moderna no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

Los expertos exigieron que la administración pueda producir 8 mil millones de dosis al año de vacunas de ARNm a finales del año, que exporte al menos 40 millones de dosis al mes y que ayude a instalar centros de vacunación de vacunas por todo el mundo.

"Ahora mismo, las personas están realmente frenéticas", declaró al Post un investigador en salud pública de la Universidad de Yale, Gregg Gonsalves. "Creo que se verá un recrudecimiento de nuestro lado en las próximas semanas. Nadie parece haber recibido el mensaje de que el mundo se está quemando, y que el estatus quo es inaceptable".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: The New York Times; Washington Post

Comparte tu opinión