La etiqueta de 'azúcares añadidos' en los alimentos podría salvar muchas vidas

La etiqueta de 'azúcares añadidos' en los alimentos podría salvar muchas vidas

LUNES, 15 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Una nueva etiqueta de información nutricional que resalta la cantidad de azúcares añadidos en los alimentos podría prevenir casi un millón de casos de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2, sugiere un estudio reciente.

La nueva etiqueta, propuesta por primera vez por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en 2016, añade una nueva línea bajo la categoría de carbohidratos totales que da detalles sobre la cantidad de azúcar que se ha añadido, además del azúcar que un producto alimenticio ya contiene.

Si los consumidores tuvieran acceso a esta nueva etiqueta, sus elecciones alimentarias prevendrían más de 350,000 casos de enfermedad cardiaca y casi 600,000 casos de diabetes tipo 2 a lo largo de la próxima década, predijeron los investigadores usando un modelo computarizado.

Esto ahorraría a Estados Unidos 31 mil millones de dólares en costos de atención de la salud, y 62 mil millones de dólares en productividad y otros costos sociales, afirmó la investigadora sénior, Renata Micha, profesora asociada de investigación en la Facultad de Ciencias y Políticas de la Nutrición de la Universidad de Tufts, en Boston.

Esos efectos podrían ser incluso más potentes si la nueva etiqueta de información nutricional hiciera que los fabricantes redujeran la cantidad de azúcar que añaden a los productos, apuntó Micha.

"Si esa etiqueta de azúcares añadidos hiciera que la industria alimentaria reformulara incluso una porción de sus productos para que contengan menos azúcares añadidos, los beneficios de salud y financieros se duplicarían, lo que es un impacto impresionante", señaló Micha.

Los azúcares añadidos conforman más de un 15 por ciento de las calorías diarias totales de los estadounidenses, lo que supera el nivel recomendado de menos de un 10 por ciento, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Reconocer los azúcares añadidos al observar la lista de ingredientes en la etiqueta puede resultar difícil, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El azúcar negro, el edulcorante de maíz, el jarabe de maíz, la dextrosa, la fructosa, la glucosa, el jarabe de maíz de alta fructosa, la miel, la lactosa, el jarabe de malta, la maltosa, la melaza, el azúcar crudo y la sacarosa son apenas algunos de los muchos ingredientes distintos que contribuyen azúcares añadidos a la comida, anotan los CDC.

Para hacer que las cosas sean más sencillas para los consumidores, la FDA propuso una nueva línea en la etiqueta de información nutricional que totalice todas esas fuentes de azúcares añadidos. Esa línea anotaría el número de gramos de azúcares añadidos y el porcentaje que contribuyen al conteo de calorías diario total de una persona promedio.

Lamentablemente, la FDA ha retrasado la implementación de la etiqueta hasta 2020, dijo Micha.

"Lo que estos resultados nos dicen es que hay una necesidad de una implementación oportuna de esta etiqueta", enfatizó Micha.

En este estudio, Micha y sus colaboradores usaron un modelo ya validado que toma en cuenta una variedad de información (incluyendo datos demográficos, factores de riesgo, hábitos dietéticos y enfermedades) para proyectar el impacto de la etiqueta de información nutricional revisada en las opciones alimentarias de los consumidores, su salud a largo plazo, y el costo económico de la enfermedad cardiaca y la diabetes tipo 2.

Estudios anteriores han mostrado que una mejor información sí ayuda a los consumidores a elegir mejores opciones alimentarias, según Micha y su equipo. Por ejemplo, las etiquetas con la grasa trans llevaron a las personas a evitar los productos ricos en esas grasas, que son muy malsanas, lo que provocó que la industria alimentaria las eliminara de los productos.

La Dra. Reshmi Srinath, directora del Programa de Gestión del Peso y el Metabolismo Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, prevé que los mismo ocurriría si las personas tuvieran una mejor información disponible sobre los azúcares añadidos.

"En mi experiencia, ahora las personas son más conscientes de su ingesta de azúcar, están revisando las etiquetas de los alimentos, y desean elegir opciones alimentarias más saludables. Un etiquetado claro del contenido de azúcar es esencial para ayudar a las personas a elegir esas opciones correctas", aseguró Srinath, profesora asistente en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai.

Micha dijo que el hallazgo más sorprendente del estudio ocurrió cuando los investigadores predijeron lo que podría suceder si la industria alimentaria respondiera a la nueva etiqueta reduciendo la cantidad de azúcares añadidos en los productos.

Incluso una respuesta parcial de la industria resultaría en unos 700,000 casos menos de enfermedad cardiaca y en 1.2 millones casos menos de diabetes tipo 2 en los próximos 20 años, muestra el modelo.

"La industria debería formar parte de la solución", añadió Micha. "Vimos que cuando tomamos en cuenta una reformulación incluso modesta de la industria, se podían lograr las máximas ganancias de salud y económicas".

El nuevo estudio aparece en la edición del 15 de abril de la revista Circulation.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece un ejemplo de la actualización propuesta para la etiqueta de información nutricional.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión