La depresión hace que sea más probable que los niños con asma tengan que visitar el departamento de emergencias

La depresión hace que sea más probable que los niños con asma tengan que visitar el departamento de emergencias

LUNES, 30 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Una nueva investigación sugiere que la ansiedad y la depresión pueden hacer que para algunos niños gestionar el asma resulte difícil.

Los pacientes jóvenes con las tres afecciones acababan en la sala de emergencias con casi dos veces más frecuencia que los niños que solo se enfrentaban al asma, encontró el estudio.

"La autogestión del asma es compleja, y requiere un reconocimiento de los síntomas, la adherencia a los medicamentos y la evitación de los desencadenantes", explicó la primera autora del estudio, la Dra. Naomi Bardach, del departamento de pediatría y el Instituto de Estudios en Política de la Salud de la Universidad de California, en San Francisco.

"Los síntomas de ansiedad y depresión pueden hacer que seguir el tratamiento resulte más difícil, lo que conduce a más visitas a emergencias", añadió en un comunicado de prensa de la universidad. "También podría haber una mayor tendencia a usar la sala de emergencias para los servicios de respaldo, incluso aunque no haya un ataque grave de asma".

Aunque muchas de esas visitas al departamento de emergencias no son necesarias, conforman un 62 por ciento de los costos relacionados con el asma, encontraron los investigadores.

La ansiedad y la depresión son más comunes en los niños con asma que en los que no sufren de la enfermedad pulmonar, anotaron los investigadores. Entre los pacientes con asma del estudio, poco más de un 11 por ciento tenían ansiedad y casi un 6 por ciento tenían depresión. Esto es en comparación con un 7 y un 3 por ciento, respectivamente, entre los niños y adolescentes de la población general, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el estudio, los investigadores recolectaron datos de más de 65,000 pacientes con asma, de 6 a 21 años. Los hallazgos mostraron que casi un 8 por ciento tenían tanto depresión como ansiedad. Esos pacientes tenían una tasa de casi el doble de visitas al departamento de emergencias que los que no tenían depresión y ansiedad.

Los niños con los tres trastornos podrían necesitar una atención más intensiva para ayudarlos a adherirse a sus medicamentos, y atención de la salud mental para su ansiedad y depresión, sugirió Bardach.

"El estudio resalta una población de niños y jóvenes que podrían beneficiarse de una coordinación más intensiva de la atención", planteó. "Esto podría significar una consejería más cuidadosa para mejorar la adherencia a los medicamentos y el reconocimiento de los síntomas. También podría significar una mejor atención de la salud mental para los niños en quienes la depresión o la ansiedad que no se tratan podría impedir la autogestión del asma".

El informe aparece en la edición en línea del 25 de septiembre de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre el asma, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión