Las bebés editadas genéticamente en China podrían vivir menos tiempo

Las bebés editadas genéticamente en China podrían vivir menos tiempo
| Foto: ISTOCK

El año pasado, un científico de China creó toda una controversia cuando afirmó que había usado tecnología de edición genética para crear unos bebés gemelos "de diseño". Ahora, un nuevo estudio resalta uno de los peligros de esa iniciativa.

Los investigadores encontraron que la mutación genética que el científico usó, que afecta a un gen llamado CCR5, se asocia con una vida de duración más corta. Las personas que portan dos copias de la mutación tienen alrededor de un 20% más de probabilidades de haber muerto a los 75 años.

La tasa más alta de mortalidad se hace más aparente cuando las personas están en la setentena, encontraron los investigadores. Pero la desventaja respecto a la supervivencia existe incluso en la mediana edad.

Los expertos apuntaron que los hallazgos ofrecen un ejemplo de los peligros de editar el ADN en los óvulos, el esperma o los embriones: nadie sabe cuáles podrían ser las repercusiones a largo plazo.

"La tecnología, y nuestro conocimiento actual, no están en un estado en que esto se pueda hacer", aseguró Rasmus Nielsen, uno de los investigadores del estudio. "Es demasiado arriesgado".

Y además de los problemas de tecnología, hay importantes dudas éticas, dijo Nielsen, profesor en la Universidad de California, en Berkeley "¿Es algo que de verdad se quiere hacer en primer lugar?", planteó.

El problema se basa en una tecnología llamada CRISPR, que permite a los investigadores "cortar" eficientemente trozos de ADN en una célula y hacer reparaciones en un gen defectuoso o realizar otras alteraciones. Ahora mismo, los científicos usan CRISPR en el laboratorio, en parte para comprender mejor la genética subyacente de varias enfermedades.

Una esperanza es al final usar la tecnología para curar enfermedades provocadas por mutaciones genéticas específicas.

En el caso del científico chino, He Jiankui, la meta no era curar ninguna enfermedad. En lugar de eso, realizó lo que los científicos denominan una edición de la "línea germinal", que es alterar genéticamente un óvulo, esperma o embrión para conferir a un niño un rasgo en particular. Específicamente, introdujo una mutación en el CCR5 que ayuda a proteger del VIH.

El noviembre pasado, He anunció el nacimiento de unas gemelas que afirmó que había creado usando la tecnología, lo que provocó la repulsa de científicos de todo el mundo.

"Fue chocante que tan solo lo intentara", dijo Erik Parens, experto sénior en el Centro Hastings, un instituto de investigación de Garrison, Nueva York, que se enfoca en la bioética.

Parens explicó que en la edición de la línea germinal, el problema va más allá del riesgo inesperado en los individuos. Cualquier alteración genética que reciban también se transmitirá a sus hijos y a generaciones futuras.

"En este momento, nuestra ignorancia es inmensa", señaló Parens. "Seguir adelante con esto sería una locura".

La mutación del CCR5 que protege del VIH es poco común en Asia, pero alrededor de un 11 por ciento de las personas del norte de Europa la portan, según el equipo de Nielsen. El problema es que el gen CCR5 tiene muchas funciones en el cuerpo, y perturbarlo podría acarrear consecuencias desconocidas.

La preocupación no es solo teórica. Los científicos sabían que la mutación que combate al VIH presenta desventajas. Hace que las personas sean más vulnerables a otras infecciones, como el virus del Nilo Occidental y la influenza. Esto podría explicar en parte la tasa de mortalidad más alta observada en este estudio, apuntó Nielsen.

Los hallazgos, que se publicaron el 3 de junio en la revista Nature Medicine, se basan en información genética de más de 400,000 adultos británicos. En general, las personas con dos copias de la mutación del CCR5 tenían una tasa más alta de mortalidad entre los 41 y los 78 años, en comparación con las que no portaban ninguna copia.

La diferencia alcanzó su punto máximo a los 74 años, cuando las personas con dos copias presentaban una tasa de mortalidad un 26% más alta. Además, encontró el estudio, hubo menos portadores de las dos copias en la base de datos de lo que se previó, otra señal de que su tasa de mortalidad podría ser más alta de lo normal.

"En promedio, a las personas que tienen esta mutación les va peor", advirtió Nielsen.

La complejidad de la edición genética va más allá del hecho de que un solo gen puede tener muchas funciones. Alterar la expresión de un gen puede tener un efecto dominó que cambie la expresión de otros genes, explicó Nielsen.

Y como los genes no funcionan en un vacío, anotó, es probable que los efectos de las ediciones genéticas varíen de una persona a otra.

"Será muy difícil predecir cuáles podrían ser todas las consecuencias", dijo Nielsen.

Parens se mostró de acuerdo. "Lo interesante es que a medida que esta tecnología crece y el costo se derrumba, nos estamos haciendo cada vez más conscientes de lo poco que sabemos".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la edición genética.

Comparte tu opinión