¿La esperanza de vida realmente tiene un límite?

¿La esperanza de vida realmente tiene un límite?
Simplemente hay una cantidad muy baja de personas que llegan a la vejez extrema. | Foto: GETTY IMAGES

Los límites de la existencia humana quizá no sean tan limitados como pensamos desde hace tiempo.

El riesgo de muerte de una persona se ralentiza e incluso se estabiliza por encima de los 105 años de edad, según un estudio reciente, lo que supone un desafío para las investigaciones previas que afirmaban que hay un límite temporal más allá del cual no puede alargarse la vida humana.

Los pioneros de la longevidad que tuvieron la suficiente suerte como para sobrepasar los peligrosos 70, 80, 90 años podrían vivir hasta más allá de los 110, si la fortuna sigue de su lado, dijo el autor principal, Kenneth Wachter, profesor de demografía y estadística en la Universidad de California de Berkeley.

"Nuestros datos nos dicen que no hay un límite fijo para la esperanza de vida humana todavía a la vista", dijo Wachter. "Muy pocos de nosotros vamos a llegar a esas edades, pero el hecho de que las tasas de mortalidad no estén empeorando por siempre jamás nos dice que quizá se puedan hacer más progresos en la mejora de la supervivencia pasados los 80 y los 90 años. Se trata de un descubrimiento valioso y esperanzador".

Concretamente, el estudio mostró que las personas con 110 años de edad tenían las mismas probabilidades continuas de supervivencia que las que tenían entre 105 y 109 años: una probabilidad del 50 por ciento de fallecer en el plazo de un año y una esperanza de seguir con vida de 1.5 años.

Esta estabilización va en contra del modo en que el riesgo de mortalidad aumenta inexorablemente a medida que envejecemos a partir de los 40 años de edad, dijo Wachter.

"Si las tasas de mortalidad siguieran subiendo al ritmo en que suben desde los 40 hasta los 90 años de edad, entonces habría un fuerte obstáculo para el progreso en las edades extremas: unos resultados cada vez peores a partir del cambio de conducta o de los nuevos avances médicos", dijo Wachter. "El hecho de que estas tasas finalmente se nivelen ofrece la esperanza de que hay más margen para esos avances".

El ser humano más longevo conocido que se haya registrado es Jeanne Calment, de Francia, que falleció a los 122 años en 1997.

Distintos hallazgos

Hay un debate en progreso sobre si hay una esperanza de vida máxima para los seres humanos.

El año pasado, los investigadores de la Universidad de McGill, en Montreal, publicaron un informe desafiando las afirmaciones previas de que la esperanza de vida humana tiene un máximo de unos 115 años.

"Las estadísticas no son lo suficientemente buenas como para decir que no se puede vivir mucho más que eso, basándose en los datos que tenemos", dijo el autor del informe, Siegfried Hekimi, presidente de biología del desarrollo en la Universidad de McGill. "Simplemente no son lo bastante buenas para afirmar eso".

Para investigar esto con mayor profundidad, Wachter y sus colaboradores hicieron un seguimiento de las trayectorias de muerte de casi 4,000 personas residentes en Italia que alcanzaron los 105 años de edad entre 2009 y 2015.

Los investigadores encontraron que las probabilidades de supervivencia inexorablemente se reducen cuando una persona entra en la mediana edad o en la vejez.

Por ejemplo, las mujeres italianas que alcanzaron los 90 años de edad tenían un 15 por ciento de probabilidades de fallecer en el plazo de un año y una esperanza de seguir con vida de 6 años de promedio, mostraron los resultados.

Pero si llegaban a los 95 años, sus probabilidades de fallecer en el plazo de un año aumentaban hasta el 24 por ciento y su esperanza de seguir con vida se reducía hasta los 3.7 años.

Se podría pensar que estas probabilidades siguen aumentando indefinidamente, a medida que las personas envejecen hacia un punto en el infinito indefinido.

Pero eso no es lo que sucedió. En lugar de eso, las probabilidades de sobrevivir se nivelaron cuando las personas pasaron de los 105 años.

"El riesgo de muerte es muy alto a los 105 años, pero al año siguiente no es más alto", dijo Hekimi sobre el nuevo estudio. "Cada año usted tiene las mismas probabilidades de fallecer, y cada año usted puede ser el que gane el lanzamiento de la moneda al aire".

Esta estabilización probablemente se produce debido a una selección evolutiva y la influencia de unos buenos genes y de seguir una vida saludable, dijo Wachter.

"Cuando miras a un grupo de personas mayores que tienen todas la misma edad, algunas ya están bastante frágiles y algunas están robustas. Hay una gran diferencia en el nivel de fragilidad", dijo Wachter.

"En las personas que van a las reuniones de antiguos alumnos que fueron a la universidad hace 50 años, hay algunas personas que están escalando montañas y otras caminan con bastón. Ahora vaya 15 o 20 años después, las personas que ya eran frágiles son las que probablemente ya hayan fallecido", dijo.

No hay los suficientes participantes para los estudios

Hasta ahora, observar la genética de las personas que viven muchos años ha proporcionado unas pistas irritantemente escasas sobre el alargamiento de la esperanza de vida humana general, dijo Hekimi.

Simplemente hay una cantidad demasiado baja de personas que llegan a estas edades de vejez extrema, y los genes que parecen estar funcionando a su favor varían de un lugar a otro, señaló Hekimi. Por ejemplo, los genes que parecen respaldar el alargamiento de la esperanza de vida en Okinawa no son los mismos que se han encontrado en Inglaterra.

Pero este estudio muestra que hay una buena probabilidad de alargar la nivelación de la supervivencia en un momento previo del promedio de la esperanza de vida humana, lo que hace que sea cada vez más probable que haya más personas que sobrevivan más allá de los 100 años, dijo Wachter.

"Esto nos da una buena razón para la esperanza, porque ahora hay muchas oportunidades de observar esas malas variantes ya que están en las poblaciones de hoy en día y de intentar comprender la interacción de esas variantes genéticas con los posibles medicamentos y unos desafíos para la salud distintos", señaló Wachter.

"Esta teoría básica podría ayudarnos a dar forma al progreso médico y al progreso de la salud pública dentro de 10 o 15 años a medida que la investigación genética continúe", afirmó.

Hekimi se mostró de acuerdo.

"Dado que nuestra esperanza de vida sigue aumentando, quizá la nivelación empezará cada vez antes", dijo.

El nuevo estudio aparece en la edición del 29 de junio de la revista Science.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la esperanza de vida.

Comparte tu opinión