La COVID le ha arrebatado un padre o un cuidador a 5.2 millones de niños en todo el mundo

VIERNES, 25 de febrero de (HealthDay News) -- Al menos 5.2 millones de niños de todo el mundo han perdido a un padre o un cuidador debido a la COVID-19, y unos investigadores señalan que se necesitan medidas urgentes para ayudarlos.

"Estimamos que por cada persona que se reporta que ha muerto como resultado de la pandemia de COVID-19, un niño queda huérfano o pierde a un cuidador", comentó la autora principal, Susan Hillis, que completó la investigación mientras estaba en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. "Esto es equivalente a que, cada seis segundos, un niño se enfrente a un mayor riesgo de adversidades para toda la vida, a menos que se le dé un apoyo adecuado a tiempo".

La COVID le ha arrebatado un padre o un cuidador a 5.2 millones de niños en todo el mundo

Como tal, apuntó, el respaldo para los niños huérfanos debe convertirse de inmediato en parte de todos los planes nacionales de respuesta a la COVID-19.

El estudio encontró que los niños y adolescentes de 10 a 17 años conformaban 2.1 millones de los jóvenes afectados, seguidos por los niños de 5 a 9 años (740,000 niños) y los que son incluso más pequeños (casi 500,000).

Los hallazgos se basan en datos de Estados Unidos y 19 países más, del periodo del 1 de marzo de 2020 al 31 de octubre de 2021.

El número de niños afectados en los 20 países variaron entre 2,400 en Alemania a más de 1.9 millones en India. Perú tuvo la tasa más alta: ocho de cada 1,000 niños. Sudáfrica fue el segundo: siete de cada 1,000 niños fueron afectados.

El número de niños que perdieron a un padre o cuidador debido a la COVID-19 casi se duplicó entre el 1 de mayo y el 31 de octubre del año pasado, en comparación con los primeros 14 meses de la pandemia, del 1 de marzo de 2020 al 30 de abril de 2021, encontró el estudio.

Tres de cada cuatro niños que perdieron a un padre perdieron a su papá, según el informe, que se publicó en la edición del 24 de febrero de la revista The Lancet Child & Adolescent Health.

Los investigadores anotaron que perder a un padre o cuidador pone a un niño en un riesgo más alto de distintos males, entre ellos la pobreza, la explotación y la violencia sexual, la infección con el VIH, el sufrimiento emocional intenso, los problemas de salud mental y, en algunos casos, una mayor vulnerabilidad a la implicación en bandas y extremismo violento.

Hillis dijo que se deben tomar varias medidas para ayudar a los jóvenes.

"Este respaldo se debe enfocar en tres componentes clave: la prevención de la muerte de los cuidadores a través de una cobertura equitativa para la vacuna, la contención y el tratamiento contra la COVID-19; preparar a las familias para que sean seguras y nutricias para respaldar a los niños afectados (a través de los cuidados de los familiares, los cuidados de acogida y la adopción); y, proteger a los niños usando estrategias basadas en las evidencias para reducir los riesgos de pobreza, adversidad infantil y violencia", planteó Hillis en un comunicado de prensa de la revista.

La autora principal del estudio, Juliette Unwin, del Colegio Imperial de Londres en Reino Unido, dijo que es probable que las cifras del estudio aumenten a medida que haya más datos disponibles.

"Los datos actualizados en tiempo real sugieren que los totales reales llegaron a los 6.7 millones de niños hasta enero de 2022", comentó en el comunicado de prensa. "Aunque nuestro estudio actual observó los estimados hasta octubre de 2021, la pandemia sigue asolando a todo el mundo, lo que significa que la orfandad relacionada con la COVID-19 también continuará aumentando".

Antes de la pandemia de COVID-19, había un estimado de 140 millones de niños huérfanos en todo el mundo.

"El VIH/SIDA tardó 10 años para dejar huérfanos a 5 millones de niños, mientras que el mismo número de niños han quedado huérfanos por la COVID-19 en apenas dos años", advirtió la autora sénior, Lorraine Sherr, una profesora de psicología clínica y de la salud del Colegio Universitario de Londres, que añadió que los casos de ómicron podrían aumentar incluso más a los números reales.

"Debemos actuar con rapidez para identificar a los niños detrás de estos números, para que puedan recibir el respaldo que necesitan para prosperar", añadió Sherr.

Más información

Aprenda más sobre cómo la pandemia de COVID-19 afecta a los niños en UNICEF.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The Lancet Child & Adolescent Health, news release, Feb. 24, 2022

Comparte tu opinión