La exposición al humo de segunda mano en la niñez se vincula con la artritis en las mujeres

La exposición al humo de segunda mano en la niñez se vincula con la artritis en las mujeres

MIÉRCOLES, 15 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Las mujeres que se expusieron con regularidad al humo de segunda mano en la niñez podrían tener un riesgo ligeramente más alto de artritis reumatoide (AR), apunta un nuevo estudio.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en que el sistema inmunitario ataca por error al revestimiento de las articulaciones. Los investigadores creen que una combinación de genes y ciertos factores ambientales conspiran para provocar la enfermedad. Y varios estudios han vinculado el tabaquismo con un mayor riesgo de AR.

El nuevo estudio, publicado el 14 de agosto en la revista Rheumatology, observó si la exposición al humo de segunda mano en la niñez también podría ser un factor de riesgo de la AR.

La respuesta, según los investigadores, es "tal vez".

Entre más de 71,000 mujeres francesas a quienes se dio seguimiento durante dos décadas, las que fueron expuestas al humo de segunda mano en la niñez tenían un riesgo un poco más alto de artritis reumatoide, en comparación con otras mujeres. Esto ocurrió tanto en las mujeres que fumaban actualmente como en las que nunca habían fumado.

Pero esas diferencias no fueron precisamente significativas en términos estadísticos. Eso significa que la asociación entre el humo de segunda mano y el riesgo de AR podría ser un hallazgo aleatorio.

Así que aunque los resultados son "sugestivos", se necesita más investigación, apuntó una experta de EE. UU.

"Es difícil decir de forma definitiva a partir de los datos qué rol tiene la exposición al humo de segunda mano en la niñez en el desarrollo de la AR", comentó la Dra. Tamar Rubinstein, reumatóloga pediátrica en el Hospital Pediátrico de Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

Rubinstein, que también es miembro del Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology), no participó en el estudio.

Dijo que los hallazgos eran "interesantes", y anotó que hay una cantidad "creciente" de investigaciones que encuentran vínculos entre la salud infantil y las exposiciones ambientales y los riesgos más adelante en la vida.

Además, dijo Rubinstein, es biológicamente plausible que la exposición al humo de segunda mano en la niñez pudiera contribuir a la artritis reumatoide a una edad más avanzada.

Como explican los autores del estudio, el humo de segunda mano podría afectar al desarrollo del sistema inmunitario de una forma que haga que sea más probable que se desarrolle AR, sobre todo en los niños que son genéticamente susceptibles a la enfermedad artrítica.

Estudios futuros deberían observar si la relación entre la AR y la exposición al humo en la niñez es más potente en las personas que portan genes relacionados con la AR, según la investigadora principal, la Dra. Marie-Christine Boutron-Ruault, del Instituto Gustave Roussy en Villejuif, Francia.

Por ahora, los hallazgos "resaltan la importancia de que los niños, sobre todo los que tienen antecedentes familiares de esta forma de artritis, eviten el humo de segunda mano", planteó Boutron-Ruault en un comunicado de prensa de la revista.

Los hallazgos se basan en 71,248 mujeres de mediana edad a quienes se dio seguimiento a lo largo de 20 años. En ese periodo, 371 mujeres fueron diagnosticadas con artritis reumatoide.

Como en estudios anteriores, las fumadoras mostraban un riesgo más alto de AR. Las mujeres que habían fumado en algún momento, pero que no tuvieron una exposición al humo de segunda mano en la niñez, tuvieron un 38 por ciento más de probabilidades de desarrollar AR que las que no habían fumado en toda su vida.

El riesgo pareció ser un poco más alto en las fumadoras que se habían expuesto al humo de tabaco de forma regular en la niñez. Tenían un 67 por ciento más de probabilidades de desarrollar AR que las no fumadoras.

Pero la diferencia entre las fumadoras que habían sido expuestas o no al humo en la niñez no fue estadísticamente significativa.

Hubo un patrón similar entre las mujeres que nunca habían fumado. Si se expusieron con regularidad a los fumadores en la niñez, su riesgo de AR fue un 43 por ciento más alto.

Pero una vez más, a ese hallazgo le falto poco para alcanzar la significación estadística. Y solo se observó una asociación, no un vínculo causal.

"Eso no significa que en realidad no haya una asociación", dijo Rubinstein. "Pero sugiere que debemos estudiar esto más para comprenderlo mejor".

Más información

El Colegio Americano de Reumatología ofrece más información sobre la artritis reumatoide.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión