Cómo afecta la diabetes durante el embarazo a los niños

Cómo afecta la diabetes durante el embarazo a los niños
| Foto: HEALTHDAY

El fundamento de la enfermedad cardiaca temprana quizá no comience durante la niñez o los años posteriores, sino en el útero.

Unos investigadores que estudiaron 30 años de datos de familias de Manitoba, Canadá, encontraron una firme conexión entre los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca en los adolescentes y los adultos jóvenes y la diabetes tipo 2 o gestacional de sus madres.

"La potencia de la asociación me sorprendió, porque observamos un riesgo dos o tres veces más alto entre los que se expusieron a la diabetes, en comparación con los no expuestos", señaló la autora del estudio, Laetitia Guillemette, que era candidata doctoral de la Universidad de Manitoba durante el estudio, y que ahora es evaluadora científica de Health Canada.

En el estudio, los investigadores usaron los datos de casi todos los niños nacidos en Manitoba a lo largo de tres décadas para analizar el impacto en los hijos, que tenían de 10 a 35 años cuando el estudio concluyó.

Los datos mostraron los antecedentes de salud de más de 290,000 niños nacidos de 190,000 madres entre 1979 y 2005. Los investigadores encontraron que un 2.8 por ciento de esos niños tuvieron una exposición intrauterina a la diabetes gestacional, y un 1.1 por ciento a una diabetes tipo 2 preexistente.

Los hallazgos mostraron que más de 8,700 de los hijos fueron diagnosticados con hipertensión, casi 3,600 tenían diabetes tipo 2, y 712 tenían enfermedad cardiaca isquémica. Los hijos de madres que tuvieron diabetes presentaban un aumento de entre un 30 y un 80 por ciento en las probabilidades de desarrollar una afección del corazón, y de dos a tres veces más probabilidades de desarrollar un factor de riesgo de la enfermedad cardiaca, como hipertensión o diabetes.

Esos problemas de salud también se descubrieron a unas edades más tempranas que entre sus pares cuyas madres no tuvieron diabetes durante el embarazo. Estudios anteriores han encontrado un aumento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre las personas que tuvieron una exposición intrauterina a la diabetes, pero no de enfermedad cardiaca.

El Dr. Robert Gabbay es director científico y médico de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association). Comentó que "esto observa a individuos que son relativamente jóvenes para la enfermedad cardiaca. Es de verdad preocupante. Podría haber conducido a la enfermedad cardiaca a los 35 años. En general pensamos que la enfermedad cardiaca sucede a una edad mucho mayor".

Durante el embarazo, controlar la diabetes tiene una importancia particular, y se puede lograr a través de la dieta, los medicamentos si son necesarios, y trabajando con el equipo de atención de la salud de la paciente para averiguar qué es lo mejor, añadió Gabbay.

"Sabemos que las personas con un azúcar en la sangre más alto durante el embarazo tienen unos bebés más grandes, más probabilidades de dificultades durante el parto, una tasa más alta de cesáreas, y una variedad de complicaciones del embarazo", indicó Gabbay. "Si bien un azúcar en la sangre más alto conduce a todas esas cosas, controlar el azúcar en la sangre previene todas esas cosas, de forma que el vínculo es realmente firme".

El estudio, que se publicó el 28 de septiembre en la revista CMAJ (Canadian Medical Association Journal), no determina el motivo de que la diabetes materna afecte al corazón. Pero una hipótesis sugiere que se debe a que los órganos del feto se desarrollan en tiempo real mientras usan los nutrientes que tienen disponibles, apuntó Guillemette.

"Básicamente, el bebé se prepara para la vida mientras está expuesto a esos tipos de nutrientes, y entonces se expone a distintos tipos de nutrientes mientras crece como persona. Quizá haya un mensaje descoordinado entre la conformación del cuerpo y lo que recibe para funcionar", planteó Guillemette.

Otra hipótesis es que si los nutrientes no están bien equilibrados durante el crecimiento, los órganos se preparan de una forma imperfecta desde el nacimiento, y no funcionan tan bien como deberían, añadió.

"Mi meta es resaltar el hecho de que muchas de las cosas que afectan a nuestra salud no se relacionan directamente con las decisiones y el estilo de vida individuales", enfatizó Guillemette.

Los autores del estudio sugirieron que los hallazgos podrían ser útiles para la salud preventiva, lo que incluye realizar pruebas de los factores de riesgo cardiovascular a los niños que han tenido una exposición intrauterina a la diabetes. Guillemette también espera que los legisladores puedan trabajar en crear un ambiente más saludable para todo el mundo.

"Aunque ajustamos por ese factor en nuestro estudio, observamos que la diabetes y la enfermedad cardiaca se aglomeran con la pobreza. Si resolviéramos la pobreza, tal vez pudiéramos eliminar dos problemas", añadió Guillemette. "Creo que la conclusión de esto es que no podemos observar solo las intervenciones que abordan a la diabetes y solo las intervenciones que abordan a la enfermedad cardiaca, porque todas están relacionadas, y todas están relacionadas con otras cosas".

Comparte tu opinión