La contaminación atmosférica podría alterar el microbioma intestinal de un bebé

MIÉRCOLES, 7 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Unos niveles altos de contaminación atmosférica durante los primeros seis meses de vida podrían afectar a las colonias de bacterias de los intestinos de los bebés, y aumentar su riesgo de alergias, obesidad, diabetes y problemas con el desarrollo del cerebro, según una investigación reciente.

Los investigadores afirmaron que su nuevo estudio es el primero que muestra un vínculo entre los contaminantes inhalados provenientes del tráfico, los incendios forestales, la industria y otras fuentes y los cambios en las bacterias intestinales, o microbioma, de los bebés.

La contaminación atmosférica podría alterar el microbioma intestinal de un bebé

"Este estudio amplía la creciente literatura que muestra que la exposición a la contaminación atmosférica, incluso durante la infancia, podría alterar al microbioma intestinal, con unas importantes implicaciones para el crecimiento y el desarrollo", señaló la autora sénior, Tanya Alderete, profesora asistente de fisiología integral de la Universidad de Colorado, en Boulder.

Su equipo utilizó secuenciación genética para analizar las muestras de heces de 103 bebés inscritos en el Estudio sobre la leche materna del Sur de California. La mayoría de los bebés eran bebés latinos sanos alimentados con el seno.

Los investigadores también utilizaron las direcciones y los datos sobre la calidad del aire del gobierno federal de EE. UU. para estimar la exposición de los bebés a los contaminantes de partículas finas PM2.5 y PM10, así como al dióxido de nitrógeno, un gas que emiten mayormente los coches.

Los bebés que se expusieron a unos niveles más altos de contaminación atmosférica tenían más bacterias intestinales asociadas con la inflamación, lo que aumenta el riesgo de enfermedad.

Los bebés nacen con pocas bacterias intestinales, aclararon los investigadores. Las que incluyen en el apetito, la sensibilidad a la insulina, la inmunidad, el estado de ánimo, el pensamiento e incluso la enfermedad crónica se pueden arraigar en los primeros años de vida, y son afectadas por el ambiente.

"En general, observamos que la exposición a la contaminación ambiental se asociaba con un perfil más inflamatorio en las bacterias intestinales, lo que podría contribuir a una gran variedad de resultados de salud adversos en el futuro", advirtió Alderete en un comunicado de prensa de la universidad. El estudio encontró asociaciones, no un vínculo causal.

Los investigadores encontraron que los bebés con la mayor exposición a la PM2.5 tenían un 60 por ciento menos de una bacteria beneficiosa llamada Phascolarctobacterium, que se sabe que reduce la inflamación, respalda a la salud gastrointestinal, y ayuda en el desarrollo del cerebro.

Por otra parte, los bebés con la mayor exposición a la PM10 tenían un 85 por ciento más del microorganismo Dialister, que también se asocia con la inflamación.

Los investigadores anotaron que estos problemas podrían tener un mayor efecto en las minorías raciales y en las comunidades con unos ingresos bajos. Esos residentes tienden a trabajar, vivir y asistir a escuelas en áreas con más contaminación, por ejemplo, cerca de autopistas concurridas o fábricas. Las comunidades de color se exponen a 1.5 veces más contaminantes aéreos que las comunidades blancas, según un estudio de 2018 de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

"Nuestros hallazgos resaltan la importancia de abordar el impacto de la contaminación en las comunidades marginadas, y apuntan a unas medidas adicionales que todas las familias pueden tomar para proteger su salud", planteó Alderete.

Para reducir el impacto de la contaminación en interiores y al aire libre, sugirió varias medidas: Evite caminar al aire libre en las zonas con mucho tráfico. Cuando cocine, mantenga las ventanas abiertas. Piense en comprar un sistema de filtración de aire de bajo costo, sobre todo para las habitaciones donde los niños pasan mucho tiempo. Las nuevas mamás pueden potencialmente ayudar a compensar el impacto del ambiente al dar el seno durante el mayor tiempo posible.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Gut Microbes.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la PM2.5.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Colorado Boulder, news release, Sept. 1, 2022

Comparte tu opinión