COVID-19 ¿puede provocar nuevos casos de diabetes?

COVID-19 ¿puede provocar nuevos casos de diabetes?
Expertos buscan confirmar o descartar las preocupaciones de que el coronavirus pudiera inducir a la diabetes. | Foto: GETTY IMAGES

A principios de la pandemia, los médicos averiguaron que las personas con diabetes se enfrentan a un riesgo más elevado de desarrollar complicaciones graves de enfermedad por coronavirus (COVID-19). De lo que no se dieron cuenta de inmediato fue que el nuevo virus podría desencadenar la diabetes en personas que no tenían la enfermedad antes.

Para hacerse una mejor idea de la forma exacta en que la COVID-19 y la diabetes interactúan, un grupo internacional de 17 expertos en diabetes acaban de anunciar que recolectarán datos a través de un nuevo registro global llamado CoviDiab Registry.

"Hasta ahora, hay evidencias claras de una interacción entre la diabetes y la COVID-19. El vínculo es bidireccional, dado que la diabetes se asocia con manifestaciones graves de la COVID-19, y, a la inversa, la COVID-19 se asocia con manifestaciones graves de la diabetes preexistente", señaló el autor principal de la carta, el doctor Francesco Rubino, profesor de cirugía metabólica y bariátrica del Colegio del Rey de Londres, en Reino Unido.

Y agregó: "Debido a la naturaleza preliminar de estas observaciones, iniciamos el registro internacional para recolectar más evidencias con rapidez, y confirmar o descartar las preocupaciones de que el virus pudiera, de hecho, inducir a la diabetes".

Rubino apuntó que todavía no está claro cómo la COVID-19 podría desencadenar la diabetes. Dijo que hay respuestas de estrés conocidas que pueden empeorar a la diabetes preexistente o desenmascarar a una que ya existía. Se sabe que algunos de los tratamientos usados para la COVID-19 aumentan los niveles de azúcar en sangre, factor que también podrían tener un rol en esta interacción.

Investigaciones anteriores han mostrado que el coronavirus responsable del SRAS (síndrome respiratorio agudo grave) parecía desencadenar un tipo de diabetes aguda. Ese virus también dañaba de forma directa al páncreas (el principal órgano implicado en la diabetes).

Sanjoy Dutta, vicepresidente de investigación de la JDRF (que antes se conocía como Juvenile Diabetes Research Foundation), se mostró de acuerdo en que hay varias formas potenciales mediante las cuales la COVID-19 podría conducir a la diabetes.

"La idea de un desencadenante viral se ha asociado con la diabetes tipo 1, pero no se ha probado de forma definitiva. Hay tantos virus y tantas infecciones virales, y, por suerte, el número de personas con diabetes tipo 1 es muchísimo más bajo", reconoció.

Dutta explicó que hay otras vías en el cuerpo que pueden crear un desequilibrio del azúcar en sangre que podría desencadenar una diabetes aguda. Planteó que este tipo de diabetes podría desaparecer si se controlaran los niveles de azúcar en sangre, pero que todavía no se sabe.

Mientras el registro recolecta datos y comprende mejor cómo las dos afecciones se afectan entre sí, las personas pueden tomar algunas medidas útiles:

Si ya sufres de diabetes:

"Tener diabetes aumenta con claridad el riesgo de experimentar infecciones más graves por COVID-19, además de complicaciones en la diabetes en sí", apuntó Rubino. Esto significa que evitar la infección es incluso más importante para las personas con diabetes.

Rubino dijo que las personas con diabetes deben tener un cuidado adicional y seguir los consejos de salud pública, por ejemplo, el lavado de manos, distanciamiento social y uso de máscaras, para mitigar el riesgo de contraer una infección.

Si tienes prediabetes o un riesgo alto de diabetes:

Si te han diagnosticado prediabetes, o tienes un riesgo alto de desarrollarla debido a afecciones como la obesidad, tomar medidas para mantener un estilo de vida saludable podría ser más importante que nunca para ayudar a prevenir la diabetes.

Seguir las directrices de salud pública para intentar evitar las infecciones también es importante para las personas con prediabetes y con un riesgo alto de diabetes.

Si tienes COVID-19, pero no diabetes:

Si te han diagnosticado COVID-19, pero no tienes diabetes, ten cuidado con los síntomas de inicio repentino que pudieran indicar una diabetes. Éstos incluyen tener mucha sed, que orinar con una mayor frecuencia de lo usual, sentirse muy cansado, tener la vista borrosa o sentirse confundido. "Estos síntomas podrían señalar complicaciones de la diabetes que requieren una atención médica urgente", enfatizó Rubino.

Dutta dijo que, si sabes que tienes antecedentes familiares de diabetes, sobre todo de diabetes tipo 1, es una buena idea informarlo al médico, porque tienes un riesgo más alto de desarrollar diabetes.

¿Un riesgo potencialmente duradero?

Rubino dijo que los médicos todavía no saben si el riesgo de diabetes vuelve a la normalidad en las personas que desarrollan diabetes durante una infección por COVID-19 y luego mejoran, o si seguirá siendo más alto durante un período extenso.

"Hasta que sepamos más, es prudente suponer que los pacientes que han tenido diabetes durante el curso de la COVID-19 podrían tener un mayor riesgo de diabetes más adelante o incluso aunque la diabetes se resuelva durante la infección", explicó.

Por ello, aconsejó que los médicos deben monitorizar a cualquiera que desarrolle diabetes durante una infección por COVID-19 para ver qué sucede con los niveles de azúcar en sangre. Añadió que el registro global está accesible para cualquier médico de cualquier lugar del mundo, y anima a los profesionales de la salud a compartir sus hallazgos para lograr una mayor comprensión sobre la relación entre la COVID-19 y la diabetes.

La información sobre el nuevo registro se publicó hace poco en línea como carta en la revista New England Journal of Medicine.

Comparte tu opinión