La COVID aumenta las probabilidades de diabetes tipo 1 de un niño en un 72 por ciento

MARTES, 27 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Los niños que contraen la COVID-19 podrían experimentar un ligero aumento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 1, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que, de más de 285,000 niños con COVID, un 0.04 por ciento fueron diagnosticados con diabetes tipo 1 en los seis meses posteriores. Aunque este porcentaje es bajo, fue un 72 por ciento más alto que la tasa en el grupo de comparación de niños sin un historial de COVID.

La COVID aumenta las probabilidades de diabetes tipo 1 de un niño en un 72 por ciento

Los expertos señalaron que los hallazgos no prueban que la COVID tenga la culpa. Pero el estudio amplía las evidencias que vinculan a la infección con un aumento en el riesgo de varias afecciones de la salud a largo plazo.

La diabetes tipo 1 es mucho menos común que la diabetes tipo 2, que en general surge en la adultez y con frecuencia se asocia con la obesidad. En contraste, la tipo 1 es una enfermedad autoinmune en que el sistema inmunitario ataca por error a las células del páncreas que producen insulina, una hormona que ayuda a trasladar los azúcares de la comida a las células del cuerpo para su uso como combustible.

Las personas pueden desarrollar diabetes tipo 1 a cualquier edad, pero en general ataca en la niñez.

Varios estudios han vinculado a la COVID con un aumento en el riesgo de que los adultos desarrollen diabetes tipo 2, pero se ha sabido menos sobre si los niños con la infección podrían tener un riesgo más alto de diabetes tipo 1.

"La porción de los niños con COVID que desarrollan diabetes tipo 1 es minúscula", aclaró Rong Xu, una de las investigadoras del nuevo estudio.

El riesgo de cualquier niño en particular es bastante bajo, según Xu, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland.

Pero, añadió, dado que una parte tan grande de la población mundial se ha expuesto o se expondrá a la COVID, incluso un aumento pequeño en el riesgo de diabetes tipo 1 se podría traducir en un gran número de casos.

La diabetes tipo 1 no tiene cura, y las personas con la enfermedad deben tomar insulina sintética cada día de por vida.

Pero un experto en enfermedades infecciosas enfatizó que los hallazgos no prueban que la COVID aumente el riesgo de diabetes tipo 1 de forma directa.

La reacción autoinmune que conduce a la enfermedad se desarrolla con el tiempo. Y una posibilidad es que los niños con este tipo de autoinmunidad tengan más probabilidades de contraer la COVID, apuntó el Dr. Aaron Glatt, jefe de enfermedades infecciosas de Mount Sinai South Nassau en Oceanside, Nueva York.

Aun así, la idea de que una infección viral pudiera desencadenar diabetes tipo 1 no es nueva, señaló Glatt, que también es vocero de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America). Glatt no participó en el estudio.

Anotó que hace mucho que los investigadores teorizan que ciertos virus podrían provocar la reacción autoinmune que provoca a la diabetes tipo 1, por ejemplo en las personas que tienen una susceptibilidad genética.

"Pero esto no se ha probado", enfatizó Glatt.

Hay otras evidencias, a partir de la investigación de laboratorio, que respaldan la idea de que la infección con la COVID puede conducir a la diabetes, incluso al tipo 1.

Shuibing Chen, profesora asociada de Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York, es una de los investigadores que está llevando a cabo ese trabajo.

Afirmó que el SARS-CoV-2, el virus que causa a la COVID, se ha detectado en las células beta del páncreas de pacientes que fallecieron de la infección. Las células beta son responsables de la producción de insulina. Y, en el laboratorio, el equipo de Chen encontró que la infección con el SARS-CoV-2 parece cambiar a las células beta de una forma que reduce la expresión de la insulina y fomenta la expresión del glucagón, una hormona que aumenta al azúcar en la sangre.

Chen planteó que es posible que el SARS-CoV-2 pudiera conducir a la diabetes al dañar de forma directa a las células del páncreas, en particular en el caso de la diabetes tipo 1, al provocar una respuesta inmunitaria en el páncreas que empeore el daño.

Los nuevos hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista JAMA Network Open, se basan en los expedientes de salud de 570,000 pacientes pediátricos de 15 países. La mitad recibieron un diagnóstico de COVID en algún momento entre marzo de 2020 y diciembre de 2021. La otra mitad contrajeron un tipo distinto de infección respiratoria en el mismo periodo.

En el grupo de COVID, poco más de un 0.04 por ciento fueron diagnosticados con diabetes tipo 1 en un plazo de seis meses tras la infección. Esta tasa fue un 72 por ciento más alta que la del grupo de comparación, en que un 0.025 por ciento de los niños desarrollaron diabetes.

Después de que los investigadores ponderaran ciertos factores adicionales, entre ellos el historial familiar de diabetes, la infección con la COVID siguió estando vinculada con un riesgo un 83 por ciento más alto de diabetes en el periodo de seis meses.

Los expertos afirmaron que está claro que la mayoría de los niños con COVID no desarrollan diabetes tipo 1. Entonces, si el virus en realidad provoca la enfermedad en algunos, otros factores (por ejemplo, una susceptibilidad genética) también tendrían que incidir.

En este momento, dijo Xu, no está claro cuánto tiempo persiste la elevación en el riesgo de diabetes tras la COVID, o cómo la gravedad de COVID lo afecta.

Aunque quedan preguntas, Glatt añadió que el mensaje para los padres es directo: "Es otro motivo para proteger a sus hijos de la COVID".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre las afecciones posteriores a la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Rong Xu, PhD, professor, biomedical informatics, Case Western Reserve School of Medicine, Cleveland; Aaron Glatt, MD, chief, infectious diseases and hospital epidemiologist, Mount Sinai South Nassau, Oceanside, N.Y., and professor, medicine, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Shuibing Chen, PhD, associate professor, chemical biology in surgery, and chemical biology in biochemistry, Weill Cornell Medicine, New York City; JAMA Network Open, Sept. 23, 2022, online

Comparte tu opinión