La escasez de camas en la UCI podría significar más muertes por la COVID-19

MIÉRCOLES, 10 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- La falta de camas y otros recursos en la UCI se vinculó con una tasa más alta de mortalidad entre los pacientes ingresados en hospitales por la COVID-19 durante las primeras etapas de la pandemia en Estados Unidos, afirman los investigadores.

Los investigadores analizaron los datos recogidos de más de 4,400 hospitales por todo el país, desde el 1 de marzo hasta el 26 de julio de 2020, y encontraron que una menor cantidad de recursos por cada paciente de COVID-19, incluyendo las camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI), los médicos intensivistas o de cuidados críticos, los médicos de emergencias, los enfermeros y las camas de hospital general, se asoció con más muertes en el mes de abril.

La escasez de camas en la UCI podría significar más muertes por la COVID-19

La disponibilidad de camas en la UCI mostró la asociación más firme. Por cada cama adicional de UCI por caso de COVID-19, hubo una disminución de una quinta parte en la tasa de mortalidad durante abril, según el equipo de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

Los investigadores estimaron que casi 15,600 pacientes con COVID-19 incluidos en el análisis murieron debido a la escasez de camas en la UCI durante el mes de abril.

"A medida que el país entra en uno de los periodos más oscuros de la pandemia de la COVID-19, con la previsión de que los casos y los ingresos en los hospitales continúen sin cesar en los próximos meses, las lecciones de este trabajo son claras: nuestros recursos hospitalarios son finitos, y un fallo en la implementación de las políticas de prevención de la sobrecarga hospitalaria sin duda puede resultar en muertes que se podrían haber evitado", advirtió el Dr. Arjun Venkatesh, coautor del estudio y profesor asociado de medicina de emergencias, en un comunicado de prensa de la Yale.

En Estados Unidos, los hospitales de la región del noreste fueron los más afectados por la primera ola de la COVID-19. La mayoría de los hospitales con un mayor número de muertes adicionales estaban situados en el noreste, concretamente en la ciudad de Nueva York, en Boston, en Filadelfia, en Hartford (Connecticut) y en Camden (Nueva Jersey).

Los investigadores afirmaron que sus hallazgos aportan una información importante a medida que Estados Unidos continúa luchando con unas tasas altas de COVID-19.

El Dr. Alexander Janke, autor principal del estudio, dijo que el informe "es el peor de los casos de lo que podrían significar las limitaciones de los recursos" para las tasas de mortalidad. Janke se encuentra en el cuarto año de una beca combinada de cinco años de residencia y de investigación en servicios de la salud.

"Este es un fenómeno que afecta muy de cerca a todas las personas en la medicina de emergencias", añadió "Algunas veces los pacientes deben esperar horas o días para conseguir una cama. La medicina de emergencias es realmente buena en el manejo de las primeras horas de atención al paciente, pero esa transición [del departamento de emergencias a una cama de la UCI] debe ocurrir".

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Hospital Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Yale University, news release, Feb. 2, 2021

Comparte tu opinión