La demanda de vacunas y pruebas de COVID abruman a las farmacias

LUNES, 6 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Las farmacias de EE. UU. se esfuerzan para mantenerse al día con la demanda de los estadounidenses de vacunas y pruebas para el coronavirus, y la presión podría intensificarse cuando las pastillas antivirales para tratar a la COVID-19 sean aprobadas por los reguladores federales.

"Ahora mismo, las farmacias experimentan un intenso aumento en la demanda", declaró a Associated Press Amanda Tolle, una farmacéutica independiente cuya tienda de Sebastián, Florida, ha experimentado un aumento cuádruple en la demanda de las vacunas contra la COVID-19 desde el verano.

La demanda de vacunas y pruebas de COVID abruman a las farmacias

Apuntó que, ahora, su farmacia administra unas 80 vacunas contra la COVID-19 al día, en comparación con 20 antes de la ola de la delta.

La semana pasada, la Casa Blanca dijo que las farmacias locales proveen ahora más de dos tercios de las vacunas contra la COVID-19, reportó AP.

Los cierres temporales de farmacias debido a una escasez de empleados también se han hecho más comunes en los últimos meses, según Anne Burns, vicepresidenta de la Asociación Americana de Farmacéuticos (American Pharmacists Association).

Muchas farmacias ya tenían unos niveles bajos de personal antes de la pandemia, y un gran número de farmacéuticos y técnicos de farmacia han abandonado la profesión desde la aparición de la COVID-19, explicó.

"Hay mucho estrés y agotamiento entre los individuos que han estado pasando por esto desde marzo de 2020", dijo Burns a AP.

Las farmacias también han estado manejando más llamadas telefónicas de clientes con preguntas sobre las vacunas o las pruebas para la COVID-19, aseguró a AP Justin Wilson, propietario de tres farmacias independientes en Oklahoma.

"Todos estamos trabajando mucho más que antes, pero hacemos todo lo posible para atender a la gente", dijo Wilson, y añadió que, hasta ahora, no ha tenido que cerrar temporalmente ni limitar los horarios de ninguna de sus farmacias.

Sherri Brown, empleada de la ciudad en Omaha, Nebraska, señaló a AP que estaba buscando un refuerzo de la vacuna, pero que dos farmacias cercanas no tenían citas disponibles, y una tercera no tenía la marca que ella quería. Al final, se vacunó en una clínica administrada por el condado.

"Solo quería protegerme", afirmó Brown, que sufrió dos semanas de tos, dolores de cabeza y fatiga cuando contrajo el virus en enero, antes de vacunarse. "Supongo que me anima ver que las personas se lo estén tomando más en serio".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Associated Press

Comparte tu opinión