La depresión de los cuidadores puede empeorar con el tiempo

La depresión de los cuidadores puede empeorar con el tiempo

Hay que añadir un mayor riesgo de depresión a la lista de dificultades a las que se enfrentan los cuidadores de seres queridos con enfermedad de Alzheimer.

Un estudio reciente encontró que los adultos mayores que cuidan a cónyuges recién diagnosticados con Alzheimer tuvieron un aumento del 30 por ciento en los síntomas de depresión, en comparación con aquellos cuyos cónyuges no tenían Alzheimer ni una demencia relacionada.

Y como los cuidados con frecuencia duran años, y los síntomas de Alzheimer siguen empeorando, esos cuidadores pueden tener una depresión sostenida durante un largo tiempo.

"Sabemos que hay mucha investigación disponible sobre la demencia y su efecto en las personas diagnosticadas. Pero no hay mucha investigación disponible que observe a la salud emocional de las parejas", señaló la autora del estudio, Melissa Harris, estudiante doctoral de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Michigan.

Ella y su equipo analizaron los datos de 16,650 adultos mayores del Estudio de salud y jubilación de la Universidad de Michigan. Observaron los síntomas de depresión durante un periodo extenso, y no solo en una instantánea en el tiempo, como habían hecho estudios anteriores.

Consideraron los síntomas individuales, que incluían sentirse deprimido, solo, triste y/o que todo era un esfuerzo. Los participantes también respondieron a si se habían sentido felices en las dos últimas semanas, y si sentían que estaban disfrutando de la vida.

"El hecho de que observáramos que esos síntomas de depresión persistían durante al menos dos años, más allá de dos años, significa que están asumiendo gran parte de la carga, y que con el tiempo podría estar teniendo un impacto en el cuidado que pueden proveer", anotó Harris.

Además de la carga emocional, la depresión sostenida podría conducir a una lesión física. Investigaciones anteriores han mostrado que un cambio similar en los síntomas de depresión se asociaba con un aumento del 30 por ciento en las caídas, apuntó Harris, que pueden ser debilitantes.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of Applied Gerontology.

En una investigación distinta, Harris está entrevistando a los cuidadores familiares para ver cómo sus vidas han cambiado debido a la pandemia de la COVID-19. Muchos recursos y programas para el paciente o el cuidador se han cancelado o modificado para que sean virtuales, apuntó.

"No reciben el mismo respaldo ni experiencia que antes", dijo Harris. "Describieron que la pandemia de verdad ha tenido un impacto en sus vidas y en su capacidad de cuidar de sí mismos y también de sus seres queridos".

En Estados Unidos, cada uno de los más de 16 millones de cuidadores familiares provee un promedio de 22 horas de cuidados informales y no remunerados cada semana, reportó el estudio.

Los cuidadores de las personas con enfermedad de Alzheimer se enfrentan a muchas dificultades, enfatizó el Dr. Sanford Finkel, profesor clínico de psiquiatría de la Universidad de Chicago. También es miembro de la junta asesora médica, científica y de evaluación de la memoria de la Alzheimer's Foundation of America.

"Hay una pérdida de compañía y del tipo de amor de alguien del que ha estado cerca durante muchos años", dijo Finkel. "Es la pérdida de la persona como la ha conocido a lo largo de los años".

Con el tiempo, una persona con enfermedad de Alzheimer tiene una capacidad significativamente disminuida de ofrecer apoyo, a la vez que tiene más necesidades, anotó Finkel. A medida que la enfermedad avanza, el paciente puede tener problemas conductuales, entre ellos ira y agresividad, además de dificultades físicas.

"Las demandas para el cuidador son inmensas. Con frecuencia, las personas que son cuidadoras también son mayores. Tal vez tengan sus propias necesidades, sus propias necesidades emocionales, sus propias necesidades físicas, sus propias necesidades de intimidad, y están recibiendo mucho menos y teniendo que aguantar mucho más", explicó Finkel.

Obtener ayuda pronto puede hacer una diferencia para la salud del cuidador, aseguró Finkel. Sugirió llamar a la línea de asistencia de la Alzheimer's Foundation of America, que es atendida por trabajadores sociales con licencia que ofrecen respaldo y una conexión con los recursos.

La Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) también ofrece una variedad de programas de respaldo, aseguró Harris. Esto incluye una línea de ayuda disponible las 24 horas, los 7 días de la semana.

Los cuidadores también deben pedir ayuda a sus proveedores de atención de la salud, amigos, familiares y otros que tengan conocimientos sobre los cuidados, sugirió Harris.

"Nuestros hallazgos tienen muchas implicaciones para los profesionales clínicos", añadió Harris. "De verdad demuestran que debemos priorizar a toda la familia".

Comparte tu opinión