Variante Delta y vacunados infectados: ¿debes preocuparte?

 Las máscaras están volviendo a ser indispensables, algo que nadie deseaba, en muchas partes de Estados Unidos, después de que datos nuevos mostraran que las personas vacunadas del todo con infecciones "postvacunación" con el coronavirus portan suficiente virus en sus cuerpos como para plantear un riesgo potencial para las personas no vacunadas.

Pero estas infecciones postvacunación, que se han hecho algo más comunes con la variante Delta, que es altamente transmisible, plantean poco o ningún peligro para la mayoría de las personas vacunadas que tienen la mala suerte de contraerlas, según afirman los expertos en enfermedades Infecciosas.

Variante Delta y vacunados infectados: ¿debes preocuparte?
| Foto: ADAM

Casi todos los casos de COVID-19 postvacunación que ocurren en Estados Unidos son asintomáticos o una enfermedad leve que se trata en casa, si no requiere algún tratamiento, apuntó el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

"El hecho de que las infecciones postvacunación sean leves no es una evidencia del fracaso de las vacunas, sino de su éxito, porque las vacunas no son escudos ni exterminadoras de gérmenes", aseguró Adalja. "Tienen el objetivo de minimizar los síntomas que podrían ocurrir en una infección postvacunación".

Por qué usar máscaras

Se está pidiendo a las personas vacunadas que utilicen máscaras para proteger a las que no se han vacunado, y también a ellas mismas, de forma que las camas de hospital sigan estando disponibles para todos.

El número promedio de personas hospitalizadas a diario por una infección con la COVID-19 tan solo durante la última semana de julio superó al número total de personas vacunadas algunas vez hospitalizadas por una infección postvacunación, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los CDC estimaban que cada día, un promedio de 7,707 personas fueron hospitalizadas por infecciones con la COVID-19 entre el 28 de julio y el 3 de agosto de 2021.

En comparación, todas las hospitalizaciones por infecciones postvacunación con la COVID-19 que se han reportado a los CDC desde principios del programa de vacunación de EE. UU. hasta el 2 de agosto numeran apenas 7,101.

También se han reportado 1,507 muertes por infecciones postvacunación entre los vacunados, apenas un 0.6 por ciento del total de casi 241,100 muertes por la COVID-19 que han ocurrido hasta ahora en 2021, muestran los datos de los CDC.

Las vacunas contra la COVID-19 que hay ahora disponibles en Estados Unidos no se diseñaron para prevenir la infección del todo, explicó Adalja. Más bien, se buscaba que previnieran la enfermedad grave que pudiera llevar a una persona al hospital o acabar con su vida, y en esencia domesticar a la infección para que, en lugar de un tigre, fuera un gatito.

Unos datos crecientes sugieren que las vacunas, de hecho, están funcionando como se quería.

  • Las personas vacunadas del todo conforman menos de un 5 por ciento de las hospitalizaciones y menos de un 6 por ciento de las muertes por la COVID-19, según un análisis de los datos de 40 estados realizados por el New York Times.
  • NBC News reporta 125,682 casos postvacunación en 38 estados, lo que representa menos de un 0.08 por ciento de los más de 164.2 millones de personas que se han vacunado del todo desde principios de año, es decir, una de cada 1,300.

El objetivo final de la vacunación era convertir a la COVID-19 en tan solo otro germen estacional, señaló Adalja. Así es como funciona en los que se han vacunado por completo.

"Lo que siempre hemos intentado hacer con la COVID-19 es convertirla en un virus respiratorio más manejable, como los que gestionamos todos los días", dijo Adalja. "Esto es lo que la vacuna está logrando. Las infecciones postvacunación serán algo sobre lo que oiremos y que veremos. Creo que casi todo el mundo contraerá una infección postvacunación en algún momento", añadió.

"El hecho es que, cuando se contraigan esas infecciones postvacunación, serán leves gracias a las vacunas, y eso es lo que siempre hemos querido de las vacunas", concluyó Adalja.

De hecho, algunos expertos sugieren que un caso leve postvacunación podría en realidad ser útil, al potenciar y mejorar la inmunidad contra la COVID-19. Aunque la enfermedad se ve mitigada por la vacuna, provee al sistema inmunitario la oportunidad de aprender más sobre el coronavirus y fortalecer sus defensas.

El motivo de que los CDC cambiaran de opinión en julio e instaran a las personas a que comenzaran a usar máscaras bajo techo de nuevo, al menos en las áreas con una transmisión alta, no tuvo nada que ver con el peligro de las infecciones postvacunación para las personas vacunadas.

Más bien, la agencia respondía a nuevos datos que sugerían que las personas con infecciones postvacunación podían portar unas cargas virales igual de altas que las de las personas no vacunadas infectadas con la COVID-19.

Gracias a la vacuna, lo más frecuente es que estas personas solo sufran una enfermedad leve, si es que la sufren, a pesar de la gran cantidad de virus en sus cuerpos.

Pero esas altas cargas virales hacen que sea más probable que puedan propagar la COVID-19 a las personas sin vacunar que las rodean, y esas personas sin protección están en un mayor riesgo de hospitalización y muerte por la variante Delta, que es altamente infecciosa.

Las personas vacunadas que resienten el hecho de tener que ponerse una máscara de nuevo para proteger a sus vecinos sin vacunar deben considerarlo como una especie de póliza de seguro para su propio acceso a la atención de la salud, planteó la Dra. Preeti Malani, profesora de enfermedades infecciosas y directora de salud de la Universidad de Michigan.

"Algo que se pierde en todo esto es que cuando el sistema de salud está abrumado con casos de COVID, si usted se cae y se rompe una pierna o si desarrolla apendicitis o tiene algún otro problema que requiera atención, recibir esa atención se hace más complicado", apuntó Malani.

Dijo que le preocupan las infecciones postvacunación en algunos grupos vulnerables, sobre todo los mayores o las personas con afecciones que comprometen a su sistema inmunitario.

"Estamos viendo a más personas hospitalizadas que tienen [infecciones] postvacunación, pero han tendido a ser individuos mayores. Hace unas semanas, atendí a una persona que tenía 108 años. Las personas que están siendo hospitalizadas tienden a ser individuos que sufren de más afecciones de salud subyacentes", apuntó Malani.

"En las personas sanas, la inmensa mayoría [de las infecciones postvacunación] son algo que es un inconveniente y que no tiene efectos duraderos", añadió.

Aun así, hasta que las tasas de vacunación se acerquen a la inmunidad grupal, los aumentos en la COVID-19 en regiones específicas seguirán presionando a los recursos de los hospitales, y harán que las estrategias de prevención, como el uso de las máscaras, sean necesarias, aseguró Malani.

"La vacunación es la única forma de salir de esto, pero ahora lo que está claro es que más personas deben vacunarse", enfatizó Malani respecto al aumento de la Delta. "En este momento, lo que les recomiendo a mis amigos y familiares es usar máscaras en los espacios públicos en interiores hacinados. No es gran cosa".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Preeti Malani, MD, infectious disease professor and chief health officer, University of Michigan

Comparte tu opinión