La cirugía para perder peso reduce el riesgo de enfermedad hepática grave de los obesos, según un estudio

VIERNES, 12 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- La cirugía para perder peso redujo el riesgo de una enfermedad hepática grave o cáncer de hígado en las personas obesas con enfermedad del hígado graso, encuentra un estudio reciente.

Incluyó a más de 1,100 pacientes con un tipo agresivo de enfermedad del hígado graso. Los pacientes que se sometieron a una cirugía bariátrica (para perder peso) presentaron un riesgo casi un 90 por ciento más bajo de enfermedad hepática avanzada, cáncer de hígado o una muerte relacionada en la década siguiente, informó The New York Times.

La cirugía para perder peso reduce el riesgo de enfermedad hepática grave de los obesos, según un estudio

Estos resultados se observaron en apenas cinco de los 650 que se sometieron a una cirugía bariátrica, en comparación con 40 de 508 pacientes que no se sometieron a la cirugía, según el estudio, que se publicó en la edición del 11 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

Congruentemente con investigaciones anteriores, el estudio también encontró que los pacientes que se sometieron a una cirugía para perder peso tuvieron un 70 por ciento menos de probabilidades de sufrir un evento cardiaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca o muerte por una enfermedad cardiaca.

"La obesidad es el principal motivo del hígado graso, todo comienza con la obesidad", declaró al Times el autor del estudio, el Dr. Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland. "Cuando en el hígado se acumula un exceso de grasa, provoca hígado graso. Entonces, aparece y empeora la inflamación, y se forma tejido cicatrizado que conduce a la cirrosis".

"Cuando un paciente pierde peso, la grasa desaparece de todos sitios, incluso en el hígado. La inflamación se calma, y parte del tejido cicatrizado puede revertir y mejorar", explicó Aminian. "Aquí, el factor principal es la pérdida de peso".

Los hallazgos son notables, según el autor sénior del estudio, el Dr. Steven Nissen, director académico del Instituto Cardiaco y Vascular de la Clínica Cleveland, en Ohio.

El riesgo en el hígado tras la cirugía bariátrica "fue el más bajo que he visto en 30 años de hacer estudios, una reducción del 88 por ciento en la progresión a la enfermedad hepática avanzada", dijo al Times.

Este estudio fue observacional, ya que los investigadores revisaron casos de la Clínica Cleveland a lo largo de 12 años, así que no prueba que la cirugía para perder peso reduzca directamente el riesgo de una enfermedad hepática o cardiaca grave.

Pero sí amplía las crecientes evidencias de que la cirugía bariátrica podría proveer unos beneficios de salud adicionales, más allá de la pérdida de peso, según el Times. Pero la cirugía no carecía de riesgos. De los 650 pacientes que se sometieron a la cirugía para perder peso en el grupo del estudio, 62 desarrollaron complicaciones graves tras la operación, y cuatro de ellos fallecieron en un plazo de un año tras someterse a la intervención.

Cada año, se realizan alrededor de 250,000 cirugías bariátricas en Estados Unidos, un país donde hay alrededor de 100 millones de adultos con una obesidad peligrosa.

Más información

Visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. para aprender más sobre la enfermedad del hígado graso.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: The New York Times

Comparte tu opinión