SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

La enfermedad de Lyme es ahora una amenaza en los parques de las ciudades

MIÉRCOLES, 15 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- A medida que las poblaciones de ciervos se han disparado a lo largo de EE. UU., y se han desplazado de los bosques a los suburbios y a los parques urbanos, han llevado la amenaza de la enfermedad de Lyme a millones de habitantes de las ciudades, encuentra un estudio reciente.

De hecho, la garrapata del ciervo que propaga la enfermedad de Lyme es igual de prevalente en muchos parques de la ciudad de Nueva York que en áreas donde se sabe que la enfermedad bacteriana es endémica, como Connecticut y el Noreste.

"Prevemos ver garrapatas donde los ciervos pudieran sobrevivir y prosperar, y fue así", comentó la investigadora principal, Meredith VanAcker, estudiante de postgrado en el departamento de ecología, evolución y biología ambiental de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

"Lo sorprendente fue que aunque las poblaciones de garrapatas en esos parques aumentaron en el pasado reciente, observamos el mismo nivel de infección en esas poblaciones urbanas de garrapatas que en las áreas endémicas", apuntó.

Eso significa que las personas tienen el mismo riesgo de contraer la enfermedad de Lyme en algunos parques de las ciudades que en las áreas suburbanas y rurales, señaló VanAcker.

La enfermedad de Lyme es provocada por una bacteria llamada Borrelia burgdorferi, y es transmitida por la mordedura de la minúscula garrapata de patas negras, también conocida como garrapata del ciervo. Esas garrapatas tienen más o menos el mismo tamaño que una semilla de amapola.

Los ciervos no infectan a las garrapatas con la bacteria que provoca la Lyme. En vez de ello, las aves y los mamíferos pequeños son los culpables, explicó VanAcker. Los ciervos simplemente ofrecen a las garrapatas un hogar donde multiplicarse y crecer.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme incluyen fiebre, dolor de cabeza, fatiga y un sarpullido en forma de diana. Si no se trata, la infección puede propagarse a las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El riesgo humano de contraer la enfermedad de Lyme depende de la abundancia de garrapatas del ciervo, y también de los ciervos y los ratones, que forman parte del ciclo vital de la garrapatas.

En el estudio, VanAcker y sus colaboradores tomaron muestras de garrapatas en 24 parques en los distritos de la ciudad de Nueva York.

Los investigadores encontraron las garrapatas del ciervo que portaban la bacteria de la Lyme en los parques que eran accesibles para los ciervos, en particular en el Bronx y Staten Island.

No se encontraron garrapatas del ciervo en el Parque Central de Manhattan, al que los ciervos no pueden entrar, anotó VanAcker.

Las garrapatas infectadas se encontraron sobre todo en los parques boscosos con vegetación alrededor de los bordes y conectados entre sí.

Al extrapolar sus datos, los investigadores encontraron que la población de garrapatas del ciervo en eso parques es igual de densa que en las áreas donde la enfermedad de Lyme es común.

VanAcker sospecha que en los parques poblados por ciervos también se encuentran otras enfermedades portadas por la garrapata del ciervo. Su próximo estudio intentará averiguar qué otras enfermedades transmitidas por las garrapatas se ocultan en los parques urbanos.

El Dr. Marc Siegel, profesor de medicina en el Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, comentó que "muchos más casos de enfermedad de Lyme vienen de áreas no rurales, en particular de Staten Island".

Siegel anotó que el sarpullido de la enfermedad de Lyme solo ocurre en un 60 por ciento de los pacientes. Él observa síntomas como la fatiga y los dolores musculares.

"Si tengo a un paciente con fatiga y dolores musculares que tiene problemas para concentrarse, y hago una prueba de la Lyme que no resulta concluyente, considero tratarlos", señaló.

El tratamiento es una ronda de antibióticos para acabar con la enfermedad.

"Tiendo a tratar la Lyme en exceso", confesó Siegel. "Si creo que es Lyme, administro cuatro semanas de antibióticos. El tratamiento usual es de 10 días a dos semanas. Me gusta el periodo de cuatro semanas, porque la Lyme puede recurrir", añadió.

La mejor forma de no contagiarse de la enfermedad de Lyme es tomar precauciones. Éstas incluyen usar pantalones largos metidos en los calcetines, usar un repelente contra insectos que contenga DEET y mantenerse en los senderos, según Lorraine Johnson, directora ejecutiva de LymeDisease.org.

También debe revisar si tiene garrapatas al llegar a casa. "La mejor forma de hacerlo es ducharse y palpar la piel, porque esas garrapatas son realmente pequeñas", aconsejó Johnson.

El informe aparece en la edición de junio de la revista Emerging Infectious Diseases.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Lyme, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad