La crisis del coronavirus hace que menos niños reciban las vacunas que necesitan

La crisis del coronavirus hace que menos niños reciban las vacunas que necesitan

MIÉRCOLES, 29 de abril de 2020 (HealthDay News) -- El miedo a la exposición a la COVID-19 parece estar teniendo un efecto inesperado en la salud pública: la tasas de vacunación infantil se han desplomado, dejando a millones en riesgo de otras enfermedades potencialmente letales.

"Observamos una reducción general en las visitas al pediatra de un 70 a un 80 por ciento, y es muy preocupante", señaló la Dra. Sara Goza, presidenta de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP). Añadió que la pandemia ha hecho que muchos padres prescindan de las "visitas de rutina" de sus hijos pequeños.

Tradicionalmente, los bebés de menos de 2 años reciben chequeos en esta época del año, y los niños más grandes se vacunan para ir a los campamentos de verano. Pero esta primavera no, apuntó.

El Dr. Sean O'Leary, profesor asociado de pediatría y enfermedades infecciosas de la Universidad de Colorado, en Aurora, se mostró de acuerdo. "La mayoría de los consultorios observan una gran reducción", dijo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. intentan determinar el efecto de la pandemia en las tasas de vacunación infantil.

"Ahora estamos examinando el impacto en todo el país", comentó la Dra. Melinda Wharton, del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC. Añadió que, en las próximas semanas, se publicarán los hallazgos de la agencia, así como orientaciones adicionales.

Las evidencias de un potencial desastre de salud pública ya van más allá de las anécdotas. El The New York Times publicó la semana pasada un informe sobre una encuesta de vacunas pediátricas realizada por Physician's Computer Company (PCC), una firma de expedientes médicos electrónicos pediátricos.

PCC se puso en contacto con 1,000 pediatras independientes para recolectar las cifras de vacunación previas a la COVID, así como las tasas de vacunación actuales. Compararon las cifras de vacunación de la semana que acabó el 16 de febrero con las de la semana que acabó el 5 de abril.

La conclusión: la vacunación contra la difteria y la tosferina se redujo en un 42 por ciento; la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) se redujo en un 73 por ciento; y la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubeola (SPR) se redujo en un 50 por ciento, según el Times.

La reducción reciente es preocupante, porque sigue a una ola de resistencia a las vacunas que data de finales del siglo XX. La negativa de algunos padres a vacunar a sus hijos por motivos de salud o religiosos ha conducido al regreso de enfermedades infecciosas que se habían erradicado del todo o casi del todo.

"De verdad se trata de una crisis inminente", advirtió O'Leary.

La vacuna SPR es una vacuna pediátrica indispensable, enfatizan los expertos. Es una inmunización que se administra en dos dosis: la primera dosis se administra entre los 12 y los 15 meses, seguida de una segunda ronda entre los 4 y los 6 años. La idea de que se está dejando de vacunar a miles de niños es preocupante, dijo O'Leary.

"Durante décadas, EE. UU. ha mantenido unas tasas generales muy altas de vacunación, a pesar de la impresión que se pueda tener a partir de la cobertura mediática reciente de ciertos grupos en el país que se niegan a vacunar a sus hijos", dijo.

Para prevenir los brotes de enfermedad, la cobertura de vacunación debe ser alta. En general, más de un 90 por ciento de las personas deben vacunarse para lograr la "inmunidad grupal". O'Leary afirmó que, en su mayor parte, "es lo que hemos logrado hacer".

Ahora, dijo Goza, esa protección general de la sociedad está en riesgo.

"El miedo es que toda nuestra estructura de vacunación pudiera derrumbarse si los padres no traen a sus hijos", explicó.

Goza y O'Leary dijeron que varios factores están haciendo que las tasas recientes de vacunación se mantengan bajas. Los padres están preocupados de salir durante la pandemia; como otros negocios, algunos consultorios pediátricos han tenido dificultades financieras; y, ahora, algunos solo ofrecen atención de emergencia.

O'Leary anotó que los CDC y la AAP han aconsejado a los pediatras que no dejen de vacunar.

Pero con la reducción en las visitas de los pacientes, algunos consultorios tienen dificultades para pagar al personal y quizá ni siquiera puedan costear las vacunas, apuntó. "Muchos consultorios están teniendo dificultades, o simplemente cierran", aseguró O'Leary.

¿Qué se puede hacer?

Algunos apuntan a un interés renovado en las visitas domiciliarias de los médicos, o incluso en las vacunas administradas desde las ventanillas mientras el paciente está en el coche. Pero tanto Goza como O'Leary dijeron que el imperativo debe ser restaurar la confianza de los padres sobre la seguridad de los centros de tratamiento de niños.

"Los pediatras están haciendo todo lo que pueden para que nuestros espacios sean seguros", observó Goza. "Limpiamos constantemente entre un paciente y otro, y usamos los dispositivos necesarios de protección personal. Clasificamos a los pacientes enfermos mediante telesalud, para evitar que vengan al consultorio, o incluso los atendemos en el estacionamiento".

Escalonar las citas de los pacientes enfermos y las visitas de rutina es otra táctica, aseguró, al igual que mantener espacios de atención o entradas separados.

Como los departamentos de emergencias, los consultorios pediátricos también funcionan partiendo del supuesto de que cualquier persona puede propagar la COVID-19, enfatizó O'Leary.

"Nadie quiere que el personal o los pacientes enfermen, y todo el mundo hace todo lo posible por proveer una atención segura. Todo esto significa que las probabilidades de transmisión de la COVID en un consultorio pediátrico son en realidad muy bajas", indicó.

Goza dijo que teme por los pequeños que no se están vacunando.

"Debemos transmitir el mensaje, porque me preocupan los niños pequeños, los bebés", dijo, recordando la época antes de que hubiera vacunas disponibles para la meningitis, una enfermedad brutal que a veces resulta letal. "Recuerdo esa época. Y no quiero que vuelva", añadió Goza.

Más información

Para aprender más sobre las vacunas recomendadas, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión