Aprueban el uso de emergencia de un tercer tratamiento contra la COVID

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó el miércoles un tercer tratamiento de anticuerpos, diseñado para evitar que los pacientes con COVID-19 de alto riesgo acaben en el hospital.

Algo importante es que, en pruebas de laboratorio, el medicamento recién autorizado, llamado sotrovimab, neutralizó la variante altamente infecciosa del virus que está asolando India, además de las variantes que se detectaron inicialmente en Gran Bretaña, Sudáfrica, Brasil, California y Nueva York, según un artículo publicado en HealthDay.

Aprueban el uso de emergencia de un tercer tratamiento contra la COVID
El medicamento recién autorizado, llamado sotrovimab, neutralizó variantes altamente infecciosas. | Foto: GETTY IMAGES

"Con la autorización de este tratamiento de anticuerpos monoclonales, proveemos otra opción para ayudar a evitar que los pacientes con COVID-19 de alto riesgo tengan que ir al hospital", comentó en un comunicado de prensa de la FDA la Dra. Patrizia Cavazzoni, directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la agencia.

"Es importante ampliar el arsenal de terapias de anticuerpos monoclonales que se prevé que retengan actividad contra las variantes en circulación en Estados Unidos", agregó.

El medicamento, que fue desarrollado por GlaxoSmithKline (GSK) en asociación con la compañía estadounidense Vir Biotechnology Inc., debería estar disponible para los estadounidenses "en las próximas semanas", afirmaron en una declaración los directivos de la compañía.

"El sotrovimab es una nueva opción crítica de tratamiento en la lucha contra la pandemia actual, y potencialmente también para futuros brotes de coronavirus", planteó George Scangos, director ejecutivo de Vir.

Hace poco, el gobierno federal pausó los envíos del coctel de anticuerpos de Eli Lilly en ocho estados, debido a la alta prevalencia de las variantes que se observaron inicialmente en Sudáfrica y Brasil, según el The New York Times.

Unos experimentos de laboratorio sugirieron que esas variantes pueden resistirse al tratamiento de Lilly. (El coctel de anticuerpos de Regeneron parece neutralizar a las variantes, según las pruebas de laboratorio).

Nuevo tratamiento

El tratamiento de GSK y Vir es un solo fármaco, que está diseñado para imitar a los anticuerpos que se generan cuando el sistema inmunitario lucha contra el coronavirus.

Su autorización para el uso de emergencia se basó en un estudio con 583 voluntarios que habían comenzado a experimentar síntomas en los cinco días anteriores.

El estudio encontró que los que recibieron el tratamiento de GSK-Vir mostraron una reducción del 85 por ciento en el riesgo de hospitalización o muerte, en comparación con los que recibieron un placebo.

Incluso mientras el número de vacunaciones aumenta y la tasa de infecciones se reduce en Estados Unidos, es probable que los tratamientos de anticuerpos sigan siendo una herramienta importante para prevenir unos malos resultados en los pacientes de alto riesgo, señaló el Times.

La semana pasada, la FDA amplió los criterios que los médicos pueden usar para determinar la elegibilidad para los tratamientos de anticuerpos, reportó el Times. Esto abre la puerta a que más personas jóvenes con ciertas afecciones médicas y los miembros de grupos raciales o étnicos de alto riesgo reciban los tratamientos.

"Al final, da a los emisores de recetas mucha flexibilidad respecto a para qué pueden recetarlo", aclaró al Times el Dr. Walid F. Gellad, director del Centro de Políticas y Recetas Farmacéuticas de la Universidad de Pittsburgh.

Pero los cocteles de anticuerpos de Lilly y Regeneron no se han usado de forma tan amplia como se preveía, por una variedad de motivos, apuntan los expertos en salud pública.

Son difíciles de administrar porque requieren una infusión intravenosa, y con frecuencia los pacientes no saben que deben solicitarlos o dónde encontrarlos. Y, al principio, muchos médicos sentían escepticismo respecto a las evidencias que respaldaban el uso de los tratamientos, aunque desde entonces más ensayos clínicos han reportado unos resultados impresionantes, según el Times.

"Siguen teniendo un rol", aseguró Gellad. "El problema es que las personas que podrían beneficiarse de ellos no los están recibiendo, y tener otro en el mercado quizá no resuelva esta situación".

Vacunación en EE. UU.

La mitad de los adultos estadounidenses ya están vacunados del todo contra el nuevo coronavirus, anunciaron el martes las autoridades de EE. UU.

"Se trata de un hito importante en los esfuerzos de vacunación de nuestro país", señaló durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca Andy Slavitt, asesor sénior sobre la COVID-19 de la Casa Blanca, quien también anotó que apenas un 1 por ciento de los estadounidenses estaban vacunados cuando el Presidente Joe Biden asumió el cargo en enero.

Slavitt instó a los estadounidenses que todavía dudan en vacunarse a ponerse la vacuna.

"Encuentre el motivo que sea para vacunarse. Lo que no están seguros, hagan su tarea, hablen con su médico o su farmacéutico. Todas las preocupaciones son razonables, pero hágase un favor: no permitan que un tipo en Facebook responda a su pregunta cuando hay buenas respuestas disponibles", enfatizó Slavitt.

Biden afirmó que habrá suficientes vacunas para todos los adultos estadounidenses a finales de este mes, y todas las personas de a partir de 12 años ya son elegibles para la vacunación. Al menos 25 estados, más Washington, D.C., ya han vacunado del todo a al menos la mitad de sus residentes adultos, reportó CNN.

Al menos de un 70 a un 85 por ciento de la población de EE. UU. deberá tener inmunidad contra la COVID-19 para alcanzar el umbral de protección necesario para limitar la propagación del virus, han declarado los expertos en salud.

Vacunar a los niños, adolescentes y adultos jóvenes podría ayudar a las autoridades de salud a alcanzar ese porcentaje, mientras que dejar a los jóvenes sin vacunar podría dar al virus la oportunidad de propagarse, mutar y desarrollar una cepa que sea resistente a las vacunas existentes, reportó CNN. Vacunar a los niños y adolescentes también ayudará a las escuelas a reabrir de forma más segura en otoño.

Mientras publicaban las promisorias cifras sobre la vacunación, la Dra. Rochelle Wallensky, directora de los CDC, ofrecía una mezcla de esperanza y precaución, a medida que los estadounidenses se preparan para celebrar el fin de semana del Día de los Caídos, el inicio tradicional del verano, con sus amigos y familiares.

"Si está vacunado, está protegido, y puede disfrutar del Día de los Caídos", apuntó Wallensky durante la conferencia de prensa de la Casa Blanca. "Si no está vacunado, nuestras directrices para usted no han cambiado, y sigue en riesgo de infección. Debe usar una máscara y tomar otras medidas de precaución".

El día de fiesta llega en medio de un declive nacional en los casos, las hospitalizaciones y las muertes por el coronavirus. En todo el país, se está relajando la obligatoriedad de las máscaras, se están levantando las restricciones, y muchos estados han vuelto a funcionar con normalidad, según el Times.

Después de que incontables eventos del Día de los Caídos se cancelaran el año pasado debido a la pandemia, los estadounidenses vacunados quizá esperen con ansiedad las playas abarrotadas y las concurridas barbacoas en sus patios, reconoció Wallensky.

Pero también instó a los que aún no se han vacunado a añadir una nueva actividad a sus rituales del Día de los Caídos.

"Quiero animarlo a usar este fin de semana de fiesta para darse a usted mismo, y a su familia, el regalo de la protección al vacunarse", planteó. "Estamos en un buen camino, pero todavía no hemos salido del todo".

Advertencias sobre los viajes a Japón

El lunes, las autoridades de salud advirtieron a todos los estadounidenses que no visiten Japón, debido a un aumento en los casos de coronavirus en ese país, apenas dos meses antes del inicio de las Olimpíadas de Tokio.

Los avisos de viaje, uno emitido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y el otro por el Departamento de Estado de EE. UU., no prohíben a los estadounidenses que visiten Japón, pero podrían provocar unas tarifas de seguro de viaje más altas, y desalentar a algunos deportistas olímpicos y espectadores de competir o asistir a los juegos, reportó Associated Press.

"Los viajeros deben evitar todos los viajes a Japón", aconsejaron los CDC en su alerta. "Debido a la situación actual en Japón, incluso los viajeros vacunados podrían estar en riesgo de contraer y propagar las variantes de COVID-19, y deben evitar todo viaje a Japón".

La advertencia del Departamento de Estado fue incluso más terminante.

"No viajen a Japón, debido a la COVID-19", dijo en su anuncio, que aumentó la alerta de viaje del departamento del nivel 3 (reconsidere el viaje) al nivel 4 (no viaje).

Pero el Comité Olímpico y Paraolímpico de EE. UU. dijo que sigue previendo que los deportistas estadounidenses puedan competir de forma segura en los Juegos de Tokio.

"Nos sentimos confiados en que las prácticas actuales de mitigación implementadas para los deportistas y el personal... junto con las pruebas antes del viaje, al llegar a Japón, y durante los Juegos, permitirán la participación segura de los deportistas del Equipo de EE. UU. este verano", afirmó el comité el lunes en una declaración a Reuters.

El Primer Ministro japonés, Yoshihide Suga, dice que está determinado a celebrar las Olimpíadas en Tokio a partir del 23 de julio, tras un retraso de un año, y ha hecho la ambiciosa promesa de acabar de vacunar a los 36 millones de personas mayores del país a finales de julio.

Hay un temor de que se propaguen nuevas variantes, debido a que un porcentaje tan minúsculo de la población japonesa (un estimado de un 2 a un 4 por ciento) se ha vacunado, según AP.

En Estados Unidos, el panorama de la vacunación mejora cada día. Hasta el jueves, casi 132 millones de estadounidenses se habían vacunado del todo, y un 62 por ciento de los adultos habían recibido al menos una dosis, según los CDC.

También, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó hace poco la vacuna de Pfizer para los adolescentes de 12 a 15 años.

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. se acercaba a los 33.2 millones, mientras que el número de muertes se acercaba a las 592,000, según los cálculos de la Universidad de Johns Hopkins En todo el mundo, el jueves se habían reportado más de 168.4 millones de casos, y casi 3.5 millones de personas habían muerto por la COVID-19.

FUENTES: The New York Times; Associated Press; CNN

Comparte tu opinión