La COVID tiene un efecto prolongado en muchas mujeres embarazadas

La COVID tiene un efecto prolongado en muchas mujeres embarazadas
| Foto: HEALTHDAY

Los síntomas de COVID pueden durar un largo tiempo en las mujeres embarazadas, señalan los investigadores.

El nuevo estudio incluyó a 594 mujeres embarazadas (con una edad promedio de 31 años) de todo Estados Unidos que tuvieron una prueba positiva del nuevo coronavirus, pero que no fueron hospitalizadas. Casi un tercio eran trabajadoras de la atención de la salud.

En promedio, las mujeres estaban más o menos en la semana 24 del embarazo cuando se inscribieron en el estudio.

Los síntomas más comunes fueron tos (un 20 por ciento), dolor de garganta (un 16 por ciento), dolores corporales (un 12 por ciento) y fiebre (un 12 por ciento). Como comparación, un 43 por ciento de las pacientes hospitalizadas que no están embarazadas tienen fiebre.

La pérdida del gusto o el olfato fue el primer síntoma de un 6 por ciento. Otros síntomas incluían falta de aliento, escurrimiento nasal, estornudos, náuseas, vómitos, diarrea o mareo.

Aunque seis de cada 10 mujeres no tenían síntomas tras cuatro semanas, en un 25 por ciento los síntomas duraron ocho o más semanas, encontró el estudio.

El tiempo mediano de resolución de los síntomas fue de 37 días, lo que significa que la mitad tardaron más, y la mitad tardaron menos. Los hallazgos se publicaron en la edición del 7 de octubre de la revista Obstetrics & Gynecology.

"Los síntomas de COVID-19 durante el embarazo pueden durar mucho tiempo, y tener un impacto significativo en la salud y el bienestar", comentó la autora sénior, la Dra. Vanessa Jacoby, vicepresidenta de investigación del departamento de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

El equipo de Jacoby también encontró que los síntomas relacionados con la COVID se complican con los síntomas de un embarazo normal que se solapan, como las náuseas, la fatiga y la congestión.

La mayoría de las participantes tuvieron una enfermedad leve y no fueron hospitalizadas, dijo la primera autora, la Dra. Yalda Afshar, profesora asistente de la división de medicina materna y fetal del departamento de obstetricia y ginecología de la Universidad de California, en Los Ángeles.

A pesar de los riesgos potenciales de la COVID-19 para las mujeres embarazadas y sus hijos recién nacidos, todavía hay grandes lagunas en el conocimiento sobre la evolución y el pronóstico de la enfermedad, anotó Afshar en un comunicado de prensa de la UCSF.

"Nuestros resultados pueden ayudar a las personas embarazadas y a sus profesionales clínicos a comprender mejor qué pueden prever de una infección con la COVID-19", añadió Afshar.

Comparte tu opinión