La dieta perfecta para su gato gordo

La dieta perfecta para su gato gordo

DOMINGO, 11 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- ¿Su gato favorito ha engordado un poco?

Puede ayudar a ese gato gordo a perder peso de forma segura. Pero le avisamos: no sucederá de un día para otro.

Los investigadores de la Universidad de Illinois pusieron a ocho gatos machos castrados con sobrepeso a dieta durante 18 semanas. Querían que los gatos perdieran el suficiente peso para que fuera apreciable, pero no lo suficiente para poner su salud en riesgo.

"La intención con esta dieta era la de perder peso de forma saludable: deshacerse de la grasa al tiempo que se mantiene la masa magra. La gran pregunta era cuánto cuesta que los gatos pierdan peso, especialmente los machos castrados perezosos", comentó Kelly Swanson, profesor en el departamento de ciencias zoológicas.

"Resulta que se tiene que seguir reduciendo su ingesta de comida porque no son muy activos. Requiere de mucho tiempo", dijo en un comunicado de prensa de la universidad.

El objetivo fue ayudar a los gatos a perder un 1.5 por ciento de su peso corporal a la semana. Eso está en sintonía con las recomendaciones de la Asociación Americana de Hospitales de Animales (American Animal Hospital Association).

Perder peso más rápidamente supone un riesgo de problemas hepáticos. "No pueden manejar tanto", dijo Swanson.

Los investigadores empezaron reduciendo la ingesta de comida de los gatos en un 20 por ciento, y luego siguieron reduciéndola cada semana, igual que debería hacer la gente para obtener unos resultados continuos en la báscula.

"Cuando nos ponemos a dieta por nuestra cuenta, podríamos perder mucho peso las primeras semanas y luego quedarnos atascados. Con los animales ocurre lo mismo", dijo Swanson.

"Tenemos que seguir reduciendo, pero puede ser difícil convencer a un propietario de una mascota para que haga eso. Se ha de conseguir que los propietarios reduzcan la infesta de 60 a 50 gramos al día, pero les decimos que podrían tener que llegar a 45 o 40 gramos. Llegamos a una cifra muy baja, pero los monitorizamos para que tuvieran un buen estado de salud", explicó.

A medida que los gatos perdieron peso, los investigadores notaron que algunos tipos de bacterias de sus intestinos se volvieron más abundantes, y otras se redujeron. Esos cambios podrían ser beneficiosos, pero se necesita más información, dijeron los autores del estudio.

El equipo de Swanson también observó si los gatos se volvieron más activos a medida que adelgazaban.

"Su nivel de actividad no cambió mucho", apuntó Swanson. "Al final, se volvieron un poco más activos, pero no estadísticamente".

Aun así, señaló que los propietarios deberían animar a sus gatos a que hagan tanto ejercicio como sea posible, jugando con ellos y colocando tazones de comida más lejos de sus lugares de descanso favoritos.

El estudio apareció en la edición de febrero de la American Journal of Veterinary Research.

Más información

La Sociedad Humanitaria de Estados Unidos (Humane Society of the United States) tiene más información sobre los gatos gordos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión