La COVID "silenciosa" produce la misma cantidad de virus

La COVID "silenciosa" produce la misma cantidad de virus
| Foto: HEALTHDAY

Las personas con COVID-19 sin síntomas tienen la misma cantidad de virus en la nariz y en la garganta que las que tienen síntomas, y podrían tener un rol importante en la propagación de la enfermedad, revela un estudio reciente.

Los investigadores compararon los niveles de SARS-CoV-2 en 213 personas de Corea del Sur que tuvieron un resultado positivo del virus.

Tuvieron entre ningún síntoma y síntomas intensos, e incluían fiebre, escalofríos, dolor muscular, fatiga, escurrimiento nasal, congestión nasal, pérdida del gusto o del olfato, dolor de garganta, dificultades para tragar, tos, producción de flema, toser sangre, dolor de cabeza, mareo, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.

Los pacientes fueron admitidos a un centro de atención para aislarlos y monitorizarlos.

Antes del aislamiento (un promedio de seis días tras la primera prueba de frotis), 41 pacientes (un 19 por ciento) no habían desarrollado ningún síntoma. De ellos, 39 recibieron otra prueba de frotis nasal y de garganta, en promedio 13 días tras el diagnóstico inicial.

De 172 pacientes con síntomas leves, 144 también recibieron otra prueba. El análisis final incluyó a un total de 183 pacientes.

Un 54 por ciento de los pacientes sin síntomas también tuvieron un resultado positivo del SARS-CoV-2, al igual que un 64 por ciento de los que tenían síntomas leves. No hubo ninguna diferencia significativa en la carga viral entre los dos grupos, apuntaron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 22 de septiembre de la revista Thorax. Sung-Han Kim, del Centro Médico de Asan en Songpa-gu, Seúl, Corea del Sur, dirigió el estudio.

"Si se toma en cuenta que es probable que la mayoría de los individuos asintomáticos con COVID-19 pasen desapercibidos por los trabajadores de la atención de la salud y sigan viviendo en las comunidades, esos individuos podrían actuar como un motor importante de la propagación comunitaria de la COVID-19 y del estado pandémico continuo", concluyeron los autores del estudio.

Hasta que se sepa qué tan infecciosas son las personas sin síntomas, y durante cuánto tiempo, las pruebas se deben extender a ciertos grupos como medida de precaución, recomendaron los autores en un comunicado de prensa de la revista.

"Nuestros datos amplían el respaldo del uso general de máscaras faciales en público, independientemente de la presencia de síntomas, y sugieren que se debe ampliar el alcance de las pruebas del SARS-CoV-2 para incluir a los individuos asintomáticos en los ambientes de alto riesgo, por ejemplo los hogares de ancianos o los centros de atención de la salud", añadió Kim en un podcast emitido junto con los hallazgos.

Comparte tu opinión