SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿La extirpación del apéndice conlleva un riesgo de Parkinson?

JUEVES, 9 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Es una conexión que probablemente pocos hayan tomado en cuenta, pero una investigación reciente sugiere que someterse a la extirpación del apéndice podría aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson en un futuro.

Los hallazgos llegan tras un análisis que examinó los expedientes de salud de unos 62 millones de pacientes. De ellos, 488,000 se habían sometido a una apendicectomía. Entre los que se sometieron a la cirugía, poco menos de un 1 por ciento desarrollaron posteriormente el trastorno progresivo del sistema nervioso.

En comparación, menos de un 0.3 por ciento de los pacientes que no se sometieron a una apendicectomía corrieron la misma suerte.

Eso significa que aunque el riesgo general siguió siendo bajo, el riesgo se triplicó entre los que perdieron el apéndice.

En este último estudio, "encontramos que hay un aumento en la prevalencia de la enfermedad de Parkinson en los pacientes con apendicectomías, lo que sugiere una correlación entre ambos", señaló el autor del estudio, el Dr. Mohammed Sheriff, médico de medicina interna en la Universidad de Case Western Reserve y en el Centro Médico de los Hospitales de la Universidad de Cleveland.

¿Significa esto que los pacientes deben evitar que les extirpen el apéndice?

Sheriff dijo que no, dado que los hallazgos no prueban que una cosa provoque la otra, ni clarifican la naturaleza exacta del vínculo.

"En este momento, no está claro si es el proceso de la apendicitis en sí, en lugar de la apendicectomía, lo que aumenta el riesgo de enfermedad de Parkinson", apuntó. "Por tanto, no debe haber cambios en la práctica. Por supuesto, el curso predominante actual del tratamiento para la apendicitis es quirúrgico, y debe continuar siéndolo hasta que se realice más trabajo".

El Parkinson afecta al movimiento, y los síntomas comienzan de forma gradual y avanzan con el tiempo. Los temblores son comunes, y la forma de caminar y el habla pueden verse afectadas. No existe una cura conocida.

Investigaciones anteriores también han apuntado a un vínculo entre el apéndice y el Parkinson, aunque en la dirección contraria. En un estudio que se publicó en octubre, investigadores de EE. UU. que observaron los datos de más de 1.6 millones de suecos encontraron que la apendicectomía reducía el riesgo de Parkinson en alrededor de un 20 por ciento.

El equipo de Sheriff reconoce que la investigación anterior sobre el tema ha arrojado resultados "inconsistentes". Entonces, realizaron el análisis actual al revisar los datos recolectados por una compañía de expedientes electrónicos de salud con sede en Ohio, que monitorizaban la información de los pacientes que habían recibido atención en 26 sistemas distintos de atención de la salud.

El análisis más reciente no monitorizó exactamente cuánto tiempo había pasado entre la apendicectomía y el inicio del Parkinson entre los que desarrollaron la enfermedad.

Pero los investigadores notaron que el aumento en el riesgo que observaron pareció afectar a ambos sexos, y además a todas las edades y razas.

Aun así, Sheriff advirtió que a pesar de la evidencia de algún tipo de conexión entre la extirpación del apéndice y el riesgo de Parkinson, "se necesita más trabajo para determinar el mecanismo".

Kuldip Dave, director de programas de investigación en la Michael J. Fox Foundation, en la ciudad de Nueva York, se hizo eco de esa idea.

"Hay crecientes evidencias que demuestran una conexión entre los intestinos y el Parkinson", reconoció Dave. Por ejemplo, anotó que investigaciones anteriores han identificado una vía entre el intestino y el cerebro que pasa por el nervio vago y el sistema circulatorio.

Además, "los investigadores encontraron a la alfa-sinucleína, la proteína principal del Parkinson, en el tracto gastrointestinal", dijo Dave. "Así que no es sorprendente que el apéndice y el Parkinson se hayan vinculado".

Pero enfatizó que aunque la investigación en curso se ha enfocado cada vez más en una posible conexión entre intestino y cerebro, "actualmente no hay nada que nos diga de forma definitiva que extirpar el apéndice aumente el riesgo de desarrollar Parkinson", indicó Dave.

"Este estudio prueba una asociación entre las dos cosas, pero se necesita más investigación para comprender la conexión exacta entre el intestino y el Parkinson", añadió.

Los hallazgos se presentarán el 20 de mayo en la reunión de la Semana de las Enfermedades Digestivas, en San Diego. Este tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Michael J. Fox Foundation ofrece más información sobre la enfermedad de Parkinson.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad