La escasez de personal provoca una crisis en los hogares de ancianos de EE. UU.

MIÉRCOLES, 29 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Hay una escasez de camas para los estadounidenses mayores de EE. UU. en los hogares de ancianos, debido a una grave crisis de personal que ha provocado que los centros de cuidados a largo plazo reduzcan las nuevas admisiones, muestra una investigación reciente.

Tres de cada cuatro hogares de ancianos (un 61 por ciento) han limitado las nuevas admisiones debido a la escasez de personal, según una encuesta de 759 proveedores de hogares de ancianos, llevada a cabo por la Asociación Americana de la Atención de la Salud (American Health Care Association) y el Centro Nacional de Vivienda Asistida (National Center for Assisted Living), en conjunto AHCA/NCAL.

La escasez de personal provoca una crisis en los hogares de ancianos de EE. UU.

Y a casi tres de cada cuatro (un 73 por ciento) les preocupa tener que cerrar sus centros debido a los problemas de personal, encontró la encuesta.

"Proyectamos que más de 400 hogares de ancianos podrían cerrar este año debido a esta crisis de la fuerza laboral y económica", comentó Beth Martino, vicepresidenta sénior de asuntos públicos de AHCA/NCAL.

Estos factores podrían dejar a algunos adultos mayores sin los cuidados que necesitan al envejecer.

"Un administrador de Kansas me dijo hace poco que tiene una lista de espera de residentes, pero no suficiente personal para admitirlos", señaló Katie Smith Sloan, presidenta y directora ejecutiva de LeadingAge, la asociación de proveedores sin fines de lucro de servicios para el envejecimiento.

"Tiene contratos con cuatro agencias de personal, pero nadie puede proveer un enfermero registrado con licencia. Su historia no es única", aseguró Sloan. "En todo el país, los proveedores se están viendo obligados a reducir las admisiones. Algunos de nuestros miembros apuntan que la situación es cada vez más insostenible".

La encuesta de AHCA/NCAL encontró que un 87 por ciento de los proveedores de hogares de ancianos se enfrentan a una escasez entre moderada e intensa de personal, y que casi la mitad (un 48 por ciento) tienen dificultades con una escasez de personal intensa.

Casi todos los proveedores afirman que tienen problemas para contratar personal (un 98 por ciento), y como resultado piden al personal que trabaje más horas o turnos adicionales (un 99 por ciento).

"Nunca he ido a un lugar que tenga el personal completo", dijo a CBS News Diondre Clarke, una asistente de enfermería certificada viajante de Charlotte, Carolina del Norte.

Clarke afirmó que a veces tiene que atender a 20 o más residentes en un turno, lo que hace que el personal tenga dificultades para proveer una buena atención a los residentes.

La pandemia empeoró la presión

Hace bastante tiempo que el personal escasea en los hogares de ancianos, señaló Martino.

"Durante décadas, la baja financiación de los cuidados en los hogares de ancianos de Medicaid ha sido notoria, y esta falta crónica de fondos dejó a los proveedores de cuidados a largo plazo con dificultades para competir por unos cuidadores calificados y dedicados", lamentó. "Hace años que pedimos ayuda".

Pero la pandemia de COVID-19 "de verdad convirtió estas dificultades en una crisis histórica", añadió Martino. "Los hogares de ancianos han perdido más de 240,000 cuidadores, o más o menos un 15 por ciento de su fuerza laboral, desde principios de la pandemia. Esto es peor que en cualquier otro sector de la atención de la salud".

"La pandemia ha provocado un mayor agotamiento laboral entre los cuidadores, sobre todo en los cuidados a largo plazo, en que muchos se sienten olvidados o culpados por las autoridades públicas y el público por la COVID", continuó Martino. "La Gran Renuncia ha dificultado que los proveedores de cuidados a largo plazo recluten reemplazos y compitan con otros empleadores, en particular debido a la falta de fondos crónica de Medicaid".

Medicaid es el principal pagador de los residentes de hogares de ancianos de "estadías largas", que conforman más de un 80 por ciento de las camas en los centros de enfermería especializada, según LeadingAge.

Los estados fijan las tasas de desembolso de Medicaid basándose en cuánto quieren gastar en el programa, en lugar del costo real de la atención en los hogares de ancianos, aclaró LeadingAge.

"La tasa de reembolso de Medicaid es de 189 dólares al día. En 2021, nuestros costos reales por día eran de 412 dólares", comentó Jonathan Hollinger, miembro de LeadingAge, presidente y director ejecutivo de Pleasant View Communities en Manheim, Pensilvania. "La tasa de reembolso del estado no cubre ni un 50 por ciento de los costos, lo que nos deja a nosotros encargados de cubrir el déficit".

Más de un 70 por ciento depende de personal temporal para cuidar a los residentes, encontró la encuesta. Esto solo dificulta más las cosas, porque "las agencias de personal cobran dos o tres veces más que las tarifas previas a la pandemia", apuntó Martino.

Nueve de cada 10 proveedores de hogares de ancianos han ofrecido aumentos de sueldo y bonos para atraer a nuevos empleados, pero un 76 por ciento afirmaron que su situación financiera actual y falta de financiación es un obstáculo para ofrecer unos salarios competitivos.

Pero el dinero es solo parte del problema, apuntó Robyn Stone, vicepresidenta sénior de investigación de LeadingAge.

Su investigación encontró que unas tasas altas de rotación de antes de la COVID fueron provocadas por dos motivos importantes: "una mala supervisión, seguida por unos salarios bajos", dijo Stone.

"Encontramos que en los trabajadores de primera línea (los auxiliares de enfermería certificados), las tasas de rotación se pueden mejorar mediante un mejor entrenamiento, un respaldo continuo en el trabajo, además de servicios adicionales como guardería, transporte y seguridad alimentaria", planteó Stone.

"Sabemos que de un 60 a un 80 por ciento del trabajo en los hogares de ancianos es realizado por profesionales de primera línea. No se les comprende ni valora lo suficiente", siguió Stone. "Pero el dinero es solo una parte de la ecuación. La prestación de cuidados es una habilidad que también es poco considerada, con poco reconocimiento de la educación y el conocimiento requeridos para hacer este trabajo. La realidad es que se trata de un trabajo complejo. Son cuidadores profesionales, con responsabilidades laborales que demandan un salario alto".

La solución del problema

Las proyecciones muestran que se tendrán que haber cubierto hasta 8.2 millones de puestos de personal en los cuidados a largo plazo en 2028, a medida que la población envejezca, señala LeadingAge.

LeadingAge ha propuesto un método multifacético para mejorar la fuerza laboral de los cuidados a largo plazo. Sus estrategias incluyen ampliar el proceso para entrenar a los cuidadores, fortalecer la educación y el entrenamiento, facilitar el avance profesional del personal, y aumentar la compensación.

Pero estrategias como estas requerirán más fondos, observó Martino.

"Necesitamos un compromiso nacional y local de invertir en las personas mayores de nuestro país y sus cuidadores", dijo. "Los funcionarios de salud pública federales y estatales deben priorizar a los cuidados a largo plazo respecto a los recursos, además de financiar del todo los cuidados de los adultos mayores. Pero también necesitamos una solución a más largo plazo para ayudar a reclutar y retener a la próxima generación de cuidadores, y a prepararse para una creciente población de adultos mayores".

"Algunas personas en Washington proponen que simplemente aumentemos los estándares de personal, pero esto no logra llegar al núcleo del problema", continuó Martino. "A los hogares de ancianos les encantaría contratar a más enfermeros y auxiliares de enfermería, pero no podemos satisfacer los crecientes requisitos de personal si no podemos encontrar a las personas para cubrir las posiciones abiertas, no si no recibimos la financiación y el respaldo correspondientes del gobierno".

Más información

La Asociación Americana de la Atención de la Salud y el Centro Nacional de Vivienda Asistida ofrecen más información sobre los cierres de los hogares de ancianos, mientras que LeadingAge ofrece más información sobre las dificultades que los adultos mayores tienen para acceder a los servicios para el envejecimiento.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Beth Martino, senior vice president, public affairs, American Health Care Association/National Center for Assisted Living; Katie Smith Sloan, president and CEO, LeadingAge; Jonathan Hollinger, president and CEO, Pleasant View Communities, Manheim, Pa.; Robyn Stone, senior vice president, research, LeadingAge; CBS News

Comparte tu opinión