La diabetes tipo 2 acelera el envejecimiento del cerebro

MARTES, 31 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- La diabetes tipo 2 se vincula con problemas de memoria y de pensamiento, y un nuevo estudio sugiere que se debe a que la enfermedad hace que el cerebro envejezca con una mayor rapidez.

Al observar los datos de 20,000 adultos de mediana edad y mayores, los investigadores encontraron que, en coherencia con estudios anteriores, las personas con diabetes tipo 2 en general tuvieron un peor rendimiento en las pruebas de las habilidades de memoria y pensamiento que las que no tenían diabetes.

La diabetes tipo 2 acelera el envejecimiento del cerebro

Más allá de esto, las IRM revelaron diferencias en regiones del cerebro relacionadas con esas habilidades: las personas con diabetes tenían más encogimiento del tejido, equivalente a una aceleración de un 26 por ciento en el envejecimiento normal del cerebro.

Se sabe bien que el tejido cerebro se encoge de forma gradual a medida que envejecemos, y que ciertas áreas se atrofian más y antes que otras.

Los nuevos hallazgos muestran que las personas con diabetes tienen una atrofia en las mismas áreas del cerebro que otras personas de su edad, apuntó la investigadora sénior, Lilianne Mujica-Parodi. Pero el envejecimiento sucede con una mayor rapidez.

"Es como perder 10 años", apuntó Mujica-Parodi, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stony Brook en Nueva York.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 24 de mayo de la revista médica eLife, amplían la investigación sobre la diabetes y la salud del cerebro. Esto incluye a muchos estudios que vinculan a la diabetes con un deterioro más rápido en la agudeza mental durante la vejez, y un riesgo más alto de demencia.

En la diabetes tipo 2, el cuerpo no puede utilizar de forma adecuada a la hormona insulina, que permite a las células del cuerpo consumir glucosa (azúcar) como energía. Como resultado, los niveles de azúcar en la sangre están elevados de forma crónica, lo que puede dañar a los vasos sanguíneos y a los nervios de todo el cuerpo. Las personas con la enfermedad están en riesgo de complicaciones graves como enfermedad cardiaca, enfermedad renal y accidente cerebrovascular (ACV).

Pero la conexión entre la diabetes y el cerebro va más allá, según Mujica-Parodi. El cerebro es un "inmenso consumidor" de glucosa, apuntó, y si las células del cerebro (las neuronas) no pueden obtener insulina, tienen problemas.

"Si una neurona pasa hambre, se atrofia", advirtió Mujica-Parodi. Sospecha que esta inanición neuronal, en lugar del daño en los vasos sanguíneos, es el principal motivo del envejecimiento cerebral acelerado.

Los hallazgos se basan en poco más de 20,000 adultos, de 50 a 80 años, que participaron en un proyecto continuo de investigación conocido como U.K. Biobank. Tomaron pruebas estándar de habilidades cognitivas como la memoria, la velocidad de procesamiento de la información, y la función ejecutiva, es decir, habilidades como la planificación y la organización, que usamos para realizar las actividades diarias.

Un grupo más pequeño también se sometió a IRM.

En promedio, encontró el estudio, las personas con diabetes tipo 2 puntuaron más bajo en las pruebas cognitivas, en comparación con las personas sin diabetes de la misma edad, sexo y nivel educativo. Sus puntuaciones en la función ejecutiva fueron un 13 por ciento más bajas, y su desempeño en la velocidad de procesamiento fue casi un 7 por ciento más bajo.

En las IRM, ambos grupos mostraron un adelgazamiento del tejido relacionado con la edad en las mismas áreas del cerebro, en particular en una región llamada estriado ventral, que es esencial para la función ejecutiva. Pero las personas con diabetes tenían un mayor grado de atrofia.

Los hallazgos sí sugieren que las personas con diabetes muestran un "envejecimiento acelerado" en el cerebro, apuntó Michael Beeri, profesor de psiquiatría de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Beeri, que no participó en la investigación, estudia la relación entre la diabetes y el desempeño mental. Dijo que piensa que la enfermedad cerebrovascular (el daño en los vasos sanguíneos que respaldan al cerebro) es el principal motivo de que la diabetes merme a la agudeza mental.

Pero es posible, afirmó Beeri, que múltiples mecanismos, entre ellos la inanición de las neuronas, tengan algo que ver.

Cualquiera que sea el motivo subyacente, tanto ella como Mujica-Parodi enfatizaron la conexión entre el cerebro y el resto del cuerpo.

"Tendemos a pensar que el cuerpo y el cerebro son dos cosas separadas", aunque está claro que no es así, observó Mujica-Parodi.

"No hay motivo para pensar que la diabetes para en el cuello", concurrió Berri. "Me sorprende que cuando los médicos hablen con sus pacientes con diabetes, con frecuencia no aluden a la salud del cerebro".

Si la diabetes contribuye al deterioro cognitivo, ¿tratar la diabetes ayuda?

"En teoría, un buen control de la glucosa debería reducir el riesgo", planteó Beeri.

Los estudios han vinculado el uso de medicamentos para la diabetes, como la metformina, con un riesgo más bajo de deterioro mental. Pero, dijo Beeri, esos estudios no prueban que los medicamentos en sí merezcan el crédito.

Se están llevando a cabo ensayos clínicos que evalúan los beneficios para el cerebro de la metformina y otros medicamentos concretos para la diabetes.

En el estudio actual, la metformina no se vinculó con ninguna protección para el cerebro. Pero Mujica-Parodi dijo que ese hallazgo no es concluyente.

Además, comentó Beeri, un buen control de la diabetes es importante por muchos motivos, y es "algo que las personas deben hacer de cualquier forma".

Pero lo ideal es la prevención, apuntó Beeri. Algunos factores de riesgo de la diabetes tipo 2 (como la vejez y los antecedentes familiares) no se pueden cambiar. Pero una dieta saludable, el ejercicio y perder el peso excesivo puede hacer mucho por prevenir la enfermedad, aseguró.

Más información

La Alzheimer's Drug Discovery Foundation ofrece más información sobre cómo proteger la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lilianne Mujica-Parodi, PhD, professor, biomedical engineering, and director, Laboratory for Computational Neurodiagnostics, Stony Brook University School of Medicine, Stony Brook, N.Y.; Michal Schnaider Beeri, PhD, professor, psychiatry, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; eLife, May 24, 2022, online

Comparte tu opinión